Image default

El escrache Por Ruben Marcelo D’Agostino

Se conoce como escrache al término coloquial ,en Argentina y Uruguay ,que según el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) es romper, destruir, aplastar o, fotografiar, retratar a un individuo.

Hay tanta mente afiebrada y grietosa en Argentina,que conviene,antes de desarrollar mi idea,hacer algunas aclaraciones.

-Soy afiliado al partido ParTE que lidera el Dr. Alberto Fernández.-
Estas ideas no son para defender a nadie (se defiende solo) ni siquiera como afiliado del partido que puede sentir dolor al ver a su líder escrachado.-(en este caso el dolor es del amigo,no del afiliado)
Jamás escribí ni escribiré nada por sugerencia ni pagado por nadie.
Simplemente escribo en mi calidad de “hobbista político”o mejor dicho,como “animal político,absolutamente incorrecto”.
Tengo la bendición de poder usar un medio de comunicación que además de ser gratuito(este blog)me permite expresar lo que pienso sin pedir permiso a nadie..
Lo que pienso no es la verdad absoluta,es solo mi verdad,pero hasta que se me demuestre lo contrario,no tengo otra.

“El escrache es de por sí un hecho cobarde y condenable”
Esta es la invariable respuesta de muchos actores sociales y de la mayoría de los políticos.
Si le preguntas a un ciudadano raso tal vez te diga-hay que escracharlos a todos,que no puedan ir a ningún lado sin sentir vergüenza-.Entonces,¿dónde está la verdad,en el no o en el si?
Tal vez,como casi siempre, se encuentre en el punto de equilibrio.
Algunos actores sociales dirán que es condenable porque suponen que queda bien decirlo aunque piensen lo contrario y otro lo dirán porque realmente lo piensan.
En el caso de los políticos muchos lo dirán como método de autodefensa y otros lo dirán porque realmente defienden las libertades individuales.
Quizás esto último sea el centro de la cuestión.
Escrachar es coartar la libertad de transitar,permanecer,de hacer uso de lugares públicos o privados con acceso público.Ahora,el que piensa que escrachando a otro y restringiendo su libertad puede suplantar una condena a prisión de un juez,sustituyéndola por una reclusión “moral”,está equivocado.
Se supone que si te escrachan en todos lados,llegará el momento que no quieras salir a la calle y será una forma de sustituir la cárcel por una reclusión domiciliaria.
Pero¿quien tiene la autoridad moral y efectiva para dictar semejante condena?
Llega un momento en que la inacción o complicidad de los jueces,simplemente harta,y entonces vienen estas reacciones destempladas.Pero si un juez,tiene la pequeña posibilidad de equivocar su punto de vista,el que escracha,también se puede equivocar.
Todo sería más claro, menos doloroso,menos discutible y sin tanto apego a la ley de la selva si la justicia funcionara correctamente.Sabido es que la justicia es impartida por seres humanos y muchos seres humanos pueden ser corruptibles,perezosos,miedosos,adaptables al calor del poder de turno o simplemente indolentes.Y aunque la justicia tenga “tránsito lento”como en nuestro país,mejor sería escrachar cara a cara sin escudarse en la multitud,como un cardumen de pirañas,al supuesto corrupto.¿Quien se anima a parar en algún lado a un supuesto corrupto y decirle en la cara-usted es un ladrón-?
Más de uno ,en soledad, no le diría nada y le pediría una selfie.
Hay casos en que los escraches son inducidos por personas con las que se mantiene una enemistad o intereses contrapuestos.Eso no es escrachar,mandar a alguien a que pegue un grito,esperando la reacción de la gente en contra de otro es simplemente una hijaputez.
Analizando la reacción del escrachado,el 99 % de los casos,agachan la cabeza y quieren que se los trague la tierra,o infantilmente,sacan su telefonito y fotografían a los escrachadores para intimidarlos.
El 1% restante hace frente a la agresión.
No hace falta pensar mucho para darse cuenta,por la reacción.de quien se sabe culpable y quien no es culpable y que sabe que lo mandaron a escrachar.
Alberto Fernandez se retiró hace 8 años del gobierno,su patrimonio es menor al de cuando empezó en el gobierno,sigue siendo profesor,sigue formando jóvenes,no tiene causas penales abiertas,no está en el fixture de Comodoro Py,tiene partido propio aliado a otro que sacó casi 6 millones de votos y que es el verdadero contra-poder de este gobierno,es didáctico,mesurado,dice lo que piensa,sin miedo y sin precio,escribe,enseña,conduce.
Fue fundador de un proyecto,cuando vio que se desbarrancaba,tomo la decisión de alejarse con todo el dolor que ello implica.Muchos podrán no estar de acuerdo con el pero el 99% lo respeta.Es el y no otro el que está en mejores condiciones para ser escuchado por miles y miles de militantes que se quedaron sin líder.
Es el y no otro el que está en condiciones de jerarquizar una banca en el Congreso,sencillamente porque tiene equilibrio,y experiencia.Fue un acérrimo crítico al último gobierno,y casi siempre el tiempo le dio la razón.¿Entonces?
Entonces,lo que escribí antes no son las razones por las que me afilie a ParTE.
Todo esto yo ya lo se,me afilie para poder ayudar con lo que esté a mi alcance para sentar a alguien valioso en una banca,y ese día,ni siquiera pretendo estar presente en la jura,esto no lo hago por nada,lo hago solo para que ese día,me vaya a dormir tranquilo sabiendo que fui un granito de arena y que estoy bien representado en el Congreso.
Todo esto lo escribí para que nos demos cuenta que Alberto Fernandéz es alguien “objeto de escrache” que este no será,seguramente el último,que “mandaran”muchos más,pero también sé que el ciudadano es inteligente (un poco más que esa señora que lo confundió con Aníbal) y que sabrá que no es “sujeto”sino “objeto”.}
Que molesta y que entonces es “escrachable”.
No te dejes confundir.
Muchas gracias por tu tiempo.
Un abrazo en tu alma.