Image default

Furia tabacalera: por el impuestazo de Prat Gay, la industria tuvo el peor año en décadas

Tras la modificación de tributos de la Nación, las empresas registraron una baja en las ventas de más de 20% y facturaron $15.000 millones menos. Sigue el alerta por despidos. El lobby con Urtubey. 

El sector tabacalero se prepara para cerrar uno de los peores años en los últimos tiempos, con una caída de ventas de casi un 20% y perspectivas de  despidos si se mantiene el actual esquema tributario, donde más del 80% del precio de los cigarrillos son impuestos.

Según contaron desde las principales empresas tabacaleras, la caída en las ventas se debe al fuerte incremento de precios que tuvieron los cigarrillos luego de que el ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, dispusiera en abril una suba de los impuestos internos, que pasaron del 45 a 60% del precio.

Ese cambio impositivo implicó una suba del 70% en el precio de los cigarrillos, que determinó una caída en el volumen de ventas de mayo a octubre del 18%. Si bien es difícil traducirlo a plata, las tabacaleras se perdieron de facturar este año más de 15 mil millones de pesos.

Esta situación tuvo su correlato en las provincias tabacaleras (Tucumán, Misiones, Catamarca, Corrientes, Chaco, Salta y Jujuy) y llevó a que las dos grandes empresas del sector, Massalín y Nobleza Piccardo, empiecen a pensar en un escenario de contracción. Inclusive, a mediados de este año Massalín debió cerrar una planta de almacenamiento en Tucumán y reducir personal en uno de los establecimientos que tienen en Merlo, con más de 250 despidos entre las dos.

El desempeño del sector este 2016 es uno de los peores de toda la industria. Según el índice de producción industrial que hace la consultora FIEL, el sector tabacalero es de los tres que más cayo este año, con una baja del 11,1 por ciento, sólo superado por la metalmecánica y los automotores.

Para el año que viene, lejos de mejorar, el escenario parece empeorar porque si el Gobierno mantiene la vigencia del decreto de Prat Gay, se va  sumar además una suba en otro impuesto que tiene el tabaco, por lo que la presión tributaria se iría casi al 83 por ciento, lo que haría caer aún más las ventas.

Lobby con Urtubey

Salta es una de las principales provincias tabacaleras, donde la producción y proceso de industrialización tienen mucho peso. El gobernador salteño, Juan Manuel Urtubey, uno de los que tienen mejor relación con la Casa Rosada, tomó el reclamo del sector y se comprometió a interceder. Esta semana estuvo reunido con el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaille, que se comprometió a reunir a todo el sector y modificar la actual estructura impositiva por decreto antes de fin de año.

Si bien las principales empresas tienen expectativas en que el Gobierno cumpla con su palabra, los plazos les juegan en contra e insisten en que “no se entiende cómo Prat Gay tomó la decisión de aumentar impuestos sin hablar antes con nadie ni conocer cómo funciona esta industria”.

“Tuvieron la idea de recaudar más y pensar que era fácil, pero la verdad es que complicaron mucho a la industria y el año que viene el tema también le va a llegar a los productores, porque vamos a comprar menos tabaco”, dijo una importante fuente de la industria.

“Tenemos cálculos que nos permiten pensar que incluso el Gobierno recaudó menos con esta suba de impuestos que lo que hubiese ganado si dejaba todo como antes de abril”, destacó la misma fuente. Los números que manejan las tabacaleras señalan que el Estado perdió entre 500 y 1000 millones de pesos de recaudación por la baja en las ventas.

EL FONDO DEL TABACO

Otro de los problemas es el Fondo Especial del Tabaco, que se forma con un porcentaje del precio de los cigarrillos y luego es distribuido por el Estado entre las provincias productoras. Las provincias reconocen que la gestión de Buryaille mejoró la administración del fondo, pero se quejan de que se sigue beneficiando a las provincias por su color político.

“Tenés casos como los de Salta y Jujuy, donde la plata llega siempre y otras provincias como Tucumán y Misiones donde retacean los envíos, yo no se si es por política o por inexperiencia de los funcionarios nacionales”, señaló un ministro de una provincia tabacalera.

Justamente, este martes en un encuentro en Buenos Aires, el ministro de Producción de Misiones, José Luis Garay, le reclamó con fuerza al secretario de Agroindustria, Santiago Hardie, que firme las transferencias adeudadas a su provincia, que finalmente fueron firmadas el miércoles

Por Gabino Rebagliati