Image default

El “Barril Criollo” en el ojo de la tormenta para los petroleros

Los sindicatos se mostraron en contra de la liberación del petróleo local, temen nuevas pérdidas de empleo y caída en las economías regionales. Ávila, en Chubut, advirtió que defenderan lo conseguido; en tanto, el neuquino Pereyra, presentó un proyecto en el Senador para tirar abajo un decreto de Macri

En Chubut, la situación, a lo largo del año fue más profunda, con varios despidos en el sector. Ahora el Sindicato teme que la liberación del barril traiga una nueva pérdida de empleo y una caída en las economías regionales, de lo que viven muchos pueblos en la Patagonia.

Jorge “Loma” Ávila, titular del Sindicato de Petroleros Privados de Chubut, explicó que representantes del Gobierno Nacional llegarán a la provincia el lunes a debatir este tema.

“Nosotros vamos a decidir nuestro propio futuro. Para eso tuvimos una extensa reunión con José Llugdar (secretario general del Sindicato de Petroleros Jerárquicos) y hemos hablado también con el gobernador y con el intendente: vamos a defender lo que tenemos”, aseguró el Secretario General del Gremio.

En Neuquen, el senador neuquino (MPN) y titular de Petroleros Privados, Guillermo Pereyra, busca un atajo en las empantanadas negociaciones con el gobierno nacional y las operadoras por el futuro de Vaca Muerta. Solicitará el aval de los gobernadores de las provincias productoras para ponerle un freno a las importaciones de combustibles y petróleo.

El legislador entiende que con la eliminación de ese organismo, conocido como la “Comisión Kicillof”, se dejó discrecionalmente en manos del ministro de Energía, Juan José Aranguren, la definición para la importación de crudo y combustibles, aún cuando hay disponibilidad en el país.

Aún cuando las ventas cayeron un 0,5% con respecto a 2015, las importaciones de gasoil de parte de las refinerías que operan en el país aumentaron un 28%. Como ya publicó este medio por cada metro cúbico de combustible que ingresa del exterior son al menos 18 barriles de petróleo local que dejan de refinarse, algo que suma presión a la complicada situación de la Cuenca Neuquina.

Con este marco Pereyra buscará además el apoyo de los gobernadores de las provincias productoras de hidrocarburos, nucleados en la Ofephi, para avanzar en una nueva ley que defina los criterios del ingreso de combustibles refinados y crudo desde el exterior. La intención es que no se habiliten nuevos cupos de petróleo, gasoil o naftas, cuando haya disponibilidad en el mercado nacional.

La medida se mete de lleno en la guerra que el Ministro Aranguren desató contra el barril criollo, el precio diferencial para el crudo local, y que tanto las provincias productoras como el sindicato entienden que profundizará el parate en las cuencas productivas. Solo en Neuquén la comparación anual muestra que hay 17 equipos de perforación menos que los ocupados en septiembre de 2015