Image default

El juez Casanello volvió a rechazar el pedido para indagar a Victoria Donda

El fiscal Guillermo Marijuán hizo dos solicitudes. Es por la denuncia contra la directora del INADI por el ofrecimiento de un cargo público a su empleada doméstica.

El juez Sebastián Casanello rechazó este miércoles el segundo pedido de indagatoria presentado por el fiscal Guillermo Marijuán contra la titular del Instituto contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), Victoria Donda. La solicitud había sido hecha a raíz de la denuncia por ofrecerle un cargo público a su empleada doméstica para saldar así un conflicto laboral privado.

Además, el magistrado dio la orden para realizar dos medidas de prueba que considera necesarias para darle continuidad a la investigación sobre la empleada doméstica. La mujer denunció haber trabajado “en negro” durante la mayor parte de los 14 años en que prestó servicios en la vivienda de la funcionaria pública.

Donda fue denunciada en diciembre pasado por el abogado Fernando Zarabozo, representante legal de Arminda Banda Oxa, la mujer de 62 años que tras romper la relación laboral con Donda, reveló una serie de situaciones irregulares.

En la presentación judicial se detalla que “Oxa había sido empleada de la exdiputada desde el 1° de marzo de 2007, cumpliendo tareas domésticas en su domicilio. Pero una vez iniciada la cuarentena dispuesta por el Poder Ejecutivo como consecuencia de la pandemia del Covid-19, Donda pretendió desvincular su relación laboral, intentando que aquella renunciara por su propia voluntad y de manera unilateral, ofreciéndole en dicha oportunidad, en caso de acceder a ello, a la percepción de un subsidio o de un cargo en el INADI, siendo que tales circunstancias la eximirían de pagar la indemnización correspondiente por despido injustificado”.

La defensa de Donda argumentó que la oferta fue “en potencial” y que no estaba acreditada “la obligación de renunciar ante el ofrecimiento”. Sin embargo, Donda también fue denunciada por registrar a Oxa recién en 2014, algo que de ser cierto indicaría que la empleada doméstica estuvo “en negro” durante siete años.

Al recibir el expediente con el pedido de indagatoria, Casanello emitió una orden para que el INADI informe si se registró alguna “resolución, acto administrativo o contrato” para emplear a Oxa.

También ordenó una medida de prueba similar solicitando al Ministerio de Desarrollo Social que informe si en algún momento se inició en su administración algún trámite para que la empleada doméstica fuera beneficiada con un plan social.