Image default

Es de Mar del Plata, se enteró que es adoptada, sabe que nació en Trelew y ahora busca a su madre

Silvina habló con Jornada. Inició una búsqueda para dar con el paradero de su madre; una joven que en 1985 tendría unos 16 años. Eso es lo único que sabe de ella. Pide información y datos a quienes puedan aportarlos. El contacto es a través de Facebook. La cuenta, lleva su nombre.

Silvina Martínez Pintos tiene 31 años. Vive en Mar del Plata. Su aspecto físico diferente al del resto de su familia y una foto del cumpleaños de 15 de su prima en la que su mamá debería estar embarazada de ella y no lo estaba, la llevaron a sospechar que era adoptada. Lo confirmó. Nació el 27 de marzo de 1985 a las 11,30 en la ex Clínica Modelo de Trelew. Busca a su mamá biológica. “No quiero juzgarla ni hacerle reproches. Necesito cerrar mi historia”.

El relato de la joven es conmovedor. A pesar de las múltiples sospechas en las distintas etapas de su vida, recién confirmó que no es hija biológica de Susana De Marco y Juan Pablo Martínez Pintos (fallecido) hace apenas un año. El golpe fue aún más duro porque estaba embarazada de su segundo hijo.

Silvina habló con Jornada. Relató parte de su vida y el motivo por el cual se decidió a hacer pública su búsqueda. Lejos está de los reproches y juzgamientos. Nada de eso le interesa. Solo quiere encontrar a su mamá. Cerrar parte de su historia. Saber a quién se parece. Escuchar a la mujer fundamentar qué fue lo que le pasó. Le corresponde. Es un derecho de todo ser humano sobre la tierra saber sobre su identidad. Tiene fe y confía en poder reencontrarse con ella.

“Yo hace mucho que sospechaba ser adoptada. Hasta que me empezaron a confirmar datos. Fui descubriendo, hablando con familiares y amigos. Mi papá adoptivo falleció. Nací en Trelew pero mis padres adoptivos son de La Plata. Los llamaron, se contactaron y me ofrecieron cuando yo era bebé. Me anotaron como hija propia. Aparezco como hija propia de Susana De Marco y Juan Pablo Martínez Pintos”. Así, inició la charla.

Las preguntas y cuestionamientos sobre su identidad empezaron a modo humorístico. “Todo comenzó como chiste. Yo diciendo que en mi familia materna son todos rubios de ojos claros. Yo castaña de ojos marrones; no muy distinta pero bueno, no era como toda la familia. Luego, vi una foto de los 15 de mi prima. Mi mamá tendría que estar embarazada y no tenía panza”, describió.

La mujer que crió a Silvina es una persona mayor, muy cerrada, que nunca cuenta nada. Así la calificó. De tanto insistirle un día, le terminó confirmando que era adoptada. Lo que no sabe la joven, es si Susana conoce la identidad de su mamá biológica. “Me confirmó que yo soy adoptada y que si no fuera por ella, estaría abandonada. No me lo dijo bien. Pero así me enteré. Hace menos de un año . Estaba embarazada cuando me enteré. Fue movilizador”, recordó.

Según la información con la que cuenta Silvina, su nacimiento fue en la ex Clínica Modelo (hoy Hospital Materno Infantil). El médico ginecólogo que atendió en el parto era Ricardo Carminatti. “Lo tengo asentado en la partida de nacimiento. A las 11,30 horas nací. El 27 de marzo me figura. Mi mamá me habla de alguien que me trataba con mucho cariño: una nursery, de nombre Mary. La nombra mucho”.

Nada sabe de su mamá biológica. Eso le aporta aún mayor ansiedad a la búsqueda. Tan sólo tiene el dato de que se trataba de una chica joven, que tendría unos 16 o 17 años al momento del parto. Reitera todo el tiempo que no quiere reprocharle absolutamente nada, sino escuchar sobre cuáles fueron los motivos que la llevaron a estar separadas.

Actualmente Silvina vive en Mar del Plata con su pareja y su madre adoptiva. Es mamá de Alma, de 5 años y de Nilo que sólo tiene 7 meses.

“Tengo dos hijos, uno es muy parecido a mi marido. El más chiquito es igual a mí. Eso, me da la intriga de saber a quien me parezco yo. Es algo sentimental. Quiero saber qué pasó. Si a mi mamá le dijeron que estoy muerta. Si no estoy muerta. Es una posibilidad. Quiero eso, cerrar. No reprochar nada.

El motor de su búsqueda es ver la cara de su mamá. “Papeles no creo que existan. Ya sea porque me abandonó o porque alegaron que nací muerta. Pero en los papeles figuro como hija de Susana y Juan Pablo. No creo que haya nada de papeles. Quiero dar con ella. Quiero saber. Sin juzgarla. No voy a juzgar a nadie. No le voy a decir qué mal que me abandonó. Solo escuchar a lo que la llevó a eso”.

Finalizó su testimonio con la intuición de que algo sucederá. Que su madre se hará eco y que podrá conocerla. . Su búsqueda está publicada en Facebook. La cuenta lleva su nombre. Agradeció a todas y cada una de las personas de Trelew que están acompañándola en este proceso de lucha, que le brindan datos, información y hasta valoró que le digan: fuerzas y que la alienten. O que solo coloquen “puntos” en los comentarios para que la publicación siga circulando.

Por Lorena Leeming para DJ