Image default

Djokovic aplastó a Nadal y se consagró en el Abierto de Australia

El serbio es el máximo ganador de este Grand Slam, con 7 conquistas.

El número 1 del ranking de la ATP, el serbio Novak Djokovic, se mostró casi infalible en la final del Abierto de Australia. Con apenas 9 errores nos forzados en todo el partido, se quedó con el título ante el español Rafael Nadal en sets corridos, por 6-3, 6-2 y 6-3.

Las estadísticas de Djokovic asombran en tres sets en los que jugó un tenis prácticamente perfecto, con un dominio de punta a punta: sin dobles faltas, con el 80 por ciento de los puntos ganados en su primer servicio y 34 winners, es difícil determinar si Nadal jugó un mal partido o el serbio no lo dejó siquiera acomodarse.

Para el número 1 del mundo fue su 15° Grand Slam y su séptimo título en Australia, donde es el más ganador de la historia. En el total de trofeos de los 4 grandes, por delante de él sólo están Roger Federer, con 20, y su derrotado en Melbourne Park, que atesora 17.

Nadal nunca había perdido una final de Grand Slam sin conseguir al menos un set. El resultado holgado es una rareza en un historial entre ambos repleto de duelos cerrados. . Con la mayor cantidad de partidos entre sí, es la rivalidad más grande -y una de las más emocionantes- de la Era Abierta.

No hay dos hombres que se hayan enfrentado tanto como Djokovic y Nadal. Jugaron con el de hoy 53 partidos. Nole ganó 28 y Rafa 25. Se cruzaron en todas las categorías del circuito ATP, en Juegos Olímpicos y en la Copa Davis. Sobre canchas duras como la de Melbourne se vieron las caras 25 veces, con 18 festejos del balcánico y siete del español.

En Grand Slams chocaron en 15 oportunidades, la mitad en finales. Y en esa categoría, Nadal saca una ventaja: porque se impuso en nueve de esos partidos, cuatro de los cuáles sumaron títulos a su palmarés. Pero la derrota de hoy es la más amplia en este tipo de definiciones.

Hay que volver hasta mediados de 2006 para encontrar el primer duelo entre ambos. Sobre el polvo de ladrillo de Roland Garros, Nadal, de 20 años recién cumplidos, número dos del mundo y campeón defensor, se llevó la victoria por 6-4, 6-4 y abandono ante Djokovic, por entonces 63° del ranking y disminuido por una lesión en la espalda, y avanzó a las semifinales.

El serbio tuvo que esperar hasta el tercer encuentro para anotarse su primer triunfo ante el mallorquín, en los cuartos de Miami 2007. Y necesitó dos años más para poder hilvanar festejos. Consiguió tres seguidos en 2009: semis de Cincinnati y París y round robin del Masters de Londres. Y le agarró el gustito a las rachas.

La más extensa para él: siete victorias consecutivas, record que alcanzó en dos oportunidades, entre Indian Wells 2011 y Australia 2012; y entre Montecarlo 2015 y Roma 2016, en las que fueron estadísticamente las mejores temporadas de su carrera.

La mejor serie del español frente a Nole son los cinco festejos que se sucedieron entre los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 y el Masters de Madrid 2009, cuando era un claro dominador del circuito y miraba a todos desde lo más alto del ranking.