Image default

El video en el que el borracho atropella y mata al repartidor

Lucas Peralta Luna perdió la vida cuando Sebastián De Pietro lo arrolló a toda velocidad.

Lucas Peralta Luna tenía 21 años, vivía junto a su novia, Luana, y trabajaba con su moto como repartidor en medio de esta pandemia que dilató su sueño de irse a vivir junto a su pareja a una casa propia.

El viernes 10 de julio, Sebastián Di Pietro, de 38 años, lo atropelló a toda velocidad cuando iba a bordo de su Dodge Journey y desde entonces la familia de Lucas reclama justicia.

El  accidente ocurrió a la altura de Av. Corrientes y Serrano, cerca de la medianoche. El joven de 21 años se encontraba entregando sus últimos pedidos, cuando Di Pietro se lo llevó por delante.

“Este hombre lo embiste con el auto, que venía a más de 150 kilómetros seguro. Lo golpea de atrás, lo choca y lo tira. Mi hijo vuela de la moto y queda tirado. Él arrastró la moto con su auto, rompió un semáforo y un generador. Dejó sin luz al barrio, y casi destruye todo el puesto de flores que estaba en esa esquina”, le había contado Sabrina, quien supo de lo que ocurrió por el relato de los testigos.

Imagen

En ese contexto, se accedió a uno de los videos del momento en que Di Prieto embiste de forma brutal y despiadada con su auto a Lucas. En las imágenes, sensibles, se puede ver como el Dodge Journey -a alta velocidad- golpea y arremete contra la moto del repartidor, el cual sale despedido y queda tendido en estado de inconsciencia sobre Av. Corrientes.

“Queremos que todo esto no quede impune y se haga justicia por Lucas”, remarcó la mamá de la víctima, quien este viernes a partir de las 18 horas llevará a cabo una nueva marcha en la esquina del lugar del trágico accidente.

Imagen

Según contó, la moto de Lucas quedó a más de 100 metros del lugar del impacto y totalmente destrozada: “El hombre éste no lo asistió y se quiso escapar. Los vecinos no lo dejaron y para colmo la policía le hizo el test de alcohol tres horas después del hecho. Para colmo, el resultado dio 1.7 (el máximo permitido es de 0,50 gramo de alcohol por litro de sangre o aire espirado). Ahí trasladaron a Lucas inconsciente, llamaron a la novia de Lucas y ella me avisó a mi. Lo agarró de atrás. Se lo llevó puesto, todavía estamos esperando las cámaras. Este hombre no quiso declarar”.

 

Imagen

El hecho quedó en manos de la policía de la Comisaría Vecinal 15 B de Villa Crespo y está siendo investigado por el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N°46, a cargo de Jorge Anselmo De Santo.

Si bien -denuncia Sabrina- las autoridades que se hicieron presentes en el lugar y que demoraron a Di Pietro le hicieron el test de alcoholemia tres horas después del accidente, el mismo dio como resultado 1.7 (el máximo permitido es de 0,50 gramo de alcohol por litro de sangre o aire espirado): “Del impacto, una de las zapatillas de mi hijo salió volando e ingresó en un Taxi estacionado en el lugar”.

Lucas fue trasladado rápidamente al hospital, pero cuando su novia y su mamá llegaron al lugar él ya había fallecido. “Yo ya no tengo palabras, ni vida. Me mataron a mi hijo. El hombre ese tiene que pagar por lo que hizo. Era mi único hijo. Hace cinco días que no descanso, como o duermo. Estoy mal”, concluyó.

Hasta el momento, la carátula quedó como “homicidio culposo”, un delito que tiene penas previstas de entre uno y tres años de prisión, razón por la cual la familia busca cambiar la misma a “doloso” para elevar los años de la pena y que este hombre, alcoholizado y superando los límites de velocidad, quede finalmente detenido.

Por Alejo Paredes-Big Band News