Image default

El plan de la UCR para ganar más protagonismo en Cambiemos

Es un histórico reclamo del radicalismo tener un mayor protagonismo en la gestión Cambiemos. En los últimos días pareció desinflarse la campaña para poner al eventual vice de Macri. En el centenario partido están mirando otro esquema que les dé mayor relevancia en el mapa político.

No pasaron desapercibidas, sino más bien todo lo contrario, las críticas que el presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, disparó contra el gobierno de Mauricio Macri, del que su partido es aliado político. Los dardos del gobernador de Mendoza se dirigieron especialmente contra el ministro de Energía, Juan José Aranguren, quien es el rostro más visible de los ajustes tarifarios que los boinas blancas reprochan.

Aranguren contestó que -palabras más, palabras menos – él responde al Presidente y que no le va a explicar nada a nadie más. Pero la respuesta política provino de otro lado. En su columna en el portal Infobae, el periodista Luis Majul -un vocero oficioso de la Casa Rosada- insinuó que lo que Cornejo perseguía con sus declaraciones no era otra cosa que “obtener más cargos”.

Es cierto que es un histórico reclamo del radicalismo tener un mayor protagonismo en la gestión Cambiemos. Cornejo es uno de los que impulsaban que el binomio con el que Macri dispute su reelección esté integrado por un radical. Esa propuesta luego mutó a que la fórmula“tenga mayor equilibrio” a la hora de representar a los socios de la coalición.

Cornejo se autoexcluyó de la posibilidad de integrar la fórmula. Y en los últimos días pareció desinflarse la campaña para poner al eventual vice de Macri. Esto se debe -comentan en los corrillos políticos- a que el Presidente ya les dejó en claro a los radicales que quien se unirá a él en la boleta será otro PRO puro. Gabriela Michetti repetiría en ese rol.

Por ende, en el centenario partido están mirando otro esquema que les dé mayor relevancia en el mapa político. La mira estaría puesta en agregar gobernaciones a su haber. En la UCR se entusiasman con obtener hasta 9 provincias en las elecciones del año que viene. Esto les daría, además, mayor volúmen en el Congreso lo que -intuyen- los dejaría en una situación de mayor fortaleza a la hora de pulsear con la Casa Rosada algunas políticas. En síntesis, más herramientas para hacer más gradual el gradualismo.

La pelea por las provincias no pone al radicalismo sólo frente al peronismo, sino también al PRO. En el radicalismo se quejan de que, con la intención de instalar candidatos, el macrismo empatana la situación en distritos donde corren con buenas chances. Citan por el caso el de Entre Ríos, donde ponderan al radical Atilio Benedetti, que ganó las legislativas provinciales con más del 50% de los votos, pero la Casa Rosada podría impulsar al ministro del Interior, Rogelio Frigerio. En Córdoba también existe ese dilema. Mario Negri declinó ser presidente del partido para poner su mayor esfuerzo en su candidatura a gobernador. En el Pro, en cambio, no parecen proclive a abandonar la postulación del exárbitro Héctor Baldassi.

https://cdn.urgente24.com/sites/default/files/notas/2018/04/16/cornejo.jpg

Fuente: Urgente 24