Image default

François Fillon, alumno jesuita, conservador, alpinista, piloto y amigo de Putin

El triunfo de François Fillon en las primarias de la derecha francesa coloca a los conservadores con opciones de ganar las elecciones presidenciales de primavera. Fillon daña las expectativas de la ultraderecha porque le resta apoyos, y permite a la izquierda imaginar con un regreso de una opción socialista más adelante.

Todos los sondeos de los últimos años han coincidido en que Marine Le Pen, la líder del ultraderechista Frente Nacional (FN), ganará la 1ra. vuelta de las presidenciales. Las últimas encuestas, con François Fillon ya favorito, han dado un vuelco.

Por ese motivo, los conservadores franceses han dejado a un lado sus riñas domésticas para sumar esfuerzos.

“El resultado no está a la altura de mis esperanzas (…). Felicito a Fillon por su amplia victoria y le apoyo desde esta noche, le deseo buena suerte y la victoria el año que viene”, declaró el ex primer ministro Alain Juppe, su rival.

“Tiendo la mano a todos los que quieren servir a nuestro país”, dijo el ganador en un tono solemne a su llegada a la Maison de la Chimie, donde le esperaban sus seguidores. En Francia, hay una necesidad “de respeto y orgullo, de autoridad del Estado y ejemplo de los que lo dirigen”, afirmó Fillon. “Tengo el deber de vencer la demagogia y el inmovilismo”.

“Tiene el peor programa social que haya podido existir”, reaccionó Le Pen en Europe 1 nada más conocer el triunfo del ex primer ministro.

“Es una de las figuras más antisociales”, aseguró el Partido Socialista.

“Complicará el voto del votante de la izquierda a su favor si, por desgracia, esa izquierda no llega a la 2da. vuelta”, añaden los socialistas, a los que todos los sondeos los dan por eliminados en la primera ronda.

Hombre secreto y ambicioso, que fue elegido diputado de la Sarthe en 1981, con 27 años, ha sido ministro en 4 ocasiones y 1er. ministro durante los 5 años de Nicolas Sarkozy. La Presidencia de la República es el único cargo electivo que no ha asumido a día de hoy, aunque desde ayer, las posibilidades de que ascienda a la jefatura del Estado son reales.

A pesar de ello, hasta ahora era poco conocido por los franceses en general, no sólo porque quedaba eclipsado por la omnipresencia de Sarkozy cuando él era jefe de gobierno, sino también por su propia discreción. Fillon cree que la vida privada no debe mezclarse con la vida pública, pero durante la campaña por las primarias ha visto la necesidad de darse a conocer un poco más y ha participado, como el resto de candidatos, a un programa de televisión.

Entre sus hobbies, está el alpinismo, y las carreras de coches, ha participado en el Circuito Bugatti y en el 24 Horas de Mans.

Fillon ha recibido una educación católica tanto en su familia como en el colegio, con los jesuitas. Sus padres eran gaullistas, el padre con una vertiente más conservadora, y la madre, más social.

Su mentor político fue Philippe Seguin, fallecido presidente de la Asamblea Nacional, quien habría calificado el programa de François Fillon, de excesivamente liberal.

El candidato de la derecha a las presidenciales tuvo un pensamiento particular para Nicolas Sarkozy, y envió a Juppé un mensaje “de estima y respeto”.

Fillon y su mujer, Pénélope Clarke, de festejo.

Fillon y su mujer, Pénélope Clarke, de festejo.

Los resultados parciales tras contabilizar los votos de 7.177 colegios electorales, daban a Fillon un 67,8% de votos y a Juppé el 32,2%. Durante las primeras horas, los equipos de los dos candidatos pactaron la organización de la foto de un apretón de manos entre el ganador y el perdedor para escenificar la unión y dejar constancia de que la familia de la derecha y el centro franceses está preparada para emprender el camino al Elíseo.

Sarkozy, quien fue a votar a primera hora, solo y lejos de las cámaras, fue uno de los primeros en felicitar al ganador y desearle “buena suerte en el combate político que le espera”, y en pedir al conjunto de la familia política que se una “en torno a Fillon para garantizar la alternancia que Francia necesita más que nunca”.

Según un sondeo realizado por Elabe para la cadena de televisión BFMTV, el 64% de los votantes era de derechas, el 15% de izquierdas, el 12% sin preferencia partisana, y un 9% del Frente Nacional, lo que indica que los votantes de extrema derecha no se han sentido afectados por la elección del candidato de la derecha y el centro republicanos.

Según este mismo sondeo, los electores de Juppé le votaron mayoritariamente por su programa (69%), más que por su personalidad (30%), mientras que los de Fillon se sentían casi tan atraídos por su personalidad (42%) como por su programa (56%).

Frente a una izquierda más dividida que nunca, tiene todas las posibilidades estar en la segunda vuelta de las presidenciales frente a la candidata Marine Le Pen, quien, según los sondeos, llegará a la 2da. vuelta en cualquier escenario.

Pero un primer sondeo de Harris Interactive para las cadenas LCP y Public Sénat daba a Fillon como ganador en la 1ra. y en la 2da. ronda electoral, cuando se impondría con el 67% de los votos a la líder del Frente Nacional, que lograría un 33%.

Fillon criticó con dureza al actual inquilino del Palacio del Elíseo, François Hollande, al asegurar que su quinquenio presidencial “ha sido patético”, por lo que “será necesario ponerle fin y partir hacia adelante” como no se ha hecho “en 30 años. La izquierda es el fracaso y la extrema derecha es el hundimiento. Hollande ha rebajado la función presidencial, habrá que restaurarla”, continuó Fillon.

Fillon ha abierto una nueva vía en la derecha al recuperar con un éxito inapelable sus principios tradicionales sin complejos. Su defensa de los valores tradicionales, la identidad, la familia, la historia y la cultura francesas, su herencia cristiana…ha dejado a la ultraderecha sin una parte esencial de los principios que defendía en exclusiva.

Incluso ante el problema de la crisis migratoria Fillon resta apoyos al FN (Frente Nacional). Frente a la xenofobia de la ultraderecha, el nuevo líder conservador propone un referéndum sobre el reparto europeo de cuotas de refugiados y se muestra partidario de que los migrantes “asimilen”, más que integrarse, la cultura francesa. De paso, alerta de los peligros del multiculturalismo.

Y hasta le resta apoyos al FN entre los católicos. Le Pen no tiene buenas relaciones con la Iglesia católica. Casi el 40% de los votantes del FN son simpatizantes del movimiento homófobo Manif pour Tous, que ha mostrado su simpatía sin resquicios a Fillon.

En el terreno económico, propone una reforma laboral más dura, eliminar el límite de las 35 horas semanales, suprimir medio millón de puestos de funcionarios (el 10%), ayudas fiscales de 50.000 millones a las empresas, alargar la edad jubilación a los 65 años (hoy 62) y restringir las ayudas sociales.

La izquierda y la ultraderecha coinciden en criticar esa filosofía y hasta utilizan términos similares al mostrar que sus respectivas campañas se centrarán en atacar ese flanco de la nueva derecha. Ambos califican a Fillon de “ultraliberal” y se centran en recuperar votos de trabajadores y desempleados que votan en buena parte al FN.

La gran guerra que viene: Fillon vs. Marine Le Pen.

La gran guerra que viene: Fillon vs. Marine Le Pen.

Putin

Francois Fillon tiene una característica que tanto los enemigos dentro de su propio partido, ‘Los Republicanos’, como los centristas y la izquierda, piensan explotar en su contra: su cercanía personal con Rusia y con Vladímir Putin.

Debe recordarse que bancos rusos financian la campaña de Marine Le Pen porque la banca francesa se negó a prestarle dinero.

Pero en el caso de Fillon es considerado en su país como el más prorruso de los candidatos de centroderecha.

Fillon conoce bien a Putin desde que ambos ejercían el cargo de 1er. ministro. Ya sea en el Kremlin, en Sochi, en las reuniones del Club Valdai y en la dacha personal del dirigente ruso, ambos líderes han tenido ocasión de conocerse, tutearse y compartir confidencias, sin que eso no impida que cada uno mantenga opiniones diferentes en algunos apartados.

Su primera visita a Moscú se produjo en 1986, como presidente de la Comisión de Defensa de la Asamblea Nacional.

Algunos de sus principales asesores son especialistas en Rusia y rusófonos, como Igor Mitrofanoff y Jean de Boishue.

Fillon dice haberse encontrado con Putin en más de 15 ocasiones, lo que es ya un récord para un político francés.

El aspirante al Elíseo nunca ha ocultado su hostilidad a la corriente ‘antiputiniana’ que algunos intentan imponer en Francia.

Fillon ha manifestado en varias ocasiones que “querer hacer de Putin un monstruo sangriento es ridículo, si tenemos en cuenta la historia de Rusia”.

Pero también advierte: “Rusia es un país peligroso porque es inestable, pero desde el punto de vista del funcionamiento de la democracia, Putin es un progreso”.

Para Fillon, Putin “puede ser un bulldog, pero también tiene su lado caluroso y sensible”.

La prensa francesa recuerda que cuando la madre de Fillon murió, Vladímir Putin le envió como regalo una botella de vino cosecha de 1931, la fecha de nacimiento de fallecida.

Fillon es partidario de negociar con Bashar Asad para buscar un arreglo en Siria.

“Hay que ayudar a Asad, por encima de todos sus defectos”, dijo Fillon en 2015.

En ese sentido, también apoyó desde el inicio del conflicto una alianza con Irán y Rusia para frenar a Daesh o Isis.

“El error de Francia es renunciar a una alianza con Rusia frente al Estado Islámico”, advirtió.

En desacuerdo total con el Presidente Francois Hollande, Fillon siempre ha creído que Rusia debe ser considerado un interlocutor indispensable en Siria: “Estados Unidos y sus aliados optaron por una postura moral tan irreprochable como inoperante. Asad debe partir, dicen, pero ¿para dejar el sitio a quién?”, se preguntó Fillon.

“A un régimen totalitario que combate en el corazón de nuestras ciudades y que quiere imponer una dictadura fanática al mundo”, se respondió de inmediato.

“Mientras Obama y Hollande se ofuscaban con los objetivos de los bombardeos rusos, Putin daba aire a las fuerzas sirias para poder combatir al Estado Islámico”, agregó Fillon.

Fuente: Urgente 24