Image default

Ex asesor de Graciela Ocaña le pidió a Arcioni que siga el ejemplo de Macri

Ignacio “Nacho” Torres, ex asesor de la diputada nacional de Cambiemos Graciela Ocaña y actual delegado del Ministerio del Interior en la provincia del Chubut, dijo que la provincia debería adherir en sus tres poderes y también en cada uno de los municipios, a las medidas tomadas por el presidente Mauricio Macri sobre achicar los cargos políticos.

Señaló que en el contexto de “una situación económica complicada y un déficit que ya todos sabemos”, desde el gobierno nacional “ya se dieron muestras de buscar un Estado austero en todos los estamentos”, y en ese sentido remarcó que “el Presidente haya decidido por decreto que los ministros no puedan designar familiares me parece que es un gesto importantísimo de cara a una transformación que debe ser de índole cultural”.
Señaló que esto es fundamental “no solo por el impacto económico que puede llegar a tener el ahorro de disminuir los cargos políticos, porque hay que reconocer que no es tan significativo en los números, pero es lo que el electorado está pidiendo, es un gesto que muestra un cambio de paradigma y Chubut debe aggionarse y entender qué es lo que está reclamando la ciudadanía”.
Por ello insistió Torres en que sería “muy importante que haya una adhesión en cada uno de los distritos y particularmente como chubutense me gustaría que nuestra provincia pueda estar enmarcada en una norma donde haya un gesto real de austeridad, que termine con la demagogia, con el nepotismo y con una forma de concebir la política que dista mucho de lo que nosotros creemos”.
Consultado sobre las medidas de achique anunciadas por la gestión de Mariano Arcioni, sostuvo “veo desde los discursos de los funcionarios que la voluntad está, al menos es lo que escuchamos del gobernador, del ministro coordinador, sobre el objetivo de achicar el Estado, reestructurar la planta política”, pero aclaró que “esto debe verse en hechos tangibles y salir por unanimidad en una ley en la Legislatura que planteen todos los representantes del pueblo”.
En ese sentido puntualizó que los legisladores deberían sancionar una norma “apelando no solo al achique de la planta política, sino terminar con los privilegios del amiguismo, la demagogia, la designación de parientes en lugares importantes, que tanto daño han hecho a nuestro país y nuestra provincia”, y volvió a insistir que esto debería aplicarlo no solo el gabinete, sino también el Poder Judicial y los diputados en el caso del personal legislativo.
Estas medidas, en el caso del gobierno, podrían permitir “un gabinete donde se pueda disentir, que permita el disenso, donde prime la meritocracia, es decir que los cargos sean para quienes están más capacitados y no para quienes muestren únicamente como carta de presentación el ser amigo de alguien”, señaló Torres.
El funcionario nacional volvió a insistir en estos “serían gestos que apuntarían a un cambio cultural que es lo que la ciudadanía está pidiendo, que se terminen los privilegios de la política, y si bien hay voluntades expresadas en lo verbal, tienen que verse reflejados en hechos concretos”.

 Pacto Fiscal

Por otra parte, Torres habló acerca de un tema que deberá volver a tratar en breve la Legislatura ya que no logró los votos necesarios en el mes de enero, como es la ratificación del Pacto Fiscal, firmado en su momento por el gobernador Mariano Arcioni con el presidente Mauricio Macri.
Sostuvo que hay una “necesidad de acompañar para dar herramientas y apelar a la gobernabilidad en un contexto de crisis económica, en donde la oposición tiene que estar a la altura de las circunstancias y no oponerse solo por el hecho de oponerse. Se debe buscar un consenso porque si no, los únicos perjudicados van a ser los chubutenses”.
Dijo Torres que este acuerdo “se firmó en todos los distritos excepto en San Luis y hay que recordar que Chubut ya había renunciado a los derechos en los litigios por más de 5 mil millones de pesos que había con la Nación en la época del exgobernador Buzzi, por lo que resulta al menos extraño el planteo desde el FPV”.
De todos modos, sostuvo que “el fondo de la ley apunta a reducir la presión tributaria y tener una matriz fiscal más justa, más equitativa, donde se grave al capital por sobre los impuestos más regresivos que afectan a la producción y al trabajo”.