Image default

Emilio Pérsico: “La resistencia no está en Twitter, está en las calles”

El líder del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, sostuvo que “esperamos que el Gobierno libere los fondos de la Ley de Emergencia Social”. Destaca la buena relación con la CGT.

En declaraciones al matutino Perfil, Pérsico dijo que en el Gobierno hay iniciativas para dividir a los movimientos sociales. “Tratan de tener políticas diferenciadas como hace la gobernadora (María Eugenia) Vidal con los docentes. Pero el Triunvirato está fuerte y firme junto a la CGT y la CTA”.

Consultado sobre el vínculo del Movimiento Evita, la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) con la Confederación General del Trabajo, remarcó: “Estamos en una situación de muy buena relación. Para la CGT es una decisión estratégica reconocer a nuestro sector como trabajador. Para nosotros es una victoria estratégica muy grande, uno de los mayores logros del último año. Esto nos da muchísima fuerza y poder; pero también nos tiene que dar muchísima responsabilidad”.

Pésico describió la transformación de los movimientos sociales y señaló que primero trabajaron por subsidios focalizados, por planes sociales, y que luego pasaron a desarrollar “proyectos productivos, cooperativas para generar trabajo”. En ese contexto, subrayó la necesidad de “salir del subsidio e ir hacia el trabajo”.

“El subsidio es bueno y necesario cuando hay emergencia, pero si se prolonga en el tiempo enferma. (El papa) Francisco dijo que los movimientos sociales son poetas sociales que inventan trabajo, es una hermosa frase”, añadió. Asimismo, dijo que “Francisco es nuestra inspiración y le agradezco muchísimo la ayuda que nos ha dado para la organización de los movimientos sociales a nivel internacional”.

En tanto, destacó la ayuda que recibieron de la Iglesia. “La Pastoral Social ha sido parte de las primeras discusiones con el Gobierno. Ellos han brindado el ambiente para que esto se haga. Y eso es muy bueno, porque siempre en las discusiones con el Gobierno la Iglesia se jugó en serio por los movimientos populares”, concluyó.