Image default

El peronismo cree que Macri puede terminar peor que De la Rua

El presidente Mauricio Macri volvió a descartar la idea de sumar sectores peronistas a su gobierno cuando afirmó que “no se trata de amontonar, sino de tener coherencia”. Este enunciado elaborado por Jaime Durán Barba y Marcos Peña, esconde algo que no quieren reconocer, ningún peronista, a está altura del gobierno de Cambiemos, formaría parte de una administración que puede correr la misma suerte que el de la Alianza con el radical Fernando De la Rua.

El peronismo es mucho más que un concepto político de poder, pero lo más importante, guste o no, con sus aciertos y sus errores, es el único movimiento político de la Argentina que en su concepción prevalece la justicia social y el bienestar del pueblo sobre todas las cosas.

Es por esto que jamás formaría parte del macrismo, de los intereses corporativistas que ellos defienden y mucho  menos compartirían el concepto de sociedad al que aspiran, donde está marcado en sus políticas y dirigentes que creen que hay ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda.

Si sumamos a ese cóctel un gabinete con visión unitaria y funcionarios que responden más a las corporaciones que al pueblo argentino, minimizando las necesidades del interior, enunciando un federalismo falso y ofensivo, es imposible que algún dirigente peronista que lea la realidad política como corresponde, quiera formar parte de este gobierno que es lo más parecido al de Fernando De la Rua, por su ineptitud y su soberbia. Así que desde ésta perspectiva, lo que para Macri, Durán Barba y Peña es una luz al final del camino, para el peronismo es el tren que viene de frente.

Le recomendamos leer las siguientes columnas de Jorge Asís y Horacio Verbitsky:

La vuelta del Estado Concernido Por Jorge Asís

El nuevo bipartidismo Por Horacio Verbitsky

La Argentina porteña Por Jorge Asís