Image default

El drama del futbolista Walter Montillo: murieron su padre y su abuelo y ahora su madre tiene coronavirus

El padre del futbolista había fallecido el pasado 7 de abril, afectado de COVID-19, en una clínica privada de Brandsen. Su esposa había quedado en aislamiento en el mismo centro médico, donde se confirmó el contagio

La vida de Walter Montillo dio un vuelco de 180 grados tras la aparición del coronavirus. El volante de la Universidad de Chile sufrió la muerte de su papá, Walter Oscar Montillo (60), el 7 de abril y la de su abuelo paterno, Óscar Montillo (90), ocurrido la semana anterior, el 2 de abril, “en ambos casos por el coronavirus”, según había informado en un comunicado el club de la capital del país trasandino.

Hoy, el ex San Lorenzo está cumpliendo 36 años y la pandemia le volvió a dar un nuevo golpe: su mamá, Marta, también dio positivo de coronavirus. El diagnóstico fue confirmado por la Municipalidad de Lanús. La mujer se encuentra en su casa, en Gerli, “asintomática y en buen estado de salud”, por lo que se espera que evolucione favorablemente.

View this post on Instagram

Hoy es mi cumpleaños. Diferente a todos los anteriores. Días difíciles los que nos toca pasar a todos. Por suerte los tengo a ellos cuatro que están siempre y cuando más necesito una sonrisa en sus caras. Agradezco todos los mensajes que me hacen llegar y repruebo todas las informaciones erradas que algún sector de la prensa utiliza. Para aclarar un poco todo, no he tenido contacto con ningún periodista desde lo que paso con mi viejo (solamente se lo he comunicado a la gente de @udechileoficial). Con respecto a mi mamá, ella se encuentra aislada hace 14 días. Era esperado que el test de Covid de positivo por el acercamiento con mi papá. Se encuentra asintomática y a la espera del nuevo test para ver si ya está curada. Les pido encarecidamente a los medios que chequeen una y otra vez la información, ya que hay gente que confía mucho en sus noticias. Por eso hoy brindaré por los que ya no están y también por los que la siguen peleando. Gracias a todos! Monti

A post shared by Walter Montillo (@wdmontil10) on

Marta estuvo internada en la clínica privada de Brandsen donde murieron su suegro y su marido. Pero tuvo que regresar a su casa, luego de que la clínica cerrara durante 15 días por orden de las autoridades del municipio a partir de una serie de irregularidades y denuncias. Como no tenía síntomas, la madre del ex jugador de Tigre fue derivada a su hogar.

A través de su cuenta de Instagram, Montillo compartió un extenso mensaje por su cumpleaños, junto a una postal en la que se lo puede ver junto a su mujer e hijos: “Hoy es mi cumpleaños. Diferente a todos los anteriores. Días difíciles los que nos toca pasar a todos. Por suerte los tengo a ellos cuatro que están siempre y cuando más necesito una sonrisa en sus caras”.

El futbolista aprovechó la oportunidad para agradecer los mensajes que le llegaron y les dieron fuerzas a partir de las pérdidas de su papá y abuelo, y aclaró la situación de su mamá: “Con respecto a mi mamá, ella se encuentra aislada hace 14 días. Era esperado que el test de Covid-19 de positivo por el acercamiento con mi papá. Se encuentra asintomática y a la espera del nuevo test para ver si ya está curada”, explicó el volante en su cuenta de Instagram.

El sábado 4 de abril, Walter Óscar Montillo fue hospitalizado tras presentar graves problemas respiratorios que, lamentablemente, terminaron ocasionando su muerte. Desgraciadamente para Walter y su entorno familiar, la muerte de su padre se sumó a la de su abuelo Óscar, el 2 de abril, quien también presentó los mismos problemas de salud propios del coronavirus.

Walter Oscar Montillo tenía 60 años y había ingresado al Instituto Médico Brandsen con problemas respiratorios el 31 de marzo. En el primer hisopado, había dado negativo de COVID-19, pero en el segundo el resultado fue positivo: “El paciente tenía patologías previas: obesidad mórbida y diabetes. Falleció por una neumonía y dio positivo por COVID-19”.

La muerte de Walter Oscar Montillo, empleado judicial, provocó un escándalo en Brandsen debido a que la empresa funeraria que trató el cadáver denunció que la clínica había falsificado el certificado de defunción, ocultando que el fallecido padecía coronavirus.

“En ningún momento nos avisaron del riesgo. Mis empleados retiraron al fallecido con guantes y barbijos N°95 porque era una muerte normal. En el certificado de defunción le pusieron que la causa final fue un infarto agudo de miocardio”, acusó el dueño de la funeraria, Gaspar Pourtau.

Es por esta razón que el Municipio decidió denunciar a la clínica por el mal manejo de la situación y la misma tuvo que cerrar durante dos semanas. “La difusa información, la sospecha de haber manejado cadáveres de manera irresponsable y el no cumplimiento de las medidas de seguridad para la comunidad en general, y para los pacientes y empleados del Instituto, de la empresa velatoria y del cementerio municipal en particular, nos obligan a actuar”, afirmó el intendente Cappelletti en una carta a la ciudadanía.