Image default

El escándalo de Karina Jelinek en Nordelta

La modelo dejó ante la prensa una extraña declaración respecto a la fiesta que organizó en Nordelta, y que derivó en una denuncia policial.

El fin de semana, un hombre de 36 años llegó a la casa de Karina Jelinek en el barrio Cabos del Lago (Nordelta). Había ganado un concurso organizado por la modelo en redes sociales por el que accedía a tener “una previa” con ella.

Tras arribar al domicilio de la cordobesa, el hombre (identificado como Jesús Martín Smigliani) se habría arrepentido del plan (N. de la R.: lo que trascendió es que en realidad tenía intenciones de intimar con la modelo y como no pudo huyó) intentó escapar del lugar en su vehículo, un Fiat 500 color negro. En su trayecto, agredió a dos empleados de seguridad y rompió una valla.

Con ayuda de dos amigas de Karina, Valeria Frías y Florencia Farías, los guardias lograron interceptar a Smigliani y el caso terminó en una fiscalía a cargo de la doctora Laura Capra.

Acostumbrados a la paz del barrio, los vecinos de Nordelta quedaron shockeados con la noticia, que recién se difundió en los medios ayer. Sin embargo, no es la primera vez que la modelo tiene problemas en el barrio privado.

Días antes de este episodio, una usuaria de la red social Twitter, Vivi Álvarez (@maildevivi), que asegura que vive a 50 metros del domicilio de la modelo, dio a entender que Jelinek debe expensas y necesita hacer fiestas y vender entradas “y otras cosas” para sobrevivir.

“Esta tal Jelinek a la que vienen echando de todos los barrios de Nordelta hace fiestas con cumbia a todo volumen y luces violetas fin de semana por medio y rompe las b…”, siguió la vecina por Twitter.

Karina le salió al cruce. “Buen día Señora Viviana. Si es mi vecina me gustaría conocerla y a mi familia también. Cuando quiera es bienvenida así hablamos en persona. Disculpas si le molesta que festeje mis cumpleaños y el de mis amigas. No entiendo sus comentarios y, que yo sepa, nadie me echó”, desafió la cordobesa.