Image default

Federico Salvai: “Cristina y Massa son del pasado”

El recientemente nombrado jefe de Gabinete habla de los cambios próximos a implementar y apuesta fuerte a las legislativas del año que viene. Además se refiere a los posibles candidatos del PRO, a la negociación por el Presupuesto y al rol de la oposición.

A sólo dos días de que se dio a conocer que próximamente será el jefe de Gabinete y no más el ministro de Gobierno de la Provincia, Federico Salvai, la principal espada política de María Eugenia Vidal, recibe a La Tecla en su despacho de la sede central del Banco Provincia. A la espera del final del año, el funcionario toca los temas concernientes al ejercicio en curso y, también, al que viene, que, por supuesto, tendrá a las elecciones de medio término como principal protagonista.

El esposo de la ministra de Desarrollo Social de la Nación, Carolina Stanley, se refiere al porqué de los cambios, a los nombres que faltan y al papel que le tocará asumir una vez que la ley de Ministerios sea aprobada. También habla del Presupuesto, de la relación del PRO con el radicalismo y de las disidencias y similitudes dentro del mismo partido. Por supuesto, las legislativas 2017 tienen su lugar: los candidatos, la oposición y las posibilidades de triunfo.

-¿Cómo lo tratan las primeras horas como jefe de Gabinete?
-Hay que esperar que se apruebe la modificación de la ley, pero está previsto que así sea. Hemos conformado un muy bien equipo. Los roles van cambiando todo el tiempo. La Gobernadora hace siempre este tipo de modificaciones, no es la primera vez que sucede en el año. Más allá de los cambios, lo importante es seguir haciendo hincapié en los principales ejes de gestión, sobre todo en Infraestructura. Por eso se decidió que Roberto Gigante (todavía ministro de Coordinación y Gestión Pública) ocupe ese ministerio.

-Son varios los cambios… ¿Todo nace con la renuncia de Cenzón o se hubieran hecho igual?
-Es difícil saberlo. Edgardo (Cenzón) nos avisó con tiempo que iba a dejar el cargo, por eso pudimos trabajar bien sobre estas modificaciones. No fue necesario tomar de-terminaciones a las apuradas. Con Roberto (Gigante) y María Eugenia trabajamos hace muchos años juntos, por eso es que todo esto, independientemente de los roles de cada uno, es algo natural.

-¿Su rol va a ser más político desde ahora?
-Yo tengo un perfil político. A mí me gusta la política. La Gobernadora me ha pedido que, además de eso, empiece a involucrarme mucho más en el seguimiento de los temas de gestión, la coordinación y el control de las áreas. Son más horas de trabajo, y las tomo con gran responsabilidad.

-¿Hay que tener muy en cuenta el año electoral en lo concerniente a las funciones de la Jefatura de Gabinete?
-El año que viene es muy importante, pero tampoco hay que dramatizar por el resultado de la elección. Yo la quiero ganar, por supuesto, más que cualquiera.

-¿La Libertadores 2017 para River o la elección?
-(Risas). ¡Qué difícil! No sé si te lo puedo responder ahora. Volviendo a la elección, claro que queremos ganarla. La gente votó al Presidente y a la Gobernadora por cuatro años, y siempre vamos a tener un desafío nuevo hacia delante, alguna valla que saltar. Nos pasó desde el primer día que empezamos a recorrer la Provincia. Primero se decía que María Eugenia no era una candidata conocida, que no iba a pasar los veinte puntos y que no podía ganar. Todos esos desafíos los fuimos superando, ahora hay nuevos. Se dice es que es muy difícil que Cambiemos gane en 2017, pero yo creo que estamos en mejores condiciones que el año pasado para resultar victoriosos.

-Ahora son oficialismo…
-Sí, y sobre todo porque la gente empezó a votar distinto, y me parece que se inició un camino que nos va a acompañar también el año que viene . Hay mucha expectativa puesta en esta nueva clase dirigente. Hay mucha esperanza depositada en el Presidente. A sabiendas del estado en que recibimos la administración nacional y provincial, nos están dando margen, y lo valoramos. Nos estamos rompiendo el lomo todo el día para mostrarle a la gente resultados concretos. De esa manera, la gente va a seguir apostando por nosotros. Estamos en ese camino, estamos bien.

-Ya hay varios precandidatos dando vueltas. Internamente ya empiezan a definirse los nombres, se sabe quiénes van a encabezar las listas…
-Es muy difícil saber quiénes van a encabezar las listas el año que viene. Hay muchos dirigentes que tienen ganas de estar en la competencia. A los que me vinieron a ver les conté un poco la experiencia de lo que nos pasó con María Eugenia. Hasta el último día del cierre de listas no sabíamos si iba a ser candidata o no. Siempre estuvo en duda su intención de voto, su nivel de conocimiento. Lo que les dije a todos es que tenemos que trabajar en equipo y mostrar un equipo; acá no hay figuras individuales.

-Entre los precandidatos que se mencionan, Vidal ha empezado a mostrarse mucho con Facundo Manes. ¿No hay que descartarlo, verdad?
-Facundo no ha expresado la voluntad de ser candidato, por ahora nos está acompa-ñando en las recorridas. Ojalá tenga esa aspiración. Es una persona muy valiosa, que podría aportar muchísimo. Si bien no viene de una militancia política, tiene una afinidad con el radicalismo y es una persona exitosa en su carrera profesional, que vio en Mauricio y en María Eugenia la posibilidad de involucrarse y aportar lo suyo. Después también está Jorge Macri, que ha expresado mucho interés y recorre con nosotros todas las semanas. Es una persona que para el PRO es histórica de la Provincia. Es un intendente con una gran gestión.

-¿Hay más?
-Está Gladys González. Es una diputada nacional a quien se le vence su mandato el año que viene y es una de las figuras que queremos mostrar, porque, justamente, representa Cambiemos. Es una persona joven y muy laburadora. Va a tener un espacio con nosotros.

-El peronismo, unido en la Legislatura, dice que el endeudamiento es excesivo y que así como está no lo van a aprobar… ¿Se puede ceder, es negociable?
-Siempre se puede discutir y llegar a un acuerdo. Cuando presentamos el proyecto de ley de Presupuesto y el endeudamiento lo hicimos convencidos de que es eso lo que necesitamos para gobernar el año que viene. Si la oposición, que tiene los votos y está en su derecho, opina distinto, lo discutiremos. Por supuesto que no vamos a plantear un Presupuesto o un endeu-damiento con los que no podamos cumplir.

-¿El Fondo de Infraestructura va a estar este año o ya está descartado?
-Se puede reeditar el fondo, aunque no lo hayamos enviado como propuesta. Estamos discutiéndolo. Hay muchos municipios con los que hemos proyectado para el 2017 en cuanto a obra pública, con lo cual no consideran que sea necesario el fondo y sí que es suficiente con lo que hemos previsto. Es algo a discutir. Más allá de todo, esperemos que en dos semanas estemos ya sacando la media sanción en el Senado.

-En algunos municipios se quejan porque dicen que hay subejecución y que los fondos no llegan…
-Nosotros no vamos a transferir la plata si no hay una certificación de avance de obra. Hoy no hay problemas de caja, el dinero está. Es una responsabilidad de la Provincia y, también, de los municipios. Pusimos a disposición un sistema en el que primero se firman los convenios con Infraestructura, luego se lleva adelante la licitación, se empieza la ejecución, se presentan los certificados de obra y se les sigue transfiriendo la plata. Hay municipios, como José C Paz y La Costa, por ejemplo, que avanzaron muchísimo. No hubo quejas, les llegó el ciento por ciento de la plata.

-¿Puede haber en el Presupuesto más partidas para Salud, Seguridad y Educación? Es otro de los puntos que reclama el peronismo…
-Nosotros hemos aumentado el Presupuesto en todas las áreas sociales del 2015 al 2016 y del 2016 al 2017. Ninguno puede decir que no hubo aumentos en esos puntos. Por ejemplo: se duplicaron varios programas sociales. Y, por caso, la inversión en infraestructura tiene que ver con la inclusión social, con más y mejores escuelas, con más y mejores hospitales. También es inclusión social garantizar los insumos y medicamentos en todos los centros de salud provinciales. Aunque esto parezca algo normal, no era común en la Provincia.

-Cristina aparece primera en varias encuestas en la Provincia… ¿Ustedes tienen esas mediciones?
-En esta etapa hay que medir cosas distintas. No se puede medir intención de voto cuando falta un año para ir a las urnas. Es imposible. Cuando firmó como candidata, María Eugenia medía once puntos, y después sacó cuarenta. Lo que importa al momento de votar es cómo está el país y qué representan nuestros candidatos en ese momento. Así se conforman los votos. A María Eugenia la debe haber votado una parte porque la quería y le generó una expectativa, otros porque era la candidata de Macri, y otros porque no querían a Aníbal ni a Felipe; no lo sé. Los votos se conforman de distintas maneras. Me parece que es más un desafío de la oposición generar candidatos con una intención de voto.

-¿A quién ven ustedes como rival?
-Nuestro desafío es gobernar bien, estar a la altura de las circunstancias y mostrar resultados; no sólo por la ansiedad de la gente, sino también por nuestra ansiedad, que, en realidad, es la misma. Dependemos más de nosotros que de cualquier escenario electoral de la oposición. Después hay un montón de analistas que hablan de la división del peronismo en dos, tres y hasta cuatro; pero para mí, por ahora, son sólo especulaciones, que van ir cambiando mes a mes y que no le modifican la vida a la gente. No se logra nada con eso. Son especulaciones de trasnoche, análisis que no nos ayudan en nada. Nosotros hoy gobernamos, y la responsabilidad pasa por hacer nuestro laburo y rompernos el lomo para sacar a la Provincia adelante. Si le mostramos eso a la gente, que es lo que está haciendo María Eugenia todos los días, nos van a acompañar, con los candidatos que sea; por más que en la oposición estén Cristina, Massa y los que se presenten, son dirigentes del pasado. La gente ha dado la vuelta de página en la última elección.

Fuente: La Tecla