Image default

Estados Unidos se compromete a reducir las emisiones de carbono en un 50% para 2030

En el primero de los dos días de la Cumbre Mundial del Clima, organizada por Estados Unidos, el presidente Joe Biden se comprometió a disminuir “a la mitad” las emisiones de gases de efecto invernadero de su país para 2030. China, el país más contaminante del planeta, anunció una reducción gradual del consumo de carbón entre el 2026 y 2030. En América Latina, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, trató de deshacerse de su imagen de villano en esta materia y prometió neutralidad de carbono hasta 2050.

“Estados Unidos está de vuelta”. Con estas palabras, el presidente Joe Biden ratificó este jueves 22 de abril la reanudación de los compromisos de su país contra el cambio climático de cara al Acuerdo de País. Esto contrasta con las acciones de la Administración anterior, de Donald Trump, que retiró a Estados Unidos del pacto internacional sobre cambio climático.

Ahora, Biden se trazó una meta ambiciosa: que su país alcance la neutralidad de carbono para 2050. Esto es que no emita más dióxido de carbono del que la atmósfera puede procesar. Como primer paso para lograrlo, anunció esfuerzos para la reducción de gases de efecto invernadero entre un 50 y 52%, en comparación con los niveles de 2005, para el 2030.

“Esta es la década en la que debemos tomar decisiones que evitarán las peores consecuencias de la crisis climática”, dijo el mandatario demócrata desde la Casa Blanca durante el primero de los dos días de la cumbre virtual climática que preside y en la que participan 40 países. Entre ellos los grandes productores de gases contaminantes: China, India y Rusia.

Por su parte, Estados Unidos es el segundo país más contaminante del mundo después de China. Solo entre las dos naciones, producen casi la mitad de todo el dióxido de carbono del planeta, según el Global Carbon Atlas.

Ante este panorama, el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, aplaudió el compromiso de Biden al señalar que es un “cambio de juego” que “tendrá un impacto transformador en la lucha global contra el cambio climático”.

Los líderes europeos, incluida la canciller alemana, Angela Merkel, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, expresaron su satisfacción por el regreso de Estados Unidos a la lucha climática.

Entretanto, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, calificó de “histórico” el anuncio de Joe Biden y pidió acelerar la aplicación del Acuerdo de París.

En ese sentido, pidió reglamentar a nivel global la fiscalidad del carbono y sus costos. “Tomar medidas por el clima significa regular y regular a nivel internacional. Si no establecemos un precio para el carbono, no habrá transición” hacia una economía verde, dijo el mandatario francés.

China promete reducción de consumo de carbón entre 2026 y 2030

El clima ha sido uno de los puntos de discordia entre China y Estados Unidos. Sin embargo, en esta cumbre, el presidente Xi Jinping aseguró que su nación comenzará a reducir gradualmente el consumo de carbón durante el período 2026-2030, como parte de sus esfuerzos para disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero que provocan el calentamiento global.

“Limitaremos estrictamente el aumento en el consumo de carbón durante el decimocuarto período del plan quinquenal-2021-2025- y lo eliminaremos gradualmente en el decimoquinto período del plan quinquenal-2026-2030- (…) Controlaremos estrictamente los proyectos de generación de energía con carbón”, dijo Xi a través de un enlace de video.

Los comentarios del mandatario chino implican que el consumo de carbón de su país, el más alto del mundo, alcanzará un pico en 2025 y comenzará a caer a partir de entonces.

El año pasado, Xi Jinping afirmó que llevaría las emisiones de su país a un pico bajo antes de 2030 y se convertiría en un territorio neutro en carbono para 2060.

Canadá y Japón aumentan la cuota a reducir de emisiones de CO2

Canadá elevó su meta y el primer ministro Justin Trudeau se comprometió a disminuir las emisiones de su país entre un 40 y 45%, por debajo de los de 2005, también para 2030, y no del 30% como tenía estipulado inicialmente en el Acuerdo de París.

Asimismo, Japón aumentó su objetivo. El primer ministro Yoshihide Suga, que visitó a Biden en la Casa Blanca este mes, apuntó a un recorte del 46% de las emisiones para 2030, frente al 26% que había anunciado.

Aunque no llega al 50%, porcentaje mínimo que los ambientalistas piden, se trata de un paso significativo en momentos en que el poderoso lobby empresarial de Japón ha impulsado políticas nacionales que favorezcan a la industria del carbón.

Los líderes mundiales tienen como objetivo limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales, un umbral que, según los científicos, puede prevenir los peores impactos del cambio climático. De hecho, esa es la cifra límite que se propone el Acuerdo de París.

Se trata de una meta que según funcionarios del actual Gobierno de EE. UU. podría lograrse con los nuevos objetivos de su país sumados a los compromisos mejorados de Japón y Canadá, y los ya anunciados por la Unión Europea y el Reino Unido, los países que representan más de la mitad de la economía mundial.

“En mi opinión, la importancia de este día es que el mundo se unió”, afirmó el enviado de Biden para el cambio climático, John Kerry.

Rusia, otro de los mayores productores de gases contaminantes y en grandes discrepancias geopolíticas en la actualidad, parece en cambio mostrarse en sintonía con la mayoría de potencias en la lucha contra el calentamiento global.

El presidente Vladimir Putin aseguró que su país puede introducir condiciones preferenciales para la inversión extranjera en proyectos de energía limpia.  También propuso una investigación científica y global en esta materia.

Bajo presión, Brasil promete neutralidad de emisiones para 2050

El mandatario de Brasil, Jair Bolsonaro, intenta apartarse del estigma de ser un líder despreocupado por el cambio climático y en este encuentro anunció los objetivos ambientales más ambiciosos de su Gobierno.

Bolsonaro señaló que su país alcanzaría la neutralidad de emisiones de carbono para 2050, tras las exigencias de Estados Unidos. También, se comprometió a duplicar los fondos para los esfuerzos de aplicación ambiental en un aparente cambio de política, pues su Administración se alineó estrechamente con el Gobierno de Donald Trump, que no criticó la política ambiental brasileña sumergida en controversias en los últimos años, especialmente tras la deforestación y los apoteósicos incendios en la Amazonía.

La tala de árboles bajo su Gobierno se disparó, alcanzando un récord con un área destruida 14 veces más grande que la ciudad de Nueva York. El mandatario brasileño aseguró la semana pasada que pondrá fin a la deforestación ilegal para 2030.

Ahora las relaciones diplomáticas entre Washington y Brasilia pasan por una presión al compromiso con el medio ambiente, impulsado por Biden. No obstante, los ambientalistas muestran escepticismo frente a las promesas de Bolsonaro, debido a sus críticas conocidas contra los esfuerzos de conservación y los llamados para desarrollar reservas indígenas protegidas.

“El gobierno hace promesas totalmente vacías”, dijo Marcio Astrini, director del Observatorio Climático del grupo ambiental brasileño.

Alcaldes de las Américas anuncian compromisos de neutralidad de gases para 2040

Entretanto, y en el único evento físico que se lleva a cabo en el marco de la cumbre, varios alcaldes de Latinoamérica se reunieron en la denominada Cumbre del Día de la Tierra de Iberoamérica COP26, clave en la consecución de los objetivos en la región, presentaron sus metas conjuntas sobre la neutralidad de carbono apara el 2040.

Los gobernantes locales destacaron ejemplos de cómo una mayor ambición climática creará empleos bien remunerados, promoverá tecnologías innovadoras y ayudará a los países vulnerables a adaptarse a los impactos climáticos.

Asimismo, resaltaron cómo movilizar la financiación del sector público y privado para impulsar la transición a cero emisiones y ayudar a las ciudades menos favorecidas a hacer frente a los impactos del calentamiento global.

Al encuentro asistieron los alcaldes que integran el CC35, Ciudades Capitales de las Américas Frente al Cambio Climático: Felipe Alessandri, de Santiago de Chile, Nasry Asfura, de Tegucigalpa, Ernesto Muyshondt, de San Salvador y Carolina Mejía, de Santo Domingo, acompañados del enviado Global de la Ruta Santiago-Glasgow, Sebastián Navarro y el enviado especial de EE. UU. para el Clima, John Kerry.

Fuente: France24