Image default

“El rehén”, así le llamaban al príncipe Harry en el palacio en vísperas de su boda

Los empleados de la realeza británica apodaron al príncipe Harry “‘el rehén” en vísperas de su boda con Meghan Markle en 2018, revelan fuentes cercanas a la familia real.
El apodo de ‘rehén’ para Harry surgió después de que, su entonces prometida, supuestamente se enfureciera con los asistentes del palacio por no lograr conseguir la diadema que había planeado usar para la boda para una cita de prueba con un peluquero.
El contratiempo provocó un desentendimiento entre Harry y Angela Kelly, la ayudante más cercana de la reina Isabel II.
“Angela le dijo a Harry que la diadema tenía un valor inestimable y que no podía entregarse con poca antelación”, contó la fuente a The Telegraph.
Al príncipe no le gustó la explicación, por lo que se enfadó con Kelly.
“[Harry] estaba furioso y gritó: ‘Lo que Meghan quiere, Meghan lo tiene’. Sobra decir que esto no cayó muy bien”, agregó la fuente.
Pese a que pudo elegir entre las joyas de la corona que quisiera para su boda con Harry, Markle todavía estaba descontenta, aseguró la fuente.
“Ella buscaba constantemente razones para decir que se lo negaban. Además, quería drama desde el principio”, subrayó.
El pasado junio, Harry y Meghan dieron inicio a un nuevo capítulo de sus vidas tras abandonar sus deberes como miembros de la familia real británica a principios del 2020. La pareja adquirió una residencia en Santa Bárbara, California, en donde vive actualmente con su hijo Archie, en espera de su segundo heredero.