Image default

Educación o exclusión Por Alán Báez

Hoy en día nadie pone en duda la defensa y el interés por el énfasis que se le deben dar a ciertas áreas de gobierno que directamente influyen en la sociedad. Nosotros entendemos a la educación como pilar fundamental de una sociedad que pugna por su desarrollo y que debe ser fomentada y atendida con especial énfasis desde la órbita estatal.

Ella es igualadora de oportunidades y en orden de constituir en el seno de la sociedad una cultura del mérito, esfuerzo y dedicación como baluarte social, debe ser el faro que guíe los destinos de un país que, día a día en la exégesis del verdadero desarrollo nacional (cuyo concepto supera al mero crecimiento económico que el colectivo social pudiera tener), genere incentivos y mentes inquietas en los aprendices que cotidianamente se forman.

La marcha del jueves pasado nos deja en claro, en primer lugar, la fuerte conciencia de derechos que la ciudadanía argentina adquirió en este último tiempo, defendiendo convicciones con la sola arma de la razón y de la equidad. En un conglomerado de agrupaciones de diversas posturas políticas, confluyeron todas en la conclusión referida a que las universidades públicas deben ser defendidas con uñas y dientes, pues de sus claustros emanan grandes profesionales que han marcado páginas en disciplinas del saber mundial.

Claramente la gratuidad universitaria, garantizada desde la época del primer Gobierno justicialista, es una condición sine qua non pues se condice el acceso a oportunidades.

Así mismo, no sólo fueron argumentos presupuestarios de mantenimiento de las sedes, sino también se manifestó por una decente oferta salarial a los docentes, pues un magro aumento evidentemente denigraría su prestigio y su dignidad profesional; acompañamos ese reclamo pues son los forjadores de futuros profesionales y también forman parte del pueblo trabajador que hace que el país siga teniendo gente capacitada para ofrecer en el ámbito laboral. Para nosotros defender la educación pública no es una cuestión partidaria, es una cuestión social y primordial para el devenir de nuestra patria.

Tenga el gobierno el deber de atender al reclamo planteado por la ciudadanía, pues es virtud de una democracia, saber reconocer cuando los errores, propios de la condición humana, pueden asomarse en las decisiones propias de la gestión.

*Dirigente del Partido SER

Para dar tu apoyo a la propuesta de Boleto Gratuito Educativo, podés entrar al siguiente linkhttps://docs.google.com/forms/d/1ggJn0kmtOFge-cGqJAdQ7vxH7tgdzUwnnEYiRB365wY/viewform