Image default

El diputado Pastori defendió a Macri y el acuerdo con el Correo Argentino

El diputado nacional de Cambiemos, Luis Pastorí, defendió en nota de opinión el acuerdo entre el gobierno nacional y el padre de presidente por el Correo Argentino.

Como un elefante en el bazar, el mal cálculo de una fiscal causa daño Por Luis Pastori

Imagine que usted llega al banco para hacer un depósito de $1.000. Ve en la pizarra que la tasa es de 1,46% mensual y decide que le conviene. Al mes siguiente, usted tiene $1014.6 y vuelve al banco y decide dejar todo el dinero otra vez, al 1.46% mensual. Imagine entonces que el banco le dice “yo le voy a pagar intereses solamente sobre los $1.000, porque los $14.6 ya son intereses y usted no puede cobrar intereses sobre intereses”. Sería absurdo ¿no? porque usted está dejando $1014.6 y ese es el nuevo capital. Este es el principio del interés compuesto: los intereses se pagan sobre los intereses que se acumulan. Y por esa razón hay gente que pone la plata en plazos fijos de renovación automática: los intereses se suman como capital sin que usted agregue más plata, la que se acumula sola con el paso del tiempo.

Ahora imagine que usted llega al banco y pide un préstamo de $1.000 al 1.46% mensual a 15 años, equivalente al 19% anual. Usted seguro pregunta cuanto pagaría al final del periodo para saber de cuánto serían las cuotas. Imagine que le dicen que no importa lo que usted vaya pagando porque la deuda se acumulará igual, con lo que usted siempre debería el total con intereses acumulándose. Sería absurdo ¿no? porque si usted paga, los intereses se cobran sobre lo adeudado solamente. Ese es el principio del interés simple.

Ahora imagine que esta última barbaridad la avalara una Fiscal General de la Nación. Y no solamente lo dijera por escrito, sino que lo dijera a la prensa. Y que el caso fuera nada más ni nada menos que sobre una deuda del padre del Presidente de la Nación. El escándalo de esa deuda mal calculada sería mayúsculo. Esto es lo que pasó: la señora hizo mal las cuentas o no supo verificar la que le informaron. No supo qué fórmula usar. Usó la fórmula del interés compuesto cuando tenía que usar la del interés simple. Y así llega a los supuestos $70.000 millones.

Si usted va a tomar un crédito por $4.000 pesos ¿le parece razonable tener que devolver $70.000? ¿Y más cuando le dicen que la tasa es fija del 19% anual? A ojo, cada cinco años se duplica… en 15 años no pueden ser más de $12.000.

En manos de estos elefantes estamos. Entran al bazar sin mirar que alrededor hay cristalería. Entra una fiscal, hace mal las cuentas, lo publica la prensa y el daño es inconmensurable. Porque más allá de los números, la deuda del Correo y los argumentos técnicos jurídicos de los intereses y el acuerdo en una quiebra, quien defiende nuestros intereses como sociedad no distingue las fórmulas del interés simple y del compuesto y cuándo usar cada una.

Lamentable que el Ministerio Público Fiscal no tome medidas por sí para aclarar una situación generada por alguien que dejó por escrito la prueba de su impericia y falta de sentido común.