Image default

FAdeA, la última caja “especial” de La Cámpora

Tras una auditoría interna, la nueva presidenta del directorio de la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA), Cristina Salzwedel, sostuvo que la empresa registra un pasivo de 1.400 millones de pesos correspondientes al 2015. Denunciarán penalmente a los últimos directorios.

Una auditoría preliminar determinó que en 2015 la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA) verificó una pérdida operativa superior a los 1.400 millones de pesos, razón por la cual en los próximos días las nuevas autoridades de la empresa estatal presentarán una denuncia penal contra los últimos dos directorios de la era kirchnerista, más precisamente de La Cámpora.

Por esta razón, la flamante titular de Fadea indicó que denunciarán a las autoridades anteriores que “dejaron una empresa arrasada”.

En los últimos tres años contabilizados –2013, 2014 y 2015–, Fadea tuvo pérdidas por 150.151.947 pesos, 212.238.850 pesos y 1.401.447.859 pesos, respectivamente. Las tres cifras sumadas dan un escalofriante rojo en el trienio de 1.763.838.656 pesos. Sólo el pasivo del año pasado, equivale a un cuarto de la pérdida anual de Aerolíneas Argentinas.

Por ello, en horas más la nueva presidenta de la empresa, Cristina Salzwedel, presentará ante la Justicia federal de Córdoba una denuncia penal contra todos los miembros de los últimos dos directorios del kirchnerismo.

En el informe reservado, la consultora destaca la mala performance de los directorios encabezados por Raúl Argañaraz y Matías Savoca, a quienes responsabiliza por incrementar en un mil por ciento las pérdidas operativas.

Con Argarañaz, “se anunciaron planes productivos rimbombantes, acompañados de contrataciones y compras de forma irregular, al punto que el propio directorio lo responsabilizó por el desvío de fondos por 300 millones de pesos”, señala el trabajo. En su gestión, “no se fabricó nada que pueda volar”, remata en declaraciones a bairesparatodos.com.ar .

En el caso de la gestión de Savoca, se encontraron “descontrol administrativo” y “contabilidad opaca”. “Se utilizó a Fadea como fuente de financiación de compras sin ningún beneficio y enormes erogaciones”. Tampoco se fabricó nada que levantara vuelo, resalta.

Pese que la propia expresidenta Cristina Fernández encabezó actos de supuestos lanzamientos de productos, Fadea jamás logró encontrar otro cliente que no fuera el propio Ministerio de Defensa, para el cual realizó el mantenimiento de aeronaves de la Fuerza Aérea, “con resultados irregulares”, menciona el estudio.

Tanto la auditoría como la fuente consultada señalaron que las conducciones anteriores de Fadea, fuertemente politizadas, estaban “acostumbradas a anuncios sin sustento en la realidad, para justificar el enorme gasto”.

Notas relacionadas:

La historia de Fadea, otro reducto camporista en las FFAA