Image default

Detuvieron al ex marido de Araceli González por falsificación de documentos públicos

Rubén Torrente, padre de Florencia, está acusado de integrar una banda que se dedicaba a la falsificación de patentes.

En el marco de causa que se inició en 2013 en el juzgado de Sandra Arroyo Salgado, y tras un allanamiento realizado en un galpón de Colegiales, Rubén Torrente fue detenido por falsificación de documentos públicos y falsedad ideológica. De acuerdo a lo que informaron en el programa Infama, el ex marido de Araceli González podría formar parte de una organización que se dedicaba a falsificar patentes de motos de alta cilindrada.

Según la investigación, este grupo (donde estarían involucradas unas treinta personas) ingresaba al país motos Harley Davidson importadas, para luego ser empadronadas como vehículos ya existentes, de años anteriores. De esa manera se consumaba una maniobra de contrabando. No obstante, aún no está claro -o no se informó- cual sería el supuesto rol que llevaría adelante Torrente.

Sin embargo, la abogada Elizabeth Gasaro aseguró que Torrente “no forma parte de una organización delictiva”, y que en verdad, su defendido tendrá que presentarse el lunes 12 ante Arroyo Salgado. ¿La razón? Rubén habría comprado una de las motos. “No está detenido, es un comprador de buena fe, y es una persona de buena fe”, advirtió Gasaro.

Durante el matrimonio consumado con Araceli en 1988, Torrente -quien  atendía una carnicería en el oeste del conurbano- fue papá de Florencia Torrente. La separación llegó cuando la hoy actriz tenía apenas dos años. Una década atrás Rubén volvió a formar una pareja, con quien tiene un bebé. “Floppy tene una relación excelente con su nuevo hermanito, Vicente: ella le cambió su primer pañal”, contó el perioddista Nicolás Peralta, para graficar la excelente relación que vincula a Torrente con Florencia, por estos días en Miami.