Image default

El Ministerio de la Venganza al modelo M

Desarrollo Productivo es la cartera más puramente albertista y se armó con expertos en comercio e industriales “fierreros” de las áreas despreciadas por Cambiemos. El aporte de Katopodis.

El Ministerio de Desarrollo Productivo es la síntesis del cambio de paradigma entre la visión fabril y de repunte económico del gobierno de Alberto Fernández y el de Mauricio Macri. No es señal de éxito, pero el armado prefigura un giro total respecto a la valoración del sector productivo y la administración del comercio: por decisión de su titular, Matías Kulfas, se recreó en la Secretaría de Industria y Comercio un organigrama con dirigentes y economistas que salieron de las fábricas, del sector textil, que vendrán de organismos internacionales, de la Universidad y la Municipalidad de San Martín y de otros rubros de la actividad. Gente que, en su mayoría, proviene de fábricas pyme que para Cambiemos no estaban en los planes.

A mediados de 2016, el actual secretario de Industria (falta su nombramiento), Ariel Schale, fue parte de una reunión que algunos rubros industriales mantuvieron con el entonces ministro de la Producción, Francisco Cabrera. En ese encuentro les aclaró que Macri creía que había sectores que no eran competitivos y se tenían que reconvertir. Uno de ellos, el textil. Schale fue a esa cita como hombre de los textiles de la Fundación Protejer. El hombre en cuestión fue funcionario de Comercio Exterior con Néstor Kirchner y uno de los creadores del esquema de Declaraciones Juradas de Importaciones (DJAI). Este dato no es menor: da señales del perfil de protección a industrias nacionales que tendrá la cartera.

Hoy Schale quedó al frente de un grupo de personas que parecen alineadas con otros intereses: baja de tasas, impulso a la pequeña y mediana empresa, acceso al crédito. En las últimas horas se confirmó que la subsecretaria de Industria será otra mujer de Protejer, la economistas jefa Julieta Lousteau. Es quien tanto en el kirchnerismo como en el macrismo elaboró los diagnósticos de un sector relevante porque es intensivo en materia de empleo. En 2015 estuvo en Corea del Sur estudiando el desarrollo económico de esa potencia y, en 2019, viajó a Portugal a ampliar conocimientos sobre industria 4.0.

“Acá va a haber gente capacitada, estamos convocando a gente que trabaja a diario en los temas”, contó a Letra P alguien está en el armado de la cartera. Cuentan allí que las personas hacen a la idea final, que es reperfilar la relación con los sectores de la producción, de un gobierno que priorizaba otro tipo de negocios como el de la especulación y las finanzas, a uno que le apunta al empleo y la actividad desde la base.

En pymes estará Guillermo Merediz, un académico de la UBA y Flacso que asesoraba al ahora ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis. El municipio de Santa Martín y la Universidad con sede en ese municipio también fueron una cantera de selección para Kulfas: Laura Tuero, la ex directora de Desarrollo Territorial de San Martín, ocupará el cargo de subsecretaria pyme. En la Subsecretaría de Economía del Conocimiento, en tanto, aparece María Apólito, de la UNSAM y con antecedentes en la provincia de Buenos Aires. Mariela Balbo, del centro pyme de esa universidad, estará en la Subsecretaría de Emprendedores.

Paula Español, la secretaria de Comercio Interior, es quizás la única que no es 100% del riñón del Presidente. Aunque hace tiempo venía trabajando cerca de los Callao, estaba más identificada con el kirchnerismo desde sus años de secretaria de Comercio Exterior con Axel Kicillof. Experta en el tema de diálogo fluído con los privados, Español estará secundada por Matías Ginsberg, encargado de Políticas para el Mercado Interno, un joven que era de su equipo y venía asesorando al ahora gobernador bonaerense.

Por Leandro Renou – LetraP