Image default

Fabián Puratich descartó el regreso a las aulas para agosto

En Chubut no hay fecha cierta para el regreso a las aulas. El ministro de Salud descartó que sea antes que termine el invierno. Quieren evitar contagios de enfermedades respiratorias en medio de la pandemia de coronavirus. No pudo precisar si las clases se retomarán en septiembre u octubre.

“En agosto seguro que no”, afirmó ayer el ministro Fabián Puratich sobre la posibilidad que los chicos regresen a las clases presenciales en las aulas. El titular de la cartera sanitaria dejó en claro que, pese a la proyección de las autoridades nacionales, en Chubut la vuelta a las aulas será más tarde.

Según publicó diario El Chubut, además de la cuestión climática en la provincia, “primero hay que llevar adelante un proceso de capacitación a toda la comunidad educativa: docentes, auxiliares y a los mismos alumnos para volver a clases como antes”, explicó Puratich. Eso incluye también “menos chicos en las aulas, medidas de higiene mucho más extremas, redistribución de recreos y varias otras medidas”.

Atento a que se entró en la segunda semana de receso invernal, explicó el funcionario que se está trabajando en el análisis y en todo ese proceso. Pero no se puede dejar de lado que a esta altura del año “tenemos un altísimo porcentaje de enfermedades respiratorias y que está directamente relacionado con el inicio de clases; los niños se contagian en la escuela y llevan a sus hogares las enfermedades, es una secuencia que pasa todos los años”, agregó el ministro.

Debido a la cuerentena, es que esa circulación viral disminuyó y “hasta que no termine el invierno es muy improbable que se pueda hablar del inicio de clases”.

En todo caso, para retomar sobre fines de septiembre u octubre, “hay que evaluar cada zona particular, la cantidad de alumnos, las capacitaciones que se hagan si fueron recibidas como corresponde y trabajar fuertemente en todo esto. Hoy por hoy hablar de reinicio de clases es algo apurado”, insistió. Concluyó Puratich que “hacer futurología es muy difícil con esta enfermedad”.

Fuente: El Patagónico