Image default

Histórico acuerdo en la cumbre contra el cambio climático para reducir el calentamiento

Lo aprobaron 195 países. Reducirán los niveles de contaminación para que la temperatura del planeta no suba más de 2° de aquí al fin del siglo. Intentarán así evitar catástrofes ambientales y más daños al ecosistema.

Delegaciones de 195 países asumieron ayer el compromiso de que la temperatura media del planeta no se incremente en más de 2 grados hasta finales de siglo, para lo cual se creará un fondo de 100.000 millones de dólares anuales destinado a renconversiones tecnológicas que reduzcan las emisiones de carbono.

Así lo dispone el acuerdo final alcanzado ayer en la cumbre contra el cambio climático (COP21) que se desarrolló en París. La iniciativa se convirtió en una propuesta jurídicamente vinculante, que obligará a cumplir con sus objetivos a los estados que lo suscriban.

Los países representados en la COP21 se comprometieron a contener el aumento de la temperatura media por debajo de 2 grados centígrados y a esforzarse a llegar a los 1,5 grados centígrados.

Además se estableció una contribución mundial de 100.000 millones de dólares anuales a partir de 2020 para los países más vulnerables; mientras que en 2025 se fijarán nuevos objetivos.

JUSTICIA CLIMATICA

El documento final de la COP21 reconoce el concepto de justicia climática y tiene en cuenta las distintas capacidades nacionales en función de las circunstancias de cada parte.

Además, los objetivos del acuerdo serán revisables cada cinco años, para aumentar las metas de forma progresiva.

El presidente de la COP21 y canciller francés, Laurent Fabius, destacó que “este texto contiene los principales elementos que sentíamos que era imposible alcanzar. Es justo, durable, dinámico, balanceado, legalmente vinculante y establece diferencias entre los países”.

La obligación legal en cumplir el convenio era uno de los puntos más demandados por los representantes de las organizaciones ambientalistas y la sociedad civil que participaron en los últimos tres días en las discusiones.

“La importancia de que un acuerdo sea vinculante es que esto implica que es de cumplimiento obligatorio para aquellos países que suscriben el compromiso”, incluyendo a Estados Unidos y China, los mayores emisores de gases contaminantes, había indicado Nasha Cuello Cuvelier, la argentina designada por la Unesco como una de los dos jóvenes que expusieron en la cumbre de París.

“Amigos, el mundo nos mira, no le podemos fallar”, dijo hoy Fabius e instó a los estados a “no perder la oportunidad” de revertir la situación.

“El acuerdo que presentamos es necesario para el mundo entero y para cada uno de nuestros países”, apuntó.

“Ayudará a proteger a los pequeños estados insulares de la suba del nivel del mar, apoyará tecnológicamente al desarrollo de Africa, ayudará a Latinoamérica a proteger sus bosques, asistirá a los países petroleros en la diversificación del modelo energético y creará resiliencia para todos”, explicó. Se trata, añadió, de un pacto “imprescindible para garantizar la seguridad alimentaria, la salud pública, los derechos fundamentales y la paz”.

Por su parte, Ban Ki-moon dijo que “las soluciones al cambio climático están sobre la mesa, tengamos la valentía de tomarlas”.

1