Image default

El caso Nisman pasó a la Justicia Federal

La Cámara del Crimen decidió que la investigación sobre la muerte del exfiscal Alberto Nisman pase a la Justicia Federal, al tiempo que denunció a la fiscal Viviana Fein por presunto mal desempeño.

La Cámara del Crimen porteña ordenó que la causa por el deceso de Alberto Nisman pase al fuero federal, donde se investigará si fue un asesinato, y denunció a la fiscal Viviana Fein y al primer juez del caso, Manuel De Campos por sus actuaciones presuntamente irregulares en el caso.

Sin hablar abiertamente de homicidio, la Cámara consideró “plausible” -en coincidencia con la hipótesis de la querella y del fiscal Ricardo Sáenz- investigar si el jefe de la UFI-AMIA fue muerto “por terceras personas” a raíz de su función.

“No hay originalidad alguna en afirmar que se trata de una compleja causa. El deceso del fiscal federal Natalio Alberto Nisman pudo tener vinculación por su actuación en la unidad que se ocupa de investigar el atentado contra el edificio de la mutual denominada AMIA y ocurrió en un momento político sensible, si se repara en la denuncia que días antes había radicado contra la presidente de la Nación, Dra. Cristina Fernández de Kirchner, entre muchas otras personas vinculadas a su gestión”, sostuvo el fallo.

En tanto, a la fiscal Fein los camaristas la denunciaron ante la Procuración General por haber investigado solo la hipótesis del suicidio, mientras que al primer juez de la causa, De Campos, propusieron exponerlo ante el Consejo de la Magistratura por entender que frente a sus ojos se estaba violentando la escena del hecho y no hizo nada para impedirlo.

Además, el fallo incluyó un alerta a la Corte Suprema y a los ministerios de Justicia y Seguridad para confeccionar protocolos para cuidar las escenas del crimen y crear una policía “judicial y científica”. Para los jueces “no se trata únicamente de destacar falencias, sino de evitar que ellas vuelvan a ocurrir”.

Ahora, el técnico Diego Lagomarsino -único imputado por entregarle a Nisman el arma de la cual salió la bala que lo mató- está en condiciones de apelar a la Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correccional (el nuevo fuero) en los próximos diez días y el pase al fuero federal se demoraría.

De ser así, el expediente seguiría momentáneamente en manos de la jueza Fabiana Palmaghini, que avanza con interrogatorios y emplazó a los expertos de la Gendarmería Nacional a que en un plazo de 15 días tengan listos los resultados de la “autopsia psicológica” del fiscal que, a criterio de la querella, demostrará que “Nisman no tenía el perfil de un suicida”.

Pero el esperado fallo de la Cámara del Crimen que se conoció este martes no solo dispuso el pase del expediente al fuero federal (propuesto por la propia Palmaghini y reclamado por las querellas, entre ellas la ex esposa de Nisman y sus hijas), sino que tuvo durísimos cuestionamientos hacia la labor de la fiscal Fein y del juez De Campos.

La resolución se dividió entre el voto del juez Mario Filozof y el de sus pares Julio Lucini y Rodolfo Pociello Argerich, que por distintos caminos coincidieron en que el caso debe ser investigado en los tribunales de Comodoro Py 2002.

El 18 de enero de 2015, cuatro días después de haber denunciado a la entonces presidenta Cristina Fernández por el encubrimiento a Irán en el atentado a la AMIA, el fiscal apareció muerto, con un tiro en la cabeza, en el baño de su departamento de Puerto Madero.

“Existen razones más que plausibles para poder dar crédito a la hipótesis de máxima que sugieren los acusadores, tanto públicos como privados, para suponer que la muerte de Alberto Natalio Nisman también pudo ser el resultado de la actividad de terceras personas en el marco de su función.

De ese modo este sumario deberá tramitar en la justicia de excepción”, sostuvieron Pociello Argerich y Lucini.

Y añadieron: “Ese 18 de enero no era un día más en el entorno de Nisman. La denuncia que había efectuado días atrás y su presentación en el Congreso Nacional el lunes siguiente lo colocaban en una situación de exposición extrema”, pero “los policías (de custodia) mantuvieron una llamativa desidia que es inconciliable con el deber de protección que formalmente tenían asignado”.

Filozof citó las hipótesis en la causa (“se suicidó, se quitó la vida asistido por un tercero, fue determinado a quitársela o ha sido víctima de homicidio”), pero “de la lectura de estos más de cincuenta y nueve cuerpos, sólo una de esas variables fue tomada desde el inicio, siendo dable afirmar que poco y nada se ha hecho para echar luz sobre las restantes; al menos en lo que hace a las tareas realizadas en la Fiscalía de Primera Instancia donde se dio comienzo y seguimiento a la pesquisa hasta que fuera reasumida, a fin de 2015, por la Jueza”.

Así, dijo, “debo dar razón a las querellas pues la premisa de investigación para el Ministerio Publico Fiscal fue sólo el suicidio, con un prejuicio que parece descartar cualquier otra posibilidad”.

Para Filozof “ya existe en este expediente el marco requerido para que el trámite continúe con asiento en el Fuero Federal. Es más, el contexto en que fue hallado Natalio Alberto Nisman sin vida imponía se diera, ipso facto, intervención al fuero donde el Fiscal cumplía funciones”.

A diferencia de sus colegas, consideró “obligatorio” poner “el foco sobre los motivos que pudieron llevar a la muerte del fiscal” y planteó dos hipótesis: la cuestión económica (“sobre una abultada suma de dinero, bienes y su correspondiente origen, lo que tiene íntima vinculación” con los servicios que prestaba Nisman) y su labor al frente de la UFI-AMIA (“sería imposible aislar el fallecimiento sin contemplar el servicio que prestaba Nisman y su dedicada, hasta obsesiva, compenetración en ello”).