Image default

El dasnevismo por dentro: A releer “Hagamos futuro”

Cuando un liderazgo tan fuerte como el de Mario Das Neves se ausenta, el vacío no podría ser menor. De haber sido de otra forma, probablemente su huella no habría sido tan profunda. Por eso no es de extrañar que se de la profunda deconstrucción de la estructura de poder en Chubut que ahora se vivencia hasta en crisis institucional, pero que en el fondo trastoca todos los estamentos de la política, hasta la reubicación de la propia oposición.

La primera semana de marzo ha sido explosiva en términos de reacomodamientos políticos, y en ese marco, el reordenamiento del mapa interno del partido gobernante sería el primer paso para que todo lo demás se reubique, en esta órbita democrática populista donde el que gana dirige, y el que pierde acompaña o espera su turno para dirigir.
Si el planeta partidario que lidera no tiene clara su elíptica, o bien delimitada con voz fuerte y clara, no es de sorprender que cómo consecuencia de las oscilaciones, prevalezca el caos de los satélites circunstanciales.
En ese marco, este lunes hubo `mesa chica´ de Chubut Somos Todos probablemente en uno de los momentos de mayor tirantez interna. El motivo fue la formalización del llamado al Encuentro Provincial de Representantes del partido que tendrá lugar el próximo 17 de marzo en Paso de Indios.
La intención es trabajar por una lista única, tratar de mantener la cohesión necesaria en una estructura que por nueva y huérfana requiere más que nunca unidad y obediencia casi filial.
Cuando se habla del “legado” que dejó Das Neves, pocos pueden traducir ese plus. Tal vez porque no se entienda el camino que marcó el caudillo extinto, sino se atesoran las mínimas estructuras: partido propio, frente de alianzas y lineamientos de diferenciación ideológica-práctica pero siempre dentro del populismo.
En principio, si no se logra sostener el primer bastión que es el sello partidario sin las fisuras que empezaron a surgir precisamente por ambiciones personales y cuestión de cartelería, es poco probable que superviva en el tiempo lo que se entiende por “dasnevismo”.

El convite

La reunión de anteanoche sentó en una misma mesa a dos de los pilares de esa construcción, la compañera entrañable de Das Neves que fue parte de la construcción de su propio liderazgo: Raquel Di Perna y de su hijo Pablo Das Neves. Estuvieron además el jefe de la bancada oficialista, el diputado Jerónimo García, el diputado Adrian Lopez, los intendentes de Gaiman, Mariano García Aranibar y de Puerto Madryn, Ricardo Sastre, y Máximo Pérez Catán. No fue de la partida uno de los díscolos, Gonzálo Carpintero y tampoco estuvo la hija, Mariví Das Neves, que los últimos días cuestionó públicamente la presencia de Pérez Catán y Carpintero en un asado político de otra mesa chica, pero del PJ.
De este anticipo de lo que será la reunión en Paso de Indios, surgió la intención del núcleo duro para
que Raquel Di Perna conduzca el espacio político que legó Das Neves. Además será la fecha en que se constituirá la mesa directiva por lo que se dispuso encomendarle a cada referente de cada ciudad que aporten un mínimo de tres nombres para armar esa estructura que implicará 25 autoridades partidarias.

La oficialización

De acuerdo a lo publicado en el sitio del partido y firmado por el presidente Horacio Crea y la secretaria Rosa Muñoz, Chubut Somos Todos convoca a los representantes provinciales titulares al Encuentro Provincial de Representantes-Ordinario (artículo 17 1er. Párrafo de la Carta Orgánica) a celebrarse el día 17 de Marzo de 2018, a las 11 horas en primera convocatoria y una
hora más tarde en segunda convocatoria, en el Gimnasio Municipal, sito en Av. Teodoro Strobl 01, de la localidad de Paso de Indios y a los efectos de tratar puntos delimitados en el orden del día y un séptimo definido como “otros”. Posiblemente estos “otros” tenga que ver con una fuerte arenga para defender la estructura con la que Das Neves logró recuperar el poder, polarizar con Cambiemos dejando en tercer lugar al PJ en las últimas legislativas, y generar un espacio desde donde repensar la escalada neoliberal sin abandonar el populismo, pero capitalizando ideas que permitan empardar el discurso pro-mercado.
Y dentro de esos “otros” y esa arenga seguramente entrarán también los posicionamientos de cara a una candidatura, aunque esto seguramente quedará para definir más hacia el final de año. Sin embargo este parece ser todo un escollo interno por las aspiraciones en danza. Por ahora afloran fuertemente la figura de Jerónimo García, que se considera uno de los ungidos por el Jefe, además de ser un `ideólogo´ indiscutido del reino difícil de emparadar en términos de experiencia, formación y manejo táctico y estratégico. A la par aparece una figura mucho más renovadora y pragmática, la de Ricardo Sastre que además de ya haber manifestado sus aspiraciones a una precandidatura para la gobernación en 2019, es el intendente propio con más gestión para mostrar y que de hecho no puede repetir mandato en su ciudad. Varias componentes que a la par de trabajar en una construcción política propia en la zona del Valle, va logrando muy buena perfomance en otras localidades de la Provincia donde se ve con muy buenos ojos la gestión del madrynense pese a la crisis y la inercia que paralizó prácticamente otros municipios. Finalmente no se puede obviar porque teóricamente es la figura más encumbrada que posee hoy ChuSoTo y se supone que será de la partida del sábado 17 además de nombre clave del futuro partidario, la del propio Mariano Arcioni, cara de la boleta que triunfó en las últimas legislativas de la mano del propio Mario.
A la sombra de estos `exoplanetas´, uno del Valle, otro de Madryn y finalmente otro de Comodoro, se expandirán todas las demás aspiraciones y construcciones electorales, que después de todo son la función efectiva de esta estructura, la que surgirá de no pocas pujas público-privadas.

Debilidades y fortalezas

Se podría decir sin temor a error que hoy ChuSoTo con todo el vacío que sufre por ausencia del líder, posee más estructura intacta que las demás fuerzas políticas. Aunque la mesa parezca muy chica y los egos muy grandes. A la par, de muchos de los consumidores proteicos circunstanciales, hay una gran mayoría en busca de partido porque orbitan fuera del sello (por expulsión, por renuncia, o por camaleonismo extremo). Para los entendidos en procesos internos de esta `rara avis´que son los `ismos´, el núcleo duro del PJ, no les va a abrir las puertas a quienes ya están afuera para que vuelvan a entrar. ¿Después de todo, porque lo harían? Tienen candidato a gobernador y vice, tiene estructura para definir una buena mayoría de diputados propios y concejales y poseen candidatos en toda la provincia. Todo ese andamiaje está hoy por hoy en manos del comodorense Carlos Linares, que pese a todo, necesita una manito chusoteana para no terminar repitiendo la `tricota´ de octubre.
En ese marco, también el ChuSoTo abonaría la idea de volver a armar un frente electoral amplio y con representación nacional, porque sin Das Neves, “repetir la heroica de 2015 sin un candidato a presidente, es muy complicado”. Salvo que haya desdoblamiento, claro está.

La gran tarea

Pero lo primero es reorganizar la tropa, y para eso, más allá de un liderazgo se requiere una figura que alinee. Hay quienes recitan que estos personalismos culminan cuando finalizan las pompas, parangonando el caso de Néstor, pero bajo esta reflexión, no se entendería la vida eterna de la que goza el peronismo. Pese a la multiplicidad de formas en las que ha sido definido el fenómeno del liderazgo, se pueden identificar según los teóricos como Northouse, una serie de elementos constantes: “cuando hay liderazgo hay proceso; hay influencia; se ejerce dentro o respecto a un grupo y va encaminado a una meta, sea cual sea esta”. El liderazgo requiere además de rasgos; de situaciones especiales, de variables capaces de indicar el estilo de liderazgo más apropiado y tiene que ver con sostener una visión y a la posibilidad de relación con los otros referentes, pero sobre todo con los propios seguidores. Esta figura es la que está tratando de labrar ahora ChuSoTo detrás de la esposa de la figura personalista de Mario, de la compañera del caudillo exgobernador, y sobre todo de la mujer que la conducción política chubutense aún no ha empoderado. “Raquel es un sostén importante para todos y cada uno de los integrantes de este Gobierno y para los que estamos siguiendo el legado del gobernador Mario Das Neves”, dijo hace poco más de un mes Arcioni. Y no fue un discurso de circunstancia, con la característica caballerosidad de la que da fe el mandatario. En el fondo Arcioni, como las demás fuerzas políticas saben que pasará buen tiempo para que surja una figura que construya poder propio y absorba ajeno como lo hizo el trigobernador, ganando ocho elecciones consecutivas hasta su deceso, y en ese marco redefinir un liderazgo es “Hacer futuro”, algo que el líder dejó plasmado en un libro que al mirar simplista pudo parecer en su momento, parte del necesario marketing autobiográfico con aspiraciones presidencialistas, pero visto a la distancia resulta casi un manual de recomposición del rumbo, con la capitalización del legado que necesariamente invoca y requiere tanta familiaridad como consanguinidad. Probablemente fortaleza y debilidad de cualquiera construcción unipersonal. Habrá que ver…