Image default

Derek Chauvin fue declarado culpable por la muerte de George Floyd

El jurado a cargo del caso de la muerte del afroamericano, George Floyd, ocurrida en mayo de 2020, declaró culpable por asesinato en segundo y tercer grado y homicidio involuntario al expolicía Derek Chauvin. Horas antes, el presidente Joe Biden se pronunció a favor de un veredicto “correcto” en apoyo a la familia de Floyd.

Once meses después de la muerte de George Floyd, caso que generó una de las mayores olas de protestas dentro y fuera de Estados Unidos, se conoce un veredicto.

El expolicía Derek Chauvin, imputado por presionar su rodilla en el cuello de la víctima durante alrededor de 8 minutos hasta causarle la muerte, ha sido declarado culpable de todos los cargos dictados en su contra por la muerte del afroamericano George Floyd.

Se trata de asesinato en segundo grado, cuya pena podría ser de hasta 40 años de prisión, asesinato en tercer grado, que podría conllevar 25 años de cárcel, y homicidio en segundo grado, penado con 10 años de prisión.

Sin embargo, Chauvin podría tener una reducción de penas por no tener antecedentes judiciales.

El exoficial de policía de Minneapolis, Derek Chauvin, es llevado esposado después de que un jurado lo declaró culpable de todos los cargos en un juicio en su contra por asesinato en segundo grado, asesinato en tercer grado y homicidio en segundo grado, por la muerte de George Floyd. En Minneapolis, Minnesota, EE. UU., el 20 de abril de 2021.
El exoficial de policía de Minneapolis, Derek Chauvin, es llevado esposado después de que un jurado lo declaró culpable de todos los cargos en un juicio en su contra por asesinato en segundo grado, asesinato en tercer grado y homicidio en segundo grado, por la muerte de George Floyd. En Minneapolis, Minnesota, EE. UU., el 20 de abril de 2021. © Pool/Vía Reuters

Los jurados llegaron a este dictamen luego de que el lunes terminara la fase de presentación de argumentos. La fiscalía aseguró que Floyd no representaba una amenaza y recriminó a Chauvin no tener “sentido común” a la hora de detener a un ciudadano, por lo que calificó de “irracional” su actuación y la de otros tres oficiales involucrados.

La defensa, por su parte, intentó desvirtuar el argumento de la bancada acusadora de que el afroamericano de 46 años murió producto de la presión de la rodilla de Chauvin sobre su cuello. “No hay evidencia de ninguna lesión cerebral consistente con una muerte por asfixia”, dijo Eric Nelson, abogado del exoficial.

Pero una autopsia independiente encargada por la familia de la víctima concluyó el pasado junio que Floyd falleció por asfixia. A causa de una “compresión del cuello y la espalda” que lo llevó a una “falta de riego sanguíneo” a nivel cerebral.

Según el reporte de los especialistas, tanto el peso del agente Derek Chauvin sobre la espalda de Floyd, como la fricción de las esposas que le pusieron y la postura con la que lo tendieron sobre el piso contribuyeron a que se le paralizara el diafragma.

La muerte de Floyd ocurrió el 25 de mayo de 2020, en Minneapolis, luego de que el encargado de una tienda llamara a la Policía acusando a Floyd de pagarle con un billete falso de 20 dólares.

Las imágenes del sometimiento contra el afroamericano y que fueron grabadas por testigos causaron indignación, al mostrar que el oficial continuó presionando su rodilla sobre la víctima, pese a sus insistentes advertencias sobre dificultades para respirar.

En 2020, Chauvin estuvo dispuesto a declararse culpable de asesinato en tercer grado por la muerte de Floyd, pero el entonces fiscal general William Barr bloqueó personalmente el acuerdo de culpabilidad, al justificar que era demasiado pronto para terminar el caso, ya que la investigación sobre la muerte de Floyd todavía estaba en una fase prematura.

Esa acción habría evitado cualquier cargo federal, incluido uno por violación a derechos civiles, cuyo proceso adelanta el Departamento de Justicia y continúa independiente al dictamen de este juicio. Se centra contra Chauvin y algunos testigos, incluidos los otros tres oficiales que estuvieron presentes.

Biden: “un paso gigante” hacia la justicia en Estados Unidos

Tras conocerse el veredicto, el mandatario de los estadounidenses, Joe Biden, lo calificó como “un paso gigante” en la obtención de justicia en su país.”Nada puede traer de vuelta a su hermano y su padre (…) Pero esto puede ser un gran paso adelante en la marcha hacia la justicia en Estados Unidos”, enfatizó.

Biden destacó que las protestas que se vieron a lo largo de Estados Unidos después del asesinato de Floyd eran algo que la nación no había presenciado desde el movimiento por los derechos civiles y que había unificado a personas de diferentes razas.

“Fue un asesinato a plena luz del día, y quitó las vendas de los ojos para que todo el mundo lo viera (…) El racismo sistémico es una mancha en el alma de la nación”, sostuvo el presidente.

Horas antes del dictamen, Biden emitió unas inusuales declaraciones sobre el juicio cuando aseguró que estaba “orando para que el veredicto sea el correcto”. Los mandatarios no suelen tomar partido en los asuntos penales y la Casa Blanca tuvo que salir a la defensa al señalar que Biden solo pretendía mostrar simpatía con la familia, pero no interferir en una decisión judicial.

Aunque el presidente ha hablado repetidamente sobre la muerte de Floyd, no había opinado sobre el juicio contra Chauvin. El hermano del hombre fallecido, Philonise Floyd, dijo que el presidente “sabe lo que es perder a un miembro de la familia (…) así que solo nos estaba haciendo saber que estaba orando por nosotros y esperando que todo saliera bien”, recalcó.

Sin embargo, las declaraciones del jefe de Estado calentaron los ánimos, ya que la defensa había pedido anular el juicio por comentarios de funcionarios públicos que podrían envenenar al jurado contra el acusado.

Se refería a las palabras de la representante demócrata Maxine Waters, quien dijo que los estadounidenses deberían mantenerse en las calles y reclamar justicia en caso de que Chauvin no fuera condenado por asesinato. El juez Peter Cahill, que preside el juicio, rechazó la anulación del proceso, pero reprimió a los políticos por perjudicar el caso con sus pronunciamientos públicos.

“Me gustaría que los funcionarios electos dejaran de hablar sobre este caso, especialmente de una manera que es irrespetuosa con el estado de derecho y con el poder judicial y nuestra función”, dijo Cahill poco después de enviar al jurado a las deliberaciones del caso, aislados en un hotel.

ntretanto, Barack Obama, el primer presidente afroamericano en la historia de Estados Unidos, y la exprimera dama, Michelle Obama, emitieron una declaración conjunta en la que aplaudieron la sentencia y pidieron aceptar que los afroamericanos reciben un trato distinto al resto de ciudadanos en su país.

“En este caso, al menos, tenemos nuestra respuesta. Pero si somos honestos con nosotros mismos, sabemos que la verdadera justicia es mucho más que un solo veredicto en un solo juicio. La verdadera justicia requiere que aceptemos el hecho de que los afroamericanos son tratados de manera diferente, todos los días”, subrayaron.

Exigen reformas policiales tras el caso de Floyd

La vicepresidenta Kamala Harris también se pronunció para instar al Senado a aprobar la denominada “Ley George Floyd de Justicia Policial”, que fue aprobada por la Cámara de Representantes y tiene como objetivo detener las tácticas agresivas en la aplicación de la ley, que muchos afirman se han ensañado con los afroamericanos y otras minorías de la nación.

“Una medida de justicia no es lo mismo que justicia equitativa. Este veredicto nos acerca un paso más”, dijo Harris, la primera mujer afroamericana y de origen asiático en el segundo cargo más importante de Estados Unidos.

Biden también pidió al Congreso aprobar la medida para estar “a la altura del legado” de Floyd. “Este puede ser un momento de cambio significativo”, afirmó.

El caso de George Floyd es también considerado una prueba para Biden, quien se comprometió a ayudar a combatir el racismo y el abuso policial y recibió un abrumador respaldo de la comunidad afroamericana, tras las protestas que se extendieron por todo el país con lemas como “Black Lives Matter” o “La vida de los negros importan”.