Image default

El “modelo Schiaretti” que el macrismo quiere para las paritarias estatales

El 11% acordado por los estatales y el Gobierno de Córdoba es la pauta que, fantasean en Casa Rosada, deberían imponer las provincias para expandir el efecto al sector privado. El ojo puesto en Vidal.

El once por ciento que el gobernador cordobés, Juan Schiaretti, acordó en la paritaria con los empleados estatales para el año próximo es el punto de partida de la pauta salarial que el Gobierno buscará controlar antes de marzo, cuando arranque la etapa caliente de la puja entre sindicatos y patronales por los reajustes anuales, que buscarán competir con la inflación.

Dentro de la Casa Rosada interpretaron el acuerdo cordobés como un resultado adicional de las renegociaciones que mantuvieron los ministros del Interior y de Hacienda, Rogelio Frigerio y Nicolas Dujovne, junto al jefe de Gabinete Marcos Peña con nueve gobernadores para apuntalar la sanción de la reforma previsional.

En el ministerio de Trabajo, ante las consultas, se mostraron cautelosos, pero no ocultaron su optimismo por la cifra que cerró Schiaretti. “Nosotros creemos que las paritarias no tienen que tener techo, pero tenemos claro que hay algunas que marcan la pauta, como en la actividad bancaria, donde ya hay intercambios. Otro caso son los estatales”, explicó un funcionario que reporta al titular de la cartera laboral Jorge Triaca.

Sin embargo, más allá de la distancia, la fuente reconoció que el 11%, una cifra exigua comparada incluso con las más optimistas previsiones inflacionarias, “está dentro de los cálculos que manejamos para las paritarias, porque pronosticamos entre un 9 y un 11%” de inflación, remarcó.

En el mapa de arena que dibujan en Hacienda, la pauta que cerró Schiaretti puede tener un efecto ordenador en Córdoba y también en las negociaciones que mantengan los demás mandatarios provinciales con sus empleados públicos. El ojo está puesto, especialmente, en la provincia de Buenos Aires, gobernada por María Eugenia Vidal, cuya administración también apunta a arrancar la negociación dentro de las estimaciones anuales de Trabajo.

Aunque los primeros cálculos sindicales para el 2018 son superiores al 40%, en el Gobierno aseguran que el ciclo económico del año próximo tendrá una inflación controlada que no superará el 15%. Se trata del mismo argumento que utilizó el Gobierno para este año, aunque la inflación anual desbordó las estimaciones oficiales. Para 2018 el primer cerrojo oficial a los reclamos salariales provino de Córdoba y preanuncia un acelerado incremento de la conflictividad sindical, especialmente en provincias como Buenos Aires. También dentro del Estado nacional, donde la administración de Cambiemos prepara una batería de recortes y despidos que podrían oficializarse luego del comienzo de este año. Incluso, el ministro de Modernizacion, Andrés Ibarra, ya postergó tres veces el plan de ajuste que tenía previsto anunciar.

Por Claudio Mardones – LetraP