Image default

Detuvieron a Pérez Corradi en Paraguay y apuran su extradición

Fue apresado en Foz de Iguazú cuando salía de un departamento con un documento falso a nombre de un paraguayo; había pagado US$ 50.000 para que le borraran las huellas digitales; durante los cuatro años prófugo siempre estuvo en esa zona

El prófugo más famoso y más temido de la Justicia Argentina, Ibar Esteban Pérez Corradi, fue detenido ayer a la mañana en la ciudad brasileña de Foz de Iguazú en un operativo conjunto entre las autoridades policiales de ese país y de Paraguay, adonde fue trasladado inmediatamente. Pérez Corradi está sospechado de haber sido el autor intelectual del triple crimen de General Rodríguez y podría hacer revelaciones sobre el tráfico de efedrina que creció exponencialmente durante el kirchnerismo.

“Esperemos que Pérez Corradi apunte para arriba. Nuestra intención es llegar hasta el último eslabón de la cadena”, expresó ayer por la tarde la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, al comunicar oficialmente la detención del prófugo de la Justicia. En el Gobierno esperan que Pérez Corradi sea regresado al país rápidamente, aunque la extradición podría demorar meses.

En un operativo al que tampoco fue ajena la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), según dijeron fuentes judiciales y confirmó la propia Bullrich, Pérez Corradi se entregó sin resistencia a los policías que lo identificaron cuando ingresaba a un edificio de departamentos del centro de Foz de Iguazú, en la zona de la Triple Frontera alrededor de las Cataratas.

Según las fotografías difundidas inmediatamente por la Policía paraguaya, el hasta ayer prófugo se habría realizado unas intervenciones en las yemas de los dedos de sus manos para evitar la identificación a través de sus huellas dactilares y que ello le habría costado unos 50 mil dólares. Además, portaba un documento de ese país falso y que habría conseguido a cambio de otros 200 mil dólares, además de supuesta protección policial en el Paraguay.

Pérez Corradi fue expulsado de Brasil y llevado a la capital paraguaya, donde afronta un proceso penal justamente por la falsificación de documentos. Hasta anoche en la Justicia argentina no tenían claro si sería expulsado también de Paraguay para que se lo juzgue en el país o si se abrirá una causa por extradición que puede demorar bastante tiempo.

En la página de internet de Interpol, donde aparecen tres fotografías suyas y posibles variantes trucadas sobre la fisonomía de su rostro, se indica que es requerido por la Justicia argentina bajo los cargos de “encubrimiento” y “lavado de dinero”.

“Privación ilegítima de la libertad agravada por su comisión mediante violencia y amenazas en concurso real con homicidio agravado por su comisión con ensañamiento, alevosía y con el concurso premeditado demás de dos personas, tres hechos, todos relacionados entre sí”, completa la descripción de Interpol en base al requerimiento de la Justicia argentina en torno al triple crimen.

La causa del asesinato de General Rodríguez pasó este año a manos de la jueza federal María Servini de Cubría al desprendérsela la Justicia provincial de Mercedes por entender que deber ser investigada junto con otra que tenía esta magistrada por el tráfico de efedrina. Por el triple crimen ya fueron juzgados y condenados los reclusos que a protagonizaron a fin de año una espectacular fuga de la cárcel de General Alvear supuestamente camino la Triple Frontera. Ellos son los hermanos Cristian y Martín Lanatta y Víctor Schillaci.

Además, Pérez Corradi contaba con un pedido de captura librado por el juez federal Sebastián Casanello, en el marco de una vieja causa que había llevado adelante el entonces juez Norberto Oyarbide contra la llamada “mafia de los medicamentos”. La causa está delegada en el fiscal Franco Picardi.

El juicio por la extradición a los Estados Unidos ya había concluido y estaba a cargo de la jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado, quien analizará la normativa para ver cómo proceder en caso de que Pérez Corradi sea rápidamente devuelto al país. Ella ya había concedido la extradición y esto fue confirmado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

El Gobierno no sólo espera que el proceso de extradición demore lo menos posible sino también que a su regreso a la Argentina Pérez Corradi “involucre” a funcionarios en la causa que lleva Servini de Cubría por contrabando de efedrina. “Si tiene intención de negociar algo, la única manera es que apunte hacia arriba. Si no, no sale nunca más. El lo sabe”, dijo a Clarín un funcionario que se dedicó al caso.

Al igual que las fuentes judiciales consultadas por este diario, Bullrich elogió públicamente el trabajo de la AFI y, pese a lo afirmado por uno de los abogados defensores de Pérez Corradi, Carlos Broitman, ella dijo no creer que los planes del prófugo fueran los de entregarse sino continuar en la clandestinidad.