Image default

Dilma suspendida y se encamina al juicio político

Con 55 votos a favor y 22 en contra, el senado brasileño apartó de su cargo a la presidenta por 180 días para iniciar el “impeachment”. Su vice, Michel Temer, la reemplazará en forma interina.

El juicio determinará si Rousseff puede completar el último tramo de su segundo mandato o si Temer seguirá en el poder hasta diciembre de 2018. “Vamos a anunciar el nuevo gabinete este jueves por la tarde, no hay tiempo que perder”, avisó el senador Romero Jucá, posible ministro de Planificación y Presupuesto de un gobierno de Temer, ambos pertenecientes al PMDB.

Rousseff firmará el acta de notificación del resultado de la votación a las 10, en el despacho principal del palacio presidencial del Planalto. Una hora más tarde asumirá el gobierno el vicepresidente.

En la previa hubo incidentes: manifestantes en contra del juicio político lanzaron objetos contra los policías apostados en las inmediaciones del Senado. Los agentes de respondieron con gases lacrimógenos. Fue el único conflicto que se registró en las calles, en una tarde de mucho calor y malhumor por las complicaciones que las medidas de seguridad generaron en el tránsito.

Rousseff está acusada de haber cometido un “delito de responsabilidad” al haber maquillado las cuentas públicas para ocultar el déficit presupuestario. Así la presidenta recibió su segundo revés en pocas horas, después de que el juez de la Corte Suprema Teori Zavascki rechazara el pedido de anular el juicio político, una maniobra de último momento del gobierno para trata de detener el juicio político.

El proceso contra Rousseff empezó en la Cámara de Diputados de Brasil, donde 367 de sus miembros votaron a favor del impeachmet el mes pasado. Otros 137 rechazaron la medida. El proceso se basó en acusaciones de que la primera presidenta de Brasil violó leyes fiscales y se transformó en una suerte dereferendo sobre Rousseff y su gestión al frente del país los últimos seis años.

Brasil está inmerso en su peor recesión económica en décadas y un amplio escándalo de corrupcióncentrado en la petrolera estatal Petrobras generó un gran malestar en el país.  Los partidarios del juicio político culpan a Rousseff y a su Partido de los Trabajadores (PT) de la parálisis de la economía y aseguran que el vicepresidente Temer, cuyo espacio abandonó la coalición de gobierno, representa la única esperanza de revivirla.

Rousseff niega haber cometido ninguna irregularidad e insiste en que las maniobras en el presupuesto fueron usadas por presidentes anteriores sin que eso generase ningún conflicto. Además dijo que no hay denuncias de corrupción en su contra.

Temer, del opositor Partido Movimiento Democrático Brasileño, insiste en que ampliará los programas sociales aunque dice que se debe aplicar austeridad fiscal para sacar a Brasil del pozo económico en el que está.