Image default

Gerardo Ferreyra: “Los arrepentidos lo único que hicieron fue perjudicarse a sí mismos”

El dueño de Electroingeniería fue el último liberado de la causa de los “Cuadernos de las coimas” y acusó al juez Bonadio y al fiscal Stornelli de armar los testimonios bajo extorsión.

Gerardo Ferreyra, el directivo de Electroingeniería al que este miércoles le revocaron la prisión preventiva en la causa de los Cuadernos de las coimas, dio a entender que hubo un “cambio” en la Justicia tras el triunfo del Frente de Todos en las Primarias de agosto.“Indudablemente la política se hace sentir en los tribunales, tanto es así que ustedes -los periodistas- están hablando de un cambio después de las PASO. En Comodoro Py siempre han estado atentos a lo que pasa políticamente”, afirmó el empresario, uno de los más beneficiados durante el kirchnerismo.En ese contexto, Ferreyra pronosticó que el juicio por los Cuadernos no va a comenzar “nunca” -pese a que una parte ya fue elevada a la etapa de debate- e hizo una polémica comparación. “Claudio Bonadio elevó a juicio oral toda la causa, pero lo que me dicen mis abogados es que este juicio no va a arrancar nunca. Como el de la AMIA“, lanzó, en diálogo con Radio con Vos.

Como otro de los motivos de su arresto, apuntó a las disputas “geopolíticas” entre Estados Unidos y China. El empresario recordó que Electroingeniería está asociada al Estado chino en la construcción de dos represas hidroeléctricas en Santa Cruz, financiadas por bancos estatales del gigante asiático.

“¿Usted cree que Estados Unidos, en su disputa actual con China, intervino para correr a su competidor geopolítico de este territorio?”, le consultó entonces el periodista Alejandro Bercovich, a lo que respondió tajante: “De eso casi no tengo dudas”.

“También puede haber una razón de mezquindad empresaria porque para ese gran proyecto competimos 23 empresas de cinco países distintos y nosotros ganamos, 22 quedaron afuera”, añadió.

Ferreyra aseguró que, entre los empresarios fue “el más extorsionado” para que declare como arrepentido y señaló que “el objetivo era sacarme de ese proyecto -las represas en Santa Cruz- que ganamos limpiamente”.

“Esta es una causa que, en el caso nuestro, no tiene ningún fundamento legal para ser llevada adelante. El conjunto de los empresarios que optaron por la vía del arrepentimiento lo único que hicieron fue perjudicarse a sí mismos”, cerró.

Ferreyra se encuentra procesado en varios de los expedientes vinculados a la causa de los cuadernos. Recientemente se lo acusó de haber pagado coimas en la investigación sobre la cartelización de la obra pública y también en la causa por la explotación de los corredores viales. De hecho, fue enviado a juicio oral recientemente junto con Cristina Kirchner y otras 50 personas en lo que se comprende como la causa central.

Este miércoles, la Cámara Federal le revocó la prisión preventiva que Ferreyra estaba cumpliendo en su domicilio. Pero aún deberá sortear un paso más para quedar libre. El juez Claudio Bonadio le fijó una caución de $ 50 millones para que pueda hacerse efectiva su libertad.