Image default

Francisco: “La comunidad internacional tiene que esforzarse para terminar con las injusticias económicas”

El Papa Francisco pidió hoy ante la Asamblea General de la ONU “renovar la arquitectura financiera internacional”, animó a la comunidad global a “terminar con las injusticias económicas” y convocó a que no prevalezca “el camino del individualismo” frente a la pandemia de coronavirus.

“Este es el tiempo propicio para renovar la arquitectura financiera internacional”, planteó el pontífice en un videomensaje grabado en su residencia del Vaticano y transmitido en la sede de la ONU, en Nueva York, donde las intervenciones de los líderes mundiales de este año se realizan de manera virtual por la pandemia de coronavirus.

En el marco de lo que consideró la “oportunidad” que representa la crisis actual, el Papa pidió “reconsiderar el papel de las instituciones económicas y financieras (…), que deben responder al rápido aumento de la desigualdad entre los súperricos y los permanentemente pobres”.

Durante la pandemia, el Pontífice ya se ha pronunciado varias veces a favor de condonar o reducir las deudas de los países más pobres del mundo.

Para Francisco, “un modelo económico que promueva la subsidiariedad, respalde el desarrollo económico a nivel local e invierta en educación e infraestructura que beneficie a las comunidades locales, proporcionará las bases para el mismo éxito económico y a la vez, para renovación de la comunidad y la nación en general”.

En su mensaje, el Papa reclamó a los jefes de Estado y de Gobierno del organismo internacional “la responsabilidad de proporcionar asistencia para el desarrollo a las naciones empobrecidas y alivio de la deuda para las naciones muy endeudadas”.

Francisco se mostró a favor además de “garantizar un trabajo digno” y para eso pidió “cambiar el paradigma económico dominante que sólo busca ampliar las ganancias de las empresas”.

Al referirse a la pandemia de coronavirus, Bergoglio, sostuvo que “puede representar una oportunidad real para la conversión, la transformación, para repensar nuestra forma de vida y nuestros sistemas económicos y sociales, que están ampliando las distancias entre pobres y ricos, a raíz de una injusta repartición de los recursos”.

“Pero también puede ser una posibilidad para una retirada defensiva con características individualistas y elitistas”, advirtió.

En ese marco, el Papa aseguró que “nos enfrentamos, pues, a la elección entre uno de los dos caminos posibles: uno conduce al fortalecimiento del multilateralismo, expresión de una renovada corresponsabilidad mundial, de una solidaridad fundamentada en la justicia y en el cumplimiento de la paz y de la unidad de la familia humana, proyecto de Dios sobre el mundo”.

El otro, da preferencia a las actitudes de autosuficiencia, nacionalismo, proteccionismo, individualismo y aislamiento, dejando afuera los más pobres, los más vulnerables, los habitantes de las periferias existenciales. Y ciertamente será perjudicial para la entera comunidad, causando autolesiones a todos. Y esto no debe prevalecer”, pidió.

Según Bergoglio, que envió su mensaje en el quinto aniversario de su visita a la sede del organismo internacional en 2015, “también debemos admitir que las crisis humanitarias se han convertido en el statu quo, donde los derechos a la vida, a la libertad y a la seguridad personales no están garantizados”.

Fuente: Télam