Image default

Estaba prófugo por dos homicidios y lo encontraron debajo del piso de una casa

Se había ocultado en un pequeño hueco, construido de manera clandestina, en la propiedad de su madre. Hace 11 días, los vecinos denunciaron la connivencia de un comisario, quien fue echado del cargo.

A pesar de cargar con el peso de ser el sospechoso de dos crímenes, Nicolás Velazco, de 25 años, se movió por las calles de Ingeniero White con sigilo, ayuda y bastante impunidad durante los últimos 15 meses. Eso fue hasta ayer. La Policía Bonaerense finalmente lo encontró. Y así terminó un capítulo traumático incluso para la Fuerza, ya que el caso le costó la cabeza a un comisario por indicios de connivencia con el prófugo.

Velazco fue hallado ayer, casi a las 14, en la casa de su madre, sobre la calle Guayaquil al 3400, en esa localidad del sur de la provincia. Cuando los agentes de la Departamental de Bahía Blanca entraron a la casa, el hombre estaba escondido en una especie de sótano minúsculo. Tenía un martillo en una mano y una tablet al alcance de la otra. No pudo atacar a los policías con la herramienta ni pedir ayuda. Fue esposado y ya está encerrado en los calabozos de la comisaría 1° de la ciudad, a la espera de lo que determine la Justicia.

También fueron detenidas la madre y la ex esposa del sospechoso por resistencia a la autoridad, ya que cuando los policías entraron a la casa las mujeres quisieron impedirlo y forcejearon con ellos.

Según explicaron fuentes policiales los investigadores sabían que Velazco andaba dando vueltas por Ingeniero White. Seguían sus rastros con personal encubierto. Así fue que ayer vieron que en las inmediaciones de la casa de la madre una persona saltó de un domicilio a otro por una medianera interna. “Nadie entra a una casa así, normalmente lo hacen por la puerta”, ironizó la fuente.

Eso alertó a los policías, que activaron la búsqueda. En la casa a donde supuestamente saltó la persona no encontraron nada. Simultáneamente, según los investigadores, llegó un llamado anónimo que avisó que el sospechoso estaba en la casa de su madre.

El fiscal que investiga la causa, Mauricio Del Cero, ordenó el allanamiento urgente y allí lo encontraron, en un “hueco” de un metro de ancho por 60 centímetros de profundidad que habían construido de manera clandestina debajo del piso de la casa.

Velazco está sospechado de participar de dos asesinatos ocurridos en Ingeniero White durante el último año y medio. En el de Leandro Serra (28), ocurrido en octubre de 2014, está marcado como el autor material. En el caso de la de Eduardo Armario (56), quien falleció el 10 de enero tras sufrir una golpiza durante la madrugada del 1° de enero, se cree que participó de la agresión, aunque ya está detenido su hermano Maximiliano, apuntado como el autor material.

Serra murió de una puñalada en el pecho durante lo que aparentemente fue una discusión en una esquina. Casi desde un primer momento se sindicó a Velazco como el autor del crimen. Por eso la familia de la víctima venía pidiendo que lo encontraran. “El asesino de mi hijo está identificado. Todo Ingeniero White conoce a la persona que mató a Leandro. Todos saben que ese tipo vende droga y lo protege la Policía”, había reclamado Enrique, el padre de la víctima. Una tía del detenido está involucrada en una causa de venta de drogas.

Hace 11 días, una protesta de casi cien vecinos en la puerta de la comisaría 3° de Ingeniero White terminó con incidentes y el posterior desplazamiento del comisario José Castro, a partir de sospechas de connivencia con el prófugo. “Es evidente que Velazco tenía informantes porque cada vez que íbamos a detenerlo ya se había ido del lugar”, explicó una fuente de la investigación.