Image default

Espinoza y la abstinencia de poder

Las particulares declaraciones de Fernando Espinoza, diciendo que “si explota el conurbano, salta Macri y a la gobernadora le va a costar”, llamaron la atención no solo en Cambiemos, sino que también cayeron mal en el seno del peronismo bonaerense. Acusan al presidente del PJ de la provincia de Buenos Aires de sufrir abstinencia de poder, debido a la pérdida de protagonismo en la política local.

Después de que el ex intendente de La Matanza y presidente del PJ bonaerense, Fernando Espinoza, hablara de la posibilidad de una “explosión” en el conurbano y convocara a “generar que el pueblo esté en la calle”, la gobernadora de la Provincia, María Eugenia Vidal, le respondió: “Si quiso hacer una amenaza, no tuvo ninguna efectividad”.

Lo cierto es que las palabras de Espinoza, no solo llamaron la atención en seno del gobierno provincial, sino que se supo del enojo que se despertó en el peronismo bonaerense, entre ellos, en varios dirigentes del Conurbano. Más precisamente, un alcalde de la tercer sección electoral dijo “nos quejamos de Carrió, pero este lo tenemos nosotros, es Lilita sin crucifijo”.

Desde Cambiemos de la provincia de Buenos Aires tampoco ahorraron criticas al presidente del PJ, un ministro de los más importantes, de cuna peronista, dijo “fue una barbaridad lo que dijo, pero quizás no quiso amenazar a Vidal, sino a Magario (Verónica, actual intendenta de La Matanza) porque ya no tiene lugar ni en su pago”.

Lo cierto es que detrás de los dichos de este ministro se esconde una verdad, Fernando Espinoza, desde que abandonó la intendencia de La Matanza, ya no consigue que los intendentes le respondan, sabe, además, que en estos nuevos tiempos del Partido Justicialista no tendrá lugar, sumado a la frustración de siempre haber querido ser jefe político de la provincia de Buenos Aires y nunca haberlo conseguido.

Para colmo, a quien se le consulte sobre como marchan las cosas en La Matanza, con la gestión Magario, todos están de acuerdo en mencionar que a pesar de las dificultades coyunturales, la administración actual es “mucho más transparente y prolija”.