Image default

El desafío de repensar un sistema electoral más sano y transparente

Las elecciones del 2021 y la pandemia del coronavirus.

El 2020 nos sorprendió con algo que nunca pensamos que podría suceder, que veíamos en películas, tuvimos que familiarizarnos con palabras como pandemia, distanciamiento social, y a usar diariamente barbijo y alcohol en gel, el CORONAVIRUS  llego y se metió en nuestras vidas, y en la política no fue la excepción…

A meses de celebrar elecciones legislativas, en el país y también en Misiones, donde se elegirán desde Concejales hasta Diputados Nacionales, en un contexto de pandemia o pospandemia, tenemos la obligación de planificar, proyectar y realizar las modificaciones necesarias para llevar adelante un proceso electoral que garantice el derecho a elegir y a ser elegidos, sin poner en riesgo la salud de la población.

La actual coyuntura nos está desafiando a repensarnos en todos los sentidos posibles, y las elecciones no escapan a ello. Hay en el país dos sistemas de boleta única de papel (BUP). Uno en el cual es una boleta estilo sábana donde están todos los partidos y todas las categorías, con el nombre y la foto del primero candidato. Y el segundo donde hay una boleta única para cada categoría, por ejemplo diputados provinciales  o diputados nacionales como se votará el año que viene.

La misma la Cámara Nacional Electoral dice, que la  mayoría de los países del mundo utilizan la BUP como elemento de emisión del sufragio, existiendo variantes que permiten adaptarla a los diferentes sistemas de elección y representación. En particular, la utilizan todos aquellos países que habiendo probado sistemas de voto electrónico, los abandonaron. Incluso muchos argentinos votan desde el año 2007 usando la BUP: aquellos que se encuentran privados de libertad sin condena y los residentes en el exterior.

Estamos transitando un nuevo cambio en el mundo, y la Boleta Única de Papel se trata de un sistema “adecuado” desde la transparencia electoral hasta lo económico y la salubridad por la pandemia del coronavirus,  porque reduce el riesgo de contagio al evitar la cantidad de boletas de todos los partidos. La prueba de fuego la tendremos el domingo 29 de Noviembre, bajo estrictos protocolos sanitarios y con la utilización de la boleta única de papel, los habitantes de Río Cuarto, capital alterna de la provincia de Córdoba, votarán a un nuevo intendente.

Es hora de repensar un sistema electoral más sano y transparente…

Por Alejandro Rodríguez – Dirigente de Juntos por el Cambio