Image default

Empresa estatal producirá cannabis para uso medicinal

Se trata de la creación de la empresa BioChubut S.E. que tendrá el control de la producción de cannabis y su eventual industrialización en cantidades suficientes para el uso terapéutico.

De acuerdo al proyecto que el Poder Ejecutivo elevará a la Legislatura para su tratamiento, la empresa contará con un capital social de $ 10.000.000, sumado a las partidas que pueda asignarle el gobierno provincial a través de la Ley de Presupuesto y Leyes Especiales.

En el artículo 2 queda claramente establecido el fin que persigue la gestión del gobernador Mariano Arcioni: “Asumirá el control y la regulación de las actividades de importación y exportación de semillas, aceites y otros productos derivados del cannabis, plantación, cultivo, cosecha, producción, adquisición a cualquier título, almacenamiento, comercialización, distribución, uso y consumo de cannabis para ser utilizado exclusivamente para fines medicinales o de investigación científica”.

El dossier señala que a los fines de dar cumplimiento a lo establecido en el artículo 2, “se crea una Sociedad del Estado bajo la denominación Biofarmacéutica Chubut Sociedad del Estado (BioChubut. S. E).

La sociedad deberá constituir domicilio en la provincia de Chubut, pudiendo establecer sucursales, agencias o representaciones en cualquier punto del territorio provincial, nacional y el extranjero.

“BioChubut impulsará la producción provincial de Cannabis y su eventual industrialización en cantidades suficientes para su uso terapéutico”, puntualiza la iniciativa que desembarcará en las próximas horas en la Legislatura.

Entre los puntos medulares de la propuesta que elaboró el Ejecutivo figura que la Sociedad del Estado “también garantizará la provisión medicinal para pacientes que no pueden pagar altos precios de importación, incorporándose al vademécum obligatorio de las Obras Sociales y al sistema hospitalario estatal y público”.

No obstante, la empresa habilitará y diagramará un “registro especial” que tendrá carácter de “reservado y confidencial”, para ser utilizado solo por pacientes individuales e instituciones médicas para uso en tratamientos médicos en sus establecimientos.

Fuente: El Patagónico