Image default

El Guaraní, la moneda estrella de Sudamérica revertirá su curso luego del repunte de 8%

Un soberbio repunte que llevó a la moneda de Paraguay a convertirse este año en una de las de mejor desempeño en el mundo va rumbo a revertir su camino.

Se espera que el guaraní de Paraguay se debilite en los próximos meses después de fortalecerse casi 8% este año, el mayor avance en la región y el tercero más grande del mundo, a medida que disminuyen las entradas estacionales de dólares de las exportaciones de soja.

La decisión del banco central de dejar de participar temporalmente en los mercados monetarios locales en nombre del Gobierno también podría debilitar las perspectivas para la moneda.

Analistas encuestados por el banco central esperan que el guaraní termine el año a 6.800 por dólar, 6% más débil que su nivel actual. Desde el 30 de marzo, cuando alcanzó un máximo de 18 meses, de 6.155 por dólar, la moneda cayó 3,9%.

Patricio Fiorito, socio y director comercial de la firma de gestión de activos con sede en Asunción Puente Paraguay, espera que el guaraní reduzca sus ganancias recientes y termine el año entre 3% y 5% más fuerte que el nivel de cierre de 2020.

En el corto plazo, prevé que el guaraní cotizará en una banda de entre 6.300 y 6.500 por dólar. La venta de exportaciones de soja podría generar cierta volatilidad en ese rango.

“La presencia de actores estratégicos como el banco central, Hacienda y agroexportadores significa que cualquier movimiento por uno de ellos influye de forma exacerbada” en el nivel de la moneda, dijo Fiorito, cuya firma administra alrededor de US$650 millones.

La moneda de Paraguay repuntó en los primeros meses del año luego de que los precios de la soja aumentaran al máximo en casi siete años, lo que elevó las exportaciones del producto básico en 10,4%.

La nación, con 7 millones de habitantes, es el tercer mayor exportador de oleaginosas de Sudamérica. En el segundo semestre del año, se espera que las entradas de dólares disminuyan a medida que la soja se cosecha en el país sin litoral durante los primeros seis meses del año.

Otro factor que contribuye a una perspectiva más débil para el guaraní es la incertidumbre relacionada con la intervención del banco central en los mercados de divisas.

Por lo general, el banco central cambia los ingresos del Gobierno en dólares a guaraníes –conocido en la jerga local como operaciones compensatorias– para no generar volatilidad en el mercado de cambios. Esas transacciones totalizaron US$227 millones en el primer trimestre.

El economista jefe del banco central, Miguel Mora, dijo el martes en una transmisión vía internet que la autoridad monetaria detuvo esas ventas la semana pasada debido a la “coyuntura”, sin dar más detalles.

Ken Parks- Perfil