Image default

El hijo de Lázaro Báez se salvó de ir preso

Martín, descendiente del detenido empresario santacruceño, estuvo en el juzgado federal de Río Gallegos luego de haber sido apercibido en el marco del juicio que se le sigue por lavado de activos.

El fiscal de juicio Abel Córdoba pidió este miércoles la detención de Martín Báez, hijo del empresario Lázaro Báez, por violar un embargo e inhibición judicial en el marco de la causa conocida como “La ruta del dinero K” y los jueces del Tribunal Oral Federal 4 definirán mañana sobre ese planteo.
El pedido del fiscal se produjo tras conocer información clave aportada por la Unidad de Información Financiera (UIF), y mientras está en curso el juicio contra Báez, sus cuatro hijos y otros más de veinte acusados.El TOF 4, a cargo del proceso, intimó en horas del mediodía a Martín Báez a que se presentara antes de la finalización de la audiencia del juicio bajo advertencia de detención.Sin embargo, tras enterarse del pedido del Tribunal, el hijo de Lázaro Báez se acercó hasta los tribunales de Río Gallegos, Santa Cruz, y luego sus abogados les aseguraron a los jueces que ya tenía pasaje de regreso a Buenos Aires.

Fuentes judiciales informaron a NA que los jueces decidieron entonces prorrogar hasta mañana a las 8el plazo para que Martín Báez se presente en Comodoro Py.

Luego de que se acerque a los tribunales de Retiro, el TOF 4 definirá sobre sobre el pedido del fiscal Córdoba.

Sobre Martín Báez pesaba un embargo de 10.500.000.000 millones de pesos, pese a lo cual continuó “con la articulación y ejecución remota de complejas y millonarias maniobras”, argumentó la fiscalía en su pedido de detención.

Todo se originó a partir del informe otorgado por la UIF en el que detectó que había 3.050.918 de euros en la cuenta 590201 del Banco CBH LTD de Bahamas, fondos que ya fueron bloqueados.

La cuenta bancaria correspondería a la firma EASTERN SHORELINE LIMITED, cuyos beneficiarios finales serían los acusados Martín, Luciana, Leandro y Melina Báez, y ese dinero provenía de cuentas de la firma KINSKI SA.

El 25 de febrero de 2015, Martín Báez suscribió, en representación de la empresa Kinski S.A., la apertura de la cuenta 579484 en el Banco CBH LDT de Bahamas.

A los pocos meses, esa cuenta recibió del Banco Safra Sarasin la suma de 10.399.975 de dólares de la cuenta 608663, cuya titularidad era de la Foundation Kinsky, cuyos beneficiarios eran los cuatro hijos de Báez.

Luego, a fines de 2015 y por gestiones de Ahmad Strachan y Úrsula Rolle, se abrió en el Banco CBH LTD de Bahamas la cuenta 590201 a nombre de la sociedad Eastern Shoreline Limited, creada en el mismo país.

Como beneficiario de dicha cuenta se señalará a Artincom International Trading Corp, una sociedad creada en la República de Islas Marshall.

Esta última cuenta recibió los más de 10 millones de dólares que previamente estaban depositados en la número 579484 de Kinski S.A. en el mismo banco, y luego se creó en esa misma entidad la subcuenta 590207.

La 590201, según documentación reciente, registra movimientos en dólares hasta el 2 de agosto pasado y de euros hasta julio.

Además, las dos cuentas últimas registradas en el CBH LTD de Bahamas figura Martín Báez como “beneficial owner” y la propia entidad bancaria direccionó su actividad dirigida a conocer a su cliente hacia el hijo mayor de Lázaro.

En el hallazgo de la UIF, se detectaron el año pasado unos 2.981.646 de euros en la cuenta 590201 y unos 1.009.391 en la subcuenta 590207, siendo un total de 3.991.037 de euros: en el camino, evalúan los investigadores, se fugaron unos 5,5 millones de dólares de los más de 10 iniciales.

“Ha sido Martín Báez quien a la luz de un análisis de dominio de los hechos surge con un protagonismo mayor, evidenciado sobre todo en la suscripción personal de documentos que instrumentan órdenes en el plano societario y financiero que se traducen en disposición de fondos de origen ilícito, en abierta disputa con las decisiones jurisdiccionales dictadas”, sostuvo el fiscal Córdoba, al solicitar la detención.

Por ello, el fiscal se refiere al “riesgo procesal” que representa que Martín Báez esté en libertad, ya que operaciones bancarias fueron “encabezadas” por él “y desarrolladas en el ámbito de la estructura societaria montada para contener y direccionar fondos de fuente ilícita, originalmente provenientes de la actividad ilícita” de su padre. .

Si bien Leandro Báez también tuvo participación, para el fiscal fue menor, y por ello había pedido que se le imponga la obligación de no ausentarse por más de 24 horas de su domicilio y la obligación de presentarse periódicamente ante el Tribunal.