Image default

Felipe Solá defendió la caída del acuerdo con Corea: “Todavía no me colonizaron”

El canciller acusó a los que inventan “para hacer oposición”. Y afirmó que están dispuestos a los acuerdos multilaterales con tiempos: “Soy un admirador de Corea pero no me colonizaron”.

Felipe Solá brindó una extensa exposición ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado y justificó haberse negado a firmar el viernes el acuerdo de libre comercio con  Canadá, India, Singapur y el Líbano, pero insistió en que el Mercosur no se fracturó.

“Necesitan un invento como oposición: invéntenlo. Pero Argentina no se levantó de ninguna mesa y no se excluye de ningún lado. No quiere que un mundo ideologizado nos lleve para cualquier lado. El comercio internacional depende de la política económica”.

“Yo soy admirador de Corea, pero eso no quiere decir que estoy en Corea por comprar un producto coreano. Porque todavía no me colonizaron a mí”, respondió a los senadores de Cambiemos que reprocharon haberse “retirado” de la mesa de negociaciones.

La teleconferencia la coordinó el presidente de la Comisión y ex canciller Jorge Taina, quien optó por acumular preguntas para concentrar respuestas, un sistema más ágil pero que sirvió para que el canciller engranara mientras escuchaba repetir conceptos similares.

Casi todos los senadores de Cambiemos dieron por hecha la supuesta salida del bloque regional sin mucho detalle sobre la letra chica de los acuerdos rechazados. “El Mercosur representa un valor muy significativo para la historia argentina porque nació en democracia y si hay algo que ha perdurado es el tema vinculado al Mercosur, con distintas improntas de los presidentes pero siempre como política de Estado”, dijo el radical Julio Cobos.

“Me preocupa la construcción de confianza con los productores y este movimiento que se hace en la negociación, si siempre existe el derecho a veto. El Mercosur nació con la democracia y sería una pena perderlo”, aportó Esteban Bullrich, del PRO.

El canciller explicó que la pandemia dejó a Argentina con “una fortaleza muy baja” para negociar acuerdos comerciales y aun así Brasil insistió en acelerar los tratados de libre comercio con el país asiático y en menor medida con el resto, por “un interés propio”. De todos modos, Paraguay y Uruguay avalaban los tratados.

“Vivimos una fase en la que cada país del mundo cierra sus fronteras y eso impacta en el comercio, porque no aceptan productos extranjeros. No estamos en condiciones de acelerar acuerdos, pero tampoco queremos poner en la una mesa cuestión institucional que genere ruptura”.

“Hace un mes y medio que no producimos riqueza. No podemos firmar algo así apresurado, que nos golpea. No es ideológico”,  explicó Solá.

Para evitarlo, explicó, apeló al artículo 32 del bloque regional, que exige preferencias arancelarias para firmar acuerdos y en este caso los negociadores locales no las encontraban.  “Nosotros somos abiertos, Pero no podemos dejar que nos inunden de autos cuando tenemos la industria local con 400 mil vehículos sin vender. También tienen acero y productos farmacéuticos”.

“Hace un mes y medio que no producimos riqueza. No podemos firmar algo así apresurado, que nos golpea. No es ideológico. Estudien cómo se hizo fuerte Corea: no fue abriéndose, sino apostando fuerte a su investigación”.

“Nosotros no podemos abrir el comercio en este momento”, señaló el canciller y aseguró que ni siquiera había un estudio de impacto sobre el acuerdo con Corea que pedía Bolsonaro.

“Le vendemos muy poco a Corea, porque es muy difícil pasar las barreras sanitarias. Tienen licencias para importar dos o tres empresas y entre librarse de un arancel y el acceso real hay miles de quilómetros de distancia”.

“Yo soy un admirador de Corea”, repitió varias veces Solá, pero aclaró que si llegaran a haber firmado el acuerdo que proponía Brasil arribarían “productos terminados de Samsumg” y “es erróneo creer que eso te hace moderno: moderno es producir nosotros con valor agregado y crecer”.

“Argentina no abandona el Mercosur. Mañana hay una mesa de los mismos que nos sentamos el viernes, por otros temas”, aclaró antes de despedirse. Cobos también quiso saber “cuál es el proceso de evolución del acuerdo Mercosur – Unión Europea” y Felipe se enojó más.

Sostuvo que no es un tema que hayan objetado ante el bloque regional pero recordó que el tratado se firmó el 30 de junio por Macri sin consultas a la oposición, que ahora es oficialismo y debería aprobarlo en el Congreso. “En el 94 (como secretario de agricultura) participé de los acuerdos de  Marrakech y disponían que el acceso mínimo debía ser del 5% de la Unión Europea. La oferta actual no llega ni por asomo a eso”, lo cuestionó.