Image default

Hillary o Trump; ¿Quién es más peligroso para América Latina?

En lo que va de su campaña, Trump ha ofendido a personas de la comunidad hispana como a la ex Miss Universo venezolana Alicia Machado o al Papa. También se metió con naciones enteras. Prometió construir un muro entre México y Estados Unidos, y afirmó que sus vecinos del sur serán los encargados de costearlo. 

“El peligro de Trump tiene que ver menos con el riesgo que con la incertidumbre a lo desconocido. Lo único que podemos decir hasta aquí es que ha tenido una estrategia de campaña basada en el espectáculo. Sus políticas públicas son todavía inciertas. Es muy difícil distinguir cuánto de lo que dice se va a materializar si gana”, dijo a Sputnik Guzmán Castro, candidato a doctor en Ciencias Políticas en la Universidad de Pensilvania.

“Su propuesta además tiene limitaciones propias del sistema. Habrá que ver cuánto de lo que propone será viable bajo el aparato burocrático de Estados Unidos. Lo cierto es que como está planteado el tablero, si llegara a implementar una política favorable para Latinoamérica sería de casualidad o por el impulso de alguna política anterior”, dijo el académico uruguayo que dicta el curso de Política Latinoamericana en la universidad.

Del otro lado está Clinton. “Hay una contradicción entre la política imperial de Hillary Clinton hacia Latinoamérica como Secretaria de Estado y el apoyo de las bases hispanas a su candidatura. Pero hay que recordar que los latinos han sido tradicionalmente votantes del partido demócrata. Es de esperar que Hillary reciba su favor en mayor medida que Trump. Pero es bueno remarcar que el apoyo de minorías locales tiene poco que ver con el tipo de política exterior hacia otros países”, explicó Castro.

“Cuando ella ocupó el cargo de Secretaria de Estado, las intervenciones directas e indirectas en América Latina prosperaron. México es un claro ejemplo de eso, bajo la política de lucha contra las drogas. En Venezuela hubo intentos de intervención económica y de desestabilización política y social. Ella, más que el propio Obama, apoyó el golpe en Honduras (contra  Manuel Zelaya, en 2009). Esa maniobra desestabilizó al país que hoy atraviesa un oscuro episodio de asesinatos a activistas de derechos humanos y ambientalistas. Su paso por esa cartera nos dejó un indicio de su política imperial”, explicó el académico.

“También tenemos acción por omisión, como negarse a denunciar el golpe en Paraguay (contra Fernando Lugo, en 2012) y el alejamiento de lo que está pasando en Brasil. El rápido acercamiento de Estados Unidos a un gobierno como el de Mauricio Macri en Argentina es otra señal de su visión de política exterior en la región”, agregó.

“Lo mejor que podría pasar en este escenario es que cualquiera de los dos candidatos que salga electo mire poco a América Latina. El repaso de la historia de Hillary con la región no es prometedor. Y lo mostrado hasta aquí de Trump tampoco es muy esperanzador”, concluyó el investigador.

Fuente: Sputnik News