Image default

Hitos y excesos en la vida de los Rolling Stones -Mirá el video-

Más de 50 años de carrera convirtieron a los Rolling Stones en la banda más significativa de la cultura rock. A fuerza de discos clásicos, históricas presentaciones en vivo y una buena cantidad de mitos que enriquecen el imaginario Stone, el grupo se ganó un lugar destacado en los libros de historia del siglo XX. Antes de sus tres shows en Argentina, repasamos cinco hitos musicales y cinco excesos de Jagger, Richards y compañía.

Hitos musicales

1) Gran parte de canon Stone se creó durante la década del 60. Los chicos malos del rock, en contrapartida a los Beatles, acuñaron discos tan memorables como sus rivales, aunque lo cierto es que nunca hubo una enemistad real con los cuatro de Liverpool).Between the Buttons (1967) Beggars Banquet (1968) y Let it Bleed (1969) conforman una seguidilla letal e imprescindible.

2) Los 70 significaron para Jagger y Richards la consolidación definitiva como la banda más importante de rock and roll. Con los Beatles disueltos, y Ron Wood asentado como miembro estable desde 1975, no había banda que se pueda poner a la par de los Stones.Sticky Fingers (1971), Exile on Main St. (1972) y Some Girls (1976) se erigen como lo mejor de la década.

3) Nadie la tuvo fácil en los 80, ni siquiera los Rolling Stones. La dupla Jagger/Richards atravesó momentos de crisis, que dieron como resultado discos intrascendentes e incursiones solistas, hasta que en 1989 fueron inducidos al Salón de la Fama y todo volvió a la normalidad. Tattoo You (1981) sobresale en una época con más penas que glorias.

4) El operativo retorno fue todo un éxito. Los 90 le abrieron a los Stones plazas nuevas (incluidas las históricas visitas a la Argentina en 1995 y 1998) y la banda centró sus energías en los shows en vivo. Apenas dos discos lanzados en toda la década Voodoo Lounge (1994) y Bridges to Babylon (1997) demuestran que el foco ya estaba puesto en otro lado.

5) El siglo XXI no ha sido otro que el del merecido reconocimiento. Con giras más espaciadas pero con puestas en escena cada vez más ostentosas, los Rolling Stones continúan haciendo gala de su inmortalidad por todo el mundo. El discreto A Bigger Bang (2005) es el único trabajo de estudio durante un período frondoso en documentales, reediciones y grabaciones en vivo.

Excesos

1) Todos los mitos y excesos que envuelven la historia de los Rolling Stones se puedan resumir en la figura de Brian Jones. El guitarrista y fundador del grupo fue arrestado en varias ocasiones por tenencia y consumo de drogas hasta que en junio de 1969 sus compañeros le avisaron que seguirían camino sin él. Al mes siguiente fue descubierto ahogado en su piscina y murió horas más tarde en el hospital.

2) La página más triste en la historia de los Rolling Stones tiene que ver con su presentación en el Altamont Speedway Free Festival (1969). En un episodio que nunca se esclareció del todo, los Hell’s Angels (mítico club de motoqueros que funciona como una mafia) se hicieron cargo de la seguridad del show. En un altercado que puede verse en la película Gimme Shelter, Alan Passaro, miembro del clan, terminó con la vida de Meredith Hunter, un joven afroamericano de apenas 18 años.

3) Filmada en 1968 y estrenada dos años más tarde, Performance engloba el desenfreno sexual de los Stones, particularmente de Mick Jagger, en una época de plena liberación. La película causó gran revuelo entre la crítica y el público por su contenido explícito y el mito dice que Mick y Anita Pallenberg, por entonces pareja de Keith Richards y antes de Brian Jones, realmente tuvieron sexo durante la filmación de las escenas.

4) En 2007 le preguntaron a Keith Richards que fue lo más extraño que había aspirado, y la respuesta fue… su padre. “Mi padre. Esnifé a mi padre. Fue incinerado y no pude resistir mezclarlo con cocaína. No le hubiera molestado, no le importaba una mierda. Me sentó muy bien, todavía sigo vivo”, contó el guitarrista para aumentar su fama de indestructibilidad. Años más tarde subió la apuesta y dijo que le gustaría que sus hijas hagan lo mismo con él.

5) Haber sido el último en entrar a la banda no significó para Ron Wood haberse perdido de la fiesta. Aunque el consumo de drogas fue excesivo, su gran perdición siempre fue el alcohol. En el año 2000 entró por primera vez a un centro de rehabilitación donde se le dijo que si seguía a ese ritmo -llegaba a tomarse una botella de vodka por ensayo- no duraría más de seis meses. Dieciséis años después, con algunas recaídas en el medio, se lo ve en gran forma.

0002021687