Image default

El presupuesto para la ex SIDE subirá más que el de los científicos y la inflación

El incremento será de casi un 20 por ciento, mientras que la meta inflacionaria es de apenas el 10. Otra vez hay críticas por los fondos reservados de la AFI.

El presupuesto de los servicios de inteligencia incrementará casi un 20 por ciento en 2018, y recibirá unos $834 millones más que este año. En términos porcentuales, el incremento será mayor que para Ciencia y Técnica; Vivienda y Urbanismo y Ecología y Medio Ambiente. La polémica por los fondos reservados y el argumento que deslizan en el oficialismo.

El dato surge del Presupuesto para administración pública que envió el presidente Mauricio Macri al Congreso de la Nación y que esta semana comenzó a ser debatido en sesiones extraordinarias.El Ejecutivo prevé abultar el gasto en materia de inteligencia un 18,3 por ciento. La cifra incluye a la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), pero también a las áreas de inteligencia de las fuerzas de seguridad y defensa.

El jefe de la AFI, Gustavo Arribas. 

El Gobierno quiere destinar para el año que viene $5.389 millones a los servicios de inteligencia. Se trata de un incremento de $834 millones en un área clave para el país, y que por medio del decreto 656 del 6 de mayo de 2016 volvieron a ser reservados, una característica que había perdido tras la reforma de la ley de Inteligencia, sancionada en febrero de 2015 durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

En promedio la ex SIDE tendrá un incremento mayor a otros sectores de la administración pública. De acuerdo con el relevamiento de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), otras áreas – con mayor presupuesto – tienen previsto un crecimiento menor para el 2018: Ciencia y Técnica crecerá un 13,3; Trabajo, un 12,1 %; Vivienda y Urbanismo, 11,3 %; y Ecología y Medio Ambiente, un 13,8 %.

Pero además, se trata de una cifra que aumenta ocho puntos por encima de la inflación prevista para el año que viene por el propio gobierno, estimada en 10 por ciento, con una posibilidad de variar dos puntos.

La ex SIDE incrementará fuertemente su presupuesto para 2018.

En el oficialismo deslizaron que la suba está vinculada a la cumbre del G-20, que se llevará a cabo entre el 30 de noviembre y el 1 de diciembre. Un hombre de Cambiemos explicó que se impulsaron medidas de seguridad que requieren de mayor presupuesto.

Sin ir más lejos, el Ministerio de Defensa concretó compra de aeronaves especiales por unos $100 millones, exigidas para la cumbre que reunirá a los jefes de Estado más importantes del planeta. El rol de la AFI, que preside Gustavo Arribas, explican, será fundamental.

Para el presidente de ASAP, Rafael Flores, la suba prevista para el año próximo está apenas por encima del promedio global de todo el presupuesto, que ronda el 16 por ciento. “Está por arriba del promedio de gasto previsto para 2018”, señaló. En esta línea, destacó que en términos porcentuales, se estima un crecimiento por encima del 20 por ciento en áreas importantes, como Educación y Seguridad Social.

Este incremento en materia de inteligencia tampoco resulta nuevo. Este año, la ex SIDE tuvo un suba de 355 millones en comparación con 2016, que representó un aumento del 24,5 por ciento en las partidas que recibe el organismo.

FONDOS (Y DATOS) RESERVADOS

La suba en el presupuesto con el que contarán los servicios de inteligencia a partir del 1 de enero despertaron críticas y suspicacias. El motivo central es que se trata de fondos que otra vez volvieron a ser reservados, a los que sólo pueden acceder un puñado de diputados y senadores en la Comisión bicameral de Seguimiento de los Servicios de Inteligencia, que preside el radical Juan Carlos Marino.

El presupuesto de la AFI permanece en calidad de reservado.

De hecho, varias ONG’s hicieron presentaciones judiciales, a través de la Iniciativa Ciudadana para el Control del Sistema de Inteligencia (ICCSI). “Pedimos el detalle del monitoreo de los llamados e información de todo lo que está vinculado a los fondos reservados y nos dijeron que lo que pedíamos era secreto”, remarcó a este medio Beatriz Busaniche, de la ONG Vía Libre. Un dato irónico: esa solicitud también fue encarpetada bajo calidad de “secreta”.

Busaniche atribuye el fuerte incremento del 20 por ciento a la “restauración del poder de los servicios de inteligencia”, y remarca que la suba “tiene que ver con la política de este gobierno”. “Haber puesto a un amigo íntimo de Macri a cargo de la AFI, que tiene trayectoria cero en el campo de la seguridad y los servicios de inteligencia da la pauta de que es el propio Presidente el que maneja esta cuestión”, agregó.

“En todos los países del mundo son gastos reservados”, se ataja un diputado oficialista ante la consulta, al tiempo que aclara que “los servicios de inteligencia son un tema reservado, aunque no nos gusten”.

Por Agustin Gulman – BBN