Image default

Gustavo Vera: “Nunca escuché a Francisco comparar lo que pasa hoy con el año 1955”

El legislador porteño Gustavo Vera desacreditó ayer la versión que difundió la presidenta de la asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, sobre la opinión del Papa Francisco de la situación social del país y su comparación con la Argentina de 1955, y dijo: “Nunca le escuché decir esto”.

“Nunca le escuché decir esto a Francisco y he hablado mucho con él”, planteó Vera, que se encuentra en el Vaticano para participar de un Coloquio sobre trata y narcotráfico.

A su juicio, se trató de “una opinión de Hebe” y aseguró que Francisco “está preocupado por el contexto internacional desfavorable para Latinoamérica”.

La semana pasada Bonafini mantuvo un encuentro privado con el sumo pontífice y, al finalizar, reveló que el Papa “está muy triste, que (la situación del país) le hace acordar al (Golpe del) ‘55, estaba muy triste, no esperaba que pase nada de eso”.

Sobre esta reunión, Vera señaló que “en algunas opiniones uno puede estar de acuerdo o no con ella, pero el encuentro de un Papa con las Madres realmente es algo bueno, histórico”.

Por otro lado, y en una entrevista con el diario La Nación, el legislador porteño cuestionó a la diputada nacional Elisa Carrió al asegurar que “se la pasa llamando por teléfono a los jueces y gritándoles, diciéndoles que tienen que procesar a fulano o a mengano”.

A su vez, consideró que es “complicado en este momento en Argentina impartir Justicia, sobre todo cuando la Justicia por muchos años estuvo dominada por las expresiones de la SIDE”, y afirmó que el ex agente de inteligencia Jaime Stiuso sigue operando “con la señora (Silvia) Majdalani, no me cabe la menor duda”.

Vera, además, destacó a la gobernadora María Eugenia Vidal, pero se manifestó crítico con la gestión del presidente Mauricio Macri al expresar que “tendría tener una lectura más de la calle, caminar un poco más las zonas vulnerables”.

Lo cierto es que en los últimos meses, y principalmente desde sectores opositores, se ha venido insistiendo en que Francisco ha asociado en sus pensamientos el clima político actual en la Argentina con el clima de 1955. Tratan de hacer un paralelismo entre la atmósfera “revanchista” posterior a la caída del ex presidente Juan Domingo Perón -desplazado por un golpe de Estado en setiembre de 1955– con el clima, dicen que similar, que se estaría observando tras la finalización del mandato presidencial de Cristina Fernández de Kirchner, reemplazada por Mauricio Macri, que dicho sea de paso fue llevado a la Presidencia por el voto popular.

En marzo de este año, apareció por primera vez la mención al clima de 1955 en la voz de Guillermo Robledo, presidente del Movimiento Helder Cámara por la Paz entre las Religiones y los Pueblos. A su regreso de una reunión en el Vaticano, señaló “Fuimos en representación de los movimientos populares, estuvimos hablando casi dos horas y le planteamos sintéticamente que en la sociedad había miedo por las medidas económicas que estaba tomando en sus primeros días de gestión el presidente Macri. “Alertado por la situación el papa Francisco comentó que era un clima revanchista que él ya había vivido en 1955”.

Lo cierto es que nadie ha podido confirmar si el jefe de la Iglesia Católica expresó o no esa idea. Pero sí está claro que la oposición la está usando como para dar a entender que el Papa Francisco no termina de mirar con buenos ojos al gobierno de Mauricio Macri. Parece un esfuerzo para trasladar la grieta al Vaticano.