Image default

Después de allanar su casa, la policía llevó a Lula a declarar

El ex presidente de Brasil está obligado a acatar la orden del magistrado Sergio Moro. Sus abogados pidieron un hábeas corpus que tiene vigencia en San Pablo, pero no en Curitiba, adonde debe presentarse.

En el marco de la causa que investiga hechos de corrupción en la estatal Petrobras, la policía brasileña allanó la casa del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, la vivienda de uno de sus hijos y otras residencias cuya propiedad se le atribuye a su familia.

La Justicia emitió una orden de traslado “coercitivo” de Lula da Silva a la sede de la Policía Federal de San Pablo donde será indagado sobre su relación con una casa de campo y un departamento frente al mar, ambos en el estado de San Pablo.

El operativo se enmarca en las investigaciones de corrupción en la estatal Petrobras y fue ordenada por el juez federal Sergio Moro, que está a cargo de las averiguaciones sobre una red que se apropió ilegalmente de unos2.000 millones de dólares de las arcas de la petrolera.

Los efectivos iniciaron los operativos a las 06.00 hora local (10.00 GMT), cuando se presentaron en la residencia de Lula en la ciudad de Sao Bernardo do Campo, en la periferia de Sao Paulo.

También fueron allanadas la sede del Instituto Lula, que dirige el expresidente; una finca de la localidad paulista de Atibaia y un apartamento en el balneario de Guarujá, entre otros lugares.

En esos dos últimos casos, las autoridades sospechan que esas propiedades pertenecen en realidad a Lula, aunque figuran a nombre de otras personas allegadas al exmandatario.

También fue allanada la residencia en Sao Paulo de uno de los hijos de Lula, que está bajo sospecha de haber incurrido en algunas prácticas corruptas junto con su padre.

Las autoridades judiciales, que investigan a Lula por sospechas de”ocultación de patrimonio” y “lavado de dinero”, han manifestado que hoy mismo ofrecerán detalles sobre la operación en torno al expresidente y su familia en una rueda de prensa.

Este jueves, la situación se Lula pareció agravarse, cuando fue difundida la declaración de un delator del caso Petrobras, el cual aseguró que el exmandatario “ordenó” sobornar a algunos de los detenidos a cambio de su silencio y de que no colaborasen con la justicia.

Ayer, los mercados en Brasil fueron impulsados por la presunta implicación que el senador del oficialismo Delcidio do Amaral, hizo ante fiscales sobre la presidente Dilma Rousseff y el exmandatario Lula da Silva con el caso Petrobras. Esa versión provocó que el Bovespa subiera 5,1% y en el mercado de divisas, y el real se apreciara un 2% frente al dólar, moneda que era negociada a 3,811 reales para la venta en el tipo de cambio comercial.