Image default

El regreso de Stiuso y una bomba: ¿Denunciará que Néstor murió de un balazo en la cabeza?

El gobierno de Cristina lo dejó vivo; esperaron que cayera en una guerra narco en Centroamérica. Pero Cristina se olvidó del hombre y Parrilli quizás entró en pánico y lo dejó hacer.

En dos semanas, o antes, “Jaime” Stiuso vuelve a la Argentina para declarar en la causa de Nisman. En su estudio de abogados dicen entre líneas que “Jaime” apunta sus dardos al ex jefe del Ejército, General Milani, y a uno de los custodios del fiscal muerto hace un año.

Se dice que la mujer calcinada en las cercanías del edificio de Puerto Madero había sido la carnada, quien le abrió la puerta al sicario que terminó con su vida. Es una conjetura validada por un pequeño detalle: Nisman vivía pensando en su apariencia. Jamás se hubiera suicidado en el baño y solo vestido con un calzoncillo. Pero es una presunción, no más que eso.

La sorpresa que puede dar el ex jefe de contrainteligencia viene por otro carril.

¿Le dirá a la justicia que Néstor Kirchner murió de un balazo en la cabeza y no de forma natural?

La leyenda urbana dice que la noche trágica, Néstor -en estado de ebriedad-habría golpeado a Cristina y la edecana de la entonces Presidente salió de una habitación contigua y, ante la imposibilidad de frenar la paliza, le disparó al agresor con su arma reglamentaria.

No fue Máximo -como se decía en un principio- el posible autor del disparo sino su custodia femenina, quien un año después fue ascendida con todos los honores.

No damos el nombre de esa soldado, aunque muchos saben de quién se trata.

Si “Jaime” llega a declarar esa versión, dará pie a lo que quiere una gran parte de la dirigencia del PJ y de otras fuerzas: la apertura del mausoleo y la revisión del cadáver de Néstor.

Es una jugada de máxima, pero hay quienes apuestan a que se develará uno de los secretos más grandes de la historia argentina.

Por Jorge D. Boimvaser – @boimvaser para Informador Público