Image default

En los últimos 10 años se perdió el 400% de las cabezas de ganado ovino en la Meseta

Un informe reveló que en la Meseta actualmente hay 30.000 cabezas de ganados frente a las 122.000 de 2009. La sequía, los temporales, los predadores, la tucura, el abigeato, la falta de conexión y la escasez de políticas productivas, entre los factores principales de la caída estrepitosa del sector agropecuario de Chubut.

En 2017, el entonces ministro de Producción, Pablo Mamet, concluía junto a profesionales, especialistas y técnicos de organismos e institutos prestigiosos el famoso Plan Ganadero que contenía un programa profundo para afrontar varios de los problemas que atravesaba y atraviesa el sector del campo. A los pocos meses, Mamet dejaba la cartera y el gobernador Mario Das Neves perdía la batalla contra una dura enfermedad.

La elaboración de ese documento contó con el aporte de la Federación de Sociedades Rurales de Chubut, productores independientes, el INTI, el INTA, técnicos, funcionarios de la cartera productiva, Rolando Heinken, los ingenieros Jorge Salomone, Osvaldo Buratovich, Pablo Borelli, Gonzalo Irisarri, Guillermo García, Javier Trucco, además de Miguel Ángel Larrauri, Juan Dorcazberro y Juanjo Anglesio, entre los principales ideólogos y promotores de la iniciativa.

Con Mariano Arcioni como gobernador, la gestión priorizó la atención en el reacomodamiento de temas urgentes y de coyuntura y el Plan Ganadero se fue desvaneciendo. Pasaron tres años, el sector no resiste más y el Plan Ganadero continúa archivado.

El informe puntualiza que la Meseta perdió en los últimos 10 años un 400% de su producción ovina. El relevamiento realizado detalla que actualmente hay 30.000 cabezas de ganado ovino frente a las 122.000 del año 2009.

Asimismo, la mayoría de los establecimientos ganaderos de la Meseta se encuentran con una ocupación productiva del 33%, un tercio de la capacidad total.

El informe se remonta aún más atrás y llega hasta 1994, año en el que la Meseta había un total de 200.000 cabeza de ganado ovino

El sector agropecuario de Chubut, principalmente el que se encuentra en la Meseta y en el Valle no resiste más y las cifras de la caída en la producción son un fiel reflejo.

LA MESETA: ENTRE LOS PREDADORES, LOS TEMPORALES Y LA TUCURA

En la zona de la Meseta, por ejemplo, se dan dos problemáticas que están estrechamente relacionadas y una se da producto de la otra.

La primera de ellas es la falta de conectividad. La escasez de inversiones en antenas de comunicación o aparatos que permitan utilizar dispositivos tecnológicos como celulares, derivan en que los hombres y mujeres encargados de los campos ya no quieran desarrollar esta tarea por el aislamiento y la imposibilidad de contactarse con sus familias.

El segundo factor que golpea fuertemente al sector ganadero es el de los predadores. Las producciones ovinas y bobinas están amenazadas por pumas y zorros, que ante el vacío de peones que cuidan los campos por la falta de conectividad, dejan a las producciones totalmente descubiertas para el ataque de estos predadores.

Otro de los fenómenos que golpeó duramente a esta región fue la aparición de la tucura, un insecto que ataca los cultivos.

Si bien se instrumentaron programas y hasta se conformaron organizaciones locales encabezadas por los propios jefes comunales, productores de la Meseta y el Ministerio de Agricultura provincial para articular políticas tendientes a controlar y erradicar esta plaga, el resultado no fue completamente positivo.

PROYECTO DE MANEJO INTEGRADO DE PREDADORES

En la actualidad, la alta desocupación de los campos que brinda refugio a las especies de predadores; y la falta de trabajadores rurales que propicia un manejo inadecuado del ganado, han ocasionado un aumento de los incidentes de depredación en el ganado.

El Plan Ganadero remarca “no es conveniente establecer medidas generales para el control de predadores. Las mismas deben tener en cuenta las características locales y regionales estudiando paralelamente las variables relacionadas.

La reducción de pérdidas, en la productividad ganadera de sistemas extensivos de Patagonia depende directamente del manejo que se realice en cada establecimiento y del contexto zonal.

Entre los objetivos que señala el Plan Ganadero Provincial para combatir a los predadores se encuentran:

• Evaluar, zonificar y relacionar el problema con el resto de las variables mediante un mapa ambiental. Se tomará como base la información de la encuesta ganadera, los estudios técnicos científicos realizados anta la fecha e información proporcionada por los propios afectados.

• Disminuir la incidencia de las pérdidas de ganado. Desarrollar un Programa de Capacitaciones dirigidas a productores, trabajadores rurales, cazadores profesionales, extensionistas, técnicos, agentes de conservación de los diferentes organismos provinciales y nacionales, que actuarán como agentes multiplicadores.

Con respecto a las capacitaciones, el dossier aclara que apuntarán a un manejo integral presentando distintas herramientas dirigidas a disminuir el conflicto entre el productor y los depredadores (ganado vs carnívoros). Para ellos se presentarán distintas herramientas catalogadas en métodos no letales y letales de control.

Para controlar el daño se deben usar varias herramientas en forma simultánea, asimismo se requiere mucho esfuerzo y trabajo conjunto, para poder obtener un control eficaz de los depredadores. Es necesario distinguir entre los métodos a utilizar la especie y su condición, entre autóctono y exótico.

Por: Nicolás Gil- Metadata