Image default

El audio de Triaca echando con insultos a una empleada: “Sandra no vengas, sos una pelotuda”

Se viralizó en las redes sociales un audio de WhatsApp que habría sido enviado por el ministro de Trabajo Jorge Triaca a una mujer quetrabajaba como casera en una quinta de la familia del funcionario del gobierno que encabeza Mauricio Macri.

Con esta lacónica y figurativa frase, el Ministro de Trabajo Jorge Triaca, despidió vía mensaje de voz por Whatsaap a su “casera” y asistente, en la quinta de su propiedad, Sandra Heredia.

El escueto audio, que el lector podrá escuchar de boca del propio ministro al final de esta nota, corresponde a la segunda parte del informe que iniciamos el viernes (EL MINISTRO JORGE TRIACA ECHÓ UNA EMPLEADA EN NEGRO, SIN PREAVISO NI INDEMNIZACIÓN (entre otras cosas) en relación con este grave hecho de despido injustificado, trabajo en negro y sin indemnización, que produjo nada menos que el Ministro de Trabajo de la Nación, sobre una empleada que desde el año 2012 lo asiste en la quinta ubicada en Panamericana la cual es de su propiedad junto con los hermanos.

El conflicto relatado en nuestra primera nota, que diera lugar a este epílogo, se generó hace aproximadamente dos meses atrás.

En base a las declaraciones que hizo Sandra Heredia a OPI, a raíz de las elecciones internas en el sindicato del SOMU, donde la mujer trabaja como Delegada de la Intervención, colocada allí por el propio Triaca, este último tiempo, para facilitar su desplazamientos entre un trabajo y otro (el SOMU y la quinta en Panamericana), Heredia decidió quedarse temporariamente en la casa de su pareja en San Fernando, a unas 15 cuadras de las oficinas sindicales, sin embargo, cuando el propio Ministro o su Secretaria Claudia Vélez, le comunicaban que había un “evento”, ella tenía la orden de abandonar todo y abocarse, exclusivamente, a organizar el mismo, en la quinta familiar del ministro.

“Con este doble trabajo yo iba y venía sin que me alcanzara el día – relata la mujer – no tenía vida; salía de la oficina, iba a la quinta, salía de allí a las 3 de la mañana, a las 9 me iba al Sindicato y posiblemente ese mismo día o al siguiente debía hacer lo mismo. Ellos (los hermanos Triaca) me dijeron en mensajes que tengo grabados y correos de WP, que debía “darle prioridad a la quinta”, remarcó.

Pero un sábado, precisamente cuando el trabajo sindical arreciaba por la cercanía de las elecciones en el SOMU, Jorge Triaca la llamó a fin de que lo esperara en la quinta y Sandra salió de San Fernando con el tiempo justo y por un retraso del colectivo, arribó al lugar entre 10 y 15 minutos tarde.

“Todo empezó un sábado cuando no llegué a tiempo para abrirle la puerta y Triaca se enojó. Quiero aclarar que no es que no fui, solo me retrasé diez o quince minutosporque al salir justo con el tiempo, se me atrasó el colectivo y no llegué algunos minutos antes que él llegara, como hacía siempre”, destaca Heredia, quien recuerda haberse puesto realmente mal, cuando suena su teléfono, indicándole que tenía un mensaje de voz y era Jorge Triaca, quien, muy ofuscado y sin eufemismos, le dijo “¡Sandra no vengas eh? no vengas porque te voy a mandar a la concha de tu madre! ¡Sos una pelotuda!””.

“Realmente me puse muy mal porque no me lo esperaba de él – remarcó la ex empleada del Ministro – Yo he sido siempre una persona fiel, respetuosa y reservada; nunca le dije que no, ni puse justificaciones para no hacer algo y sabiendo todo lo que me cuesta moverme y cumplir con mis trabajos, me envió un audio con este insulto, que creo no merecer. Nunca me había enviado un audio, fue el primero y lo que me dijo me dolió mucho”.

De esta forma, relata la mujer, se gestó y decidió el despido de ella, por parte del Ministro de Trabajo “A mi me echaron como un perro, porque el sábado estaba en mi casa en la quinta, donde me encontraba pintando y se acercó el cuñado de Jorge (Triacca), Sergio Borsalino y me pidió que me fuera porque ya no trabajaba más”, indicó.

Como ya lo indicáramos en la nota anterior, Sandra Heredia cumple tareas en la delegación del SOMU, por parte de la intervención, trabajo que, con motivo de la asunción de las nuevas autoridades sindicales, perderá irremediablemente porque allí está contratada; es decir, que la pérdida de su trabajo en la quinta, le implicó también perder la casa donde habitaba y el día 12 de febrero, en teoría, perdería el único trabajo que le queda.

Curiosa manera de pagar

Tal como le relató Sandra a OPI, los compromisos que tiene el Ministro de Trabajo Jorge Triaca, en general terminaron con empleo en el SOMU. Pero no es el único lugar donde colocan gente. Particularmente, describió Sandra, si bien al sindicato lo han perdido en las elecciones internas, Triaca no quiere entregar la Juventud Azul Marítima (una importante caja del SOMU). La resistencia por entregar la Obra Social es muy grande y de hecho se encuentra intervenida por la justicia cuyo interventor es Fabián Tejada cuñado del juez Canicoba Corral, quien ordenó la Intervención.

El siguiente relato de la mujer contiene datos realmente inquietantes de cómo se maneja el poder en estos momentos en los cuales, muchos, creemos que aquellas anécdotas negras de aprietes, abusos de autoridad, corrupción y autoritarismos son parte del pasado.

“Yo en una oportunidad – relata Sandra Heredia – contraté una chica para un evento en la quinta de Panamericana, que fue cuando le hicieron la despedida a Miguel Del Selcuando terminó en la embajada de Panamá. En esa oportunidad, a esta chica, muy mona – (cuyo nombre resguardamos pero está decidida a dar su testimonio) – varios de los presentes allí mostraron interés en contratarla y uno de ellos, el diputado Gustavo Vélez(Cambiemos) la conoció en la reunión y la citó en el Ministerio de Trabajo para ofrecerle trabajo como secretaria. La propuesta salarial era de 14 mil pesos por trabajar 6 horas y 22 mil pesos si ella viajaba afuera a acompañarlo como secretaria. Después que ella aceptó, le ofreció “otro trabajo” por si le interesaba y le dijo “son sesiones de fotos, solo va el fotógrafo, vos y yo. Las fotos se exportan afuera, asique quédate tranquila aquí no se van a vender” y le propuso empezar el mismo sábado”, relató Sandra, un hecho a todas luces que implica un grave delito. Cuando Heredia se enteró de lo que estaba ocurriendo, decidió hablarlo con el Ministro.

“En esa oportunidad, yo lo hablé con Jorge (Triaca) por la gravedad del tema –indicó – ya que se trataba de un diputado y además, porque con esta chica yo quedé muy mal y consideraba que como asistente y mano derecha de Jorge, debía informarlo de lo que estaba pasando. Rápidamente Jorge la mandó al SOMU para que la piba no hablara. Yo calculo que esta intervención en el sindicato de obreros marítimos hizo entrar a unas 250 personas, de hecho al hijo del jardinero de la quinta de Triaca que es contador, lo hizo ingresar en el gremio” señaló Sandra, demostrando, una vez más, la forma que tiene el Ministro de arreglar los problemas.

“La mamá de la chica – prosiguió – habló con el diputado y le dijo que lo iba a denunciar. Vélez se excusó diciendo que hubo un mal entendido y todo quedó allí. Ellas (madre e hija) están solas no tienen apoyo y tienen miedo, se trata de gente poderosa. Ante esto y la posibilidad de tener un ingreso fijo, aceptó trabajar en el SOMU. Hoy trabaja conmigo en el gremio”, sintetizó Heredia.

“Hace poco – prosiguió relatando – en la quinta de Jorge hubo un casamiento gay de una gran amiga de Triaca, la abogada Mariana Hortal, a quien Jorge la puso como Directora de Legales en la ANSES.

Los concurrentes

La ex empleada de Jorge Triaca posee en su celular todos los mensajes que ha recibido, previo a las reuniones realizadas en la quinta del Ministro, indicándole la hora, el motivo y quiénes llegarían, con el fin de acondicionar el lugar en base a la importancia del visitante.

Estas reuniones eran prácticamente a diario y algunas se muestran en esta nota donde queda ejemplificado el nivel de confianza que le expresaban como asistente, tanto el Ministro como su secretaria Claudia Vélez, lo cual hace más insólito el desenlace de esta relación. “Muchas de estas reuniones terminaban con asados o algún evento en particular y yo siempre estaba ahí”, recordó Sandra.

Consultada la ex asistente del Ministro si a la quinta, entre las personalidades que destaca alguna vez fue el presidente Mauricio Macri, lo negó “no, al presidente no lo vi nunca; Marcos Peña fue el anteúltimo que atendí. Fueron todos los de la CGT. Esos fueron a apretarlo, porque el día después armaron el paro”, remarcó.

Máxima Sorreguietta es la única celebridad que concurre a la quinta cada vez que llega a la Argentina. Es amiga de los Triacca y compañera desde el colegio Cardenal Newmann de Lorena Triacca, otra de las hermanas. También lo visitan algunos periodistas, uno que fue con él al mismo colegio y muchos funcionarios del gobierno nacional y empresarios”, destacó Heredia.

“Yo le cubría todo – confesó evidentemente molesta la mujer – era su asistente en todo. Muchas veces terminaban de comer y llegaban chicas a las que les abría el portón, las hacía pasar, yo le llevaba a Jorge la silla de ruedas, ellos se encerraban en el edificio y yo me metía en mi casa. Cuando esto ocurría Leonardo (Triaca) me pedía que apagara las cámaras, las cuales manejaba yo desde mi casa”, concluyó señalando Sandra Heredia, como forma de demostrar el nivel de reserva y confianza que mantenía asistiendo al Ministro, lo cual, según ella, hace más absurda la forma en que fue tratada, para desvincularla de la familia.

Nota relacionada:

Triaca criticó al sindicalismo como si su padre se hubiera hecho millonario vendiendo helados