Image default

Espert: “La opción Macri o Cristina es una falsa dicotomía porque los dos nos llevan a lo mismo”

Decidido a subirse a la pelea presidencial 2019, el economista aspira a romper la polarización entre macrismo y kirchnerismo que ya anticipan todas las encuestas. Les pide a los votantes “decepcionados” de Cambiemos que usen el voto en las PASO y primera vuelta para “discutir un nuevo país” y “entierren el pasado en el ballottage”. También advierte: “La economía le va a jugar al Gobierno una mala pasada” en el año electoral.

Si la Argentina no cambia, no tiene ningún futuro. O tiene este futuro miserable que nos propone Cristina y nos propone Macri”, sostiene José Luis Espert. Dispuesto a tirarse a la pileta electoral para cumplir con el sueño de llevar adelante una suerte de “revolución liberal” a la que él prefiere llamar, “las ideas del sentido común”, el economista y consultor cree que es posible articular una alternativa que rompa con la polarización entre el macrismo y el kirchnerismo en 2019. Y asegura sentirse con espaldas para liderarla. “Macri ha sido una gran decepción. Es el arquetipo del empresario prebendario argentino como fue su padre”, dice. Con Ricardo López Murphy como “hombre de consulta” permanente, Espert negocia con varios partidos la conformación de un frente electoral que esté en condiciones de competir en octubre.

¿Qué te decidió a meterte en política y lanzarte para presidente en 2019?

-Yo soy un hombre de hacer cosas, de poner lo que hay que poner, y creo que es la primera vez en muchas décadas que hay tanta desconfianza, decepción, descontento, desencanto de la gente en la clase política en una etapa que es crítica, pero no de crisis como las que nos tiene acostumbrados la Argentina. Creo que una parte importante del electorado huyó de Cristina hacia Macri en 2015, y Macri ha sido una gran decepción. Está terminando su mandato con menor nivel de actividad, más inflación, y más pobreza que Cristina y con muchas medidas kirchneristas, como las retenciones, el impuestazo, Ahora 12, Precios Cuidados, los piqueteros subidos a la mesa del Gobierno… La gente que votó a Macri no esperaba esto. Claro que esto no es una asociación ilícita, pero se ve que hay un espacio que hacía rato que no se daba para poner sobre el tapete la discusión de ideas del sentido común.

¿Cuáles serían esas ideas que promovés? ¿Cuál sería tu programa de gobierno?

-En materia económica, hay tres columnas vertebrales: el libre comercio, en lugar de la sustitución de importaciones; un Estado de tamaño pagable y sin déficit, en reemplazo de este Estado que nos exprime con impuestos y, encima, por los déficits que tiene cada tanto, genera una crisis como fue este año la del dólar. Y en lugar de un sindicalismo articulado sobre las leyes laborales del fascismo italiano, un sindicalismo mucho más moderno.

Esta agenda que mencionás es la que se suponía traía Macri en 2015 para “cambiar” la Argentina. ¿Qué pasó?

-Es que había mucho de fantasía en la gente que votó a Macri al pensar que traía estas ideas. Macri es el arquetipo del empresario prebendario argentino, como fue el padre. Hizo una fortuna sobre la base de la actividad de la construcción y de la producción de autos que solamente se pueden vender acá. La gente estaba montada sobre esa fantasía de que por venir del sector privado era una cosa diferente. Pero no lo fue.

Hablás en tu libro La Argentina Devorada de las razones que nos llevaron a saltar de crisis en crisis. ¿Cómo se corta este proceso de decadencia que lleva tantas décadas en la Argentina?

-Si la Argentina no cambia y sigue haciendo lo mismo que viene haciendo hace un siglo, no tiene ningún futuro, o tiene este futuro miserable que nos propone Cristina y nos propone Macri. Si no cambia, la Argentina está condenada a ser cada vez más pobre. Se va a seguir repitiendo. No cambiar es seguir haciendo lo que le está provocando estos resultados: indigencia, pobreza, droga e inseguridad. Lo primero que tiene que hacer para cambiar, para no seguir deteriorándose, es conectar, relacionar lo que pasa con lo que hace. Yo lo que veo es que la Argentina como país cree que lo que le pasa viene de Marte, no conectamos que la pobreza es por lo que hacemos, la inseguridad es por lo que hacemos.

¿Y qué hacemos?

-Económicamente lo que hacemos es sustituir importaciones como proyecto estratégico, tener un mega Estado con el cuento del Estado presente. Y con el cuento de la justicia social, tenemos leyes laborales de la época de Mussolini. Eso hay que tirarlo a la basura y reemplazarlo por otra cosa que ya hacen -y está probado que le hace bien a los países que prosperan-, que es vivir del comercio, tener un Estado pagable y con déficits manejables y un sindicalismo que no existe que tenga el peso político que tiene acá, donde decide diputados, maneja presupuestos millonarios, pone intendentes, saca… En los países que progresan, los sindicalistas son gente que defiende sólo el interés del trabajador, no estos señores feudales o monarcas hereditarios, porque encima se heredan a sí mismos. Hay que ir a una economía que compita con el mundo, con un Estado pagable y sin déficits y con leyes laborales modernas, pero hay que hacer campaña diciendo eso, porque si no cuando llegás no podés hacer nada, que es lo que le pasó a Macri. Querés hacer una mínima reforma previsional y se te prende fuego la Plaza de Mayo. Tenés que decir lo que vas a hacer en la campaña.

Al Gobierno se le achaca haberse quedado “sin relato”, es decir, no poder articular siquiera un discurso que diga “este sacrificio de hoy es para estar mejor mañana”. Sólo muestra un futuro de ajuste…

-Es que se quedó sin relato porque es una crisis absolutamente autogenerada. Por culpa de un error de diagnóstico absoluto de lo que había que hacer. Y la economía no le va a jugar una buena pasada en 2019.

Esta semana el riesgo país rozó el récord de la era Macri, pero la Argentina tiene financiamiento del Fondo asegurado hasta fin de 2019. ¿Por qué no cede ese índice?

-Me parece que el riesgo país se está empezando acomodar a una situación que dice que a Argentina le va a costar mucho cumplir con el Fondo, no va a ser fácil. Y que más allá de que tenga el 2019 bastante cerrado en financiamiento por el acuerdo con el FMI, el 2020 es muy complicado.

¿En 2020 nos quedamos sin plata?

-Bueno, hay miedo a Cristina en el 2019 también, miedos que tienen muchos macristas, y yo les digo, si están desilusionados con Macri, pero al mismo tiempo no la quieren de nuevo a Cristina, para eso está la segunda vuelta. Dejemos atrás a Cristina en la segunda vuelta, usemos las PASO y la primera vuelta para discutir un nuevo país.

Ahora, así como el mercado le teme a Cristina, tampoco ha recuperado la confianza en Macri, aún después del acuerdo con el FMI y del apoyo internacional que el Gobierno recibió en el G20. ¿Quiere decir que el mercado desconfía tanto de Macri como de CFK?

-Yo insisto, el votante macrista descontento con Macri, pero que lo votaría de nuevo por temor a Cristina, que mire eso en segunda vuelta. Y que en las PASO y primera vuelta vote por el futuro, en lugar de por este presente tan mediocre que propone Macri. No le demos todo el crédito a Macri en las PASO, en primera vuelta. Dejemos de lado el “cuco” para la segunda vuelta, enterremos el pasado en ballottage.

¿Cómo creés que va a jugar el empresariado local en la elección 2019? Sorprendió ya algún empresario que empieza a decir “Cristina no era tan mala…”

-Sí, lo dijo Grobocopatel, que no le daba miedo Cristina. Creo que el descontento que está provocando Macri es tan grande que ya no se ve con tan malos ojos a Cristina. En algún lugar esto pasó en 2015, nada más que al revés. Era tan malo lo que estábamos viviendo con Cristina que a Macri, que había hecho un gobierno malo en la Ciudad, no lo veíamos tan mal. Ahora pasa lo mismo al revés; es tan malo el gobierno de Macri que el de Cristina no parece tan malo. Es una falsa dicotomía, creo que los dos son malos, los dos nos llevan a lugares que son lo mismo: devaluación, default, inflación, ajuste… y yo pretendo romper esa falsa dicotomía. Hay una tercera alternativa que no es ni Macri ni Cristina, que son lo mismo en esencia, por eso terminamos con los mismos problemas. Hoy se habla de default como cuando estaba Cristina.

También dicen algunos economistas que no estamos exentos de otra devaluación el año próximo. ¿Qué visión tenés vos para la economía 2019?

-No sé, no puedo descartarla, estamos en un panorama complejo, va a ser un año complicado. El año que viene vuelve a caer la actividad económica, este año cae entre 2,8 y 3%, y el que viene probablemente habrá números muy similares, no creo que cambie mucho.

¿No ves un repunte en el segundo trimestre como dice el Gobierno?

-No lo veo por ahora. Yo veo un panorama recesivo todavía, esto de que toda recuperación empieza en el segundo trimestre es ciencia ficción. Por ahí se da, pero yo ciencia ficción no hago.

¿Como siempre volvemos a depender del campo?

-Por eso les digo a todos, la sustitución de importaciones es una estafa ideológica, seguimos dependiendo de una buena cosecha para salir de los problemas. ¿Dónde está la sustitución de importaciones si para salir necesitamos siempre al campo? Son todas cosas que la gente debería entender, le mienten, la gente compra buzones.

Por Micaela Pérez – 3Días