Image default

Denuncian que Gendarmería espía a varias organizaciones políticas y sociales

De acuerdo a una denuncia, el Gobierno utiliza a la Gendarmería Nacional para que informe las actividades de grupos que generan “hipótesis desestabilizadoras”. Así lo reveló el periodista Mauro Federico.

Como ocurrió durante el kirchnerismo, el Gobierno continuó facultando a la Gendarmería Nacional para que informe las actividades de grupos que generan “hipótesis desestabilizadoras”. Según cuenta el periodista Mauro Federico, la semana pasada le llegó a Ámbito Financiero un sobre de papel madera sin remitente que tenía catorce páginas fotocopiadas donde se ponía en evidencia que el “Proyecto X” había resucitado.

El reporte “Antecedentes del mes en la provincia de Jujuy” abarca entre agosto y septiembre de 2016. La información se centra en el cacerolazo a nivel nacional en “repudio a los tarifazos en los servicios básicos esenciales”. Luego se detallan los lugares y los horarios de las concentraciones. Otro tanto pasa con actividades del 10, 15 y 18 de agosto, en especial las marchas de la Tupac Amaru y de la Corriente Clasista y Combativa (CCC).

Que las fuerzas de seguridad realicen tareas de inteligencia sobre las actividades que presume delictivas, forma parte de las prerrogativas que tienen para ejercer su función preventiva en protección de los ciudadanos. Lo que se encuentra expresamente prohibido por la ley de Inteligencia (N° 25.520) es que el Estado “obtenga información, produzca inteligencia o almacene datos sobre personas por el sólo hecho de su raza, fe religiosa, orientación o identidad sexual, acciones privadas u opinión política, o de adhesión o pertenencia a organizaciones partidarias, sociales, sindicales, comunitarias o laborales”.

Por otro lado, la Ley 25.326 (de Protección de Datos Personales), veda almacenar “datos sensibles”, definidos como aquellos que revelen “opiniones políticas, convicciones religiosas, filosóficas o morales, y afiliación sindical”.

De acuerdo a las fuentes consultadas por Federico, el circuito de información se generaría en cada delegación de Gendarmería, pasaría por una oficina especial de análisis ubicada en el Edificio Centinela y luego de ser procesada, se enviaría al Ministerio de Seguridad de la Nación. Consultados por Ámbito Financiero, funcionarios de esta cartera, aseguraron “desconocer en absoluto la existencia de estos partes”, y se comprometieron a “denunciar los hechos ante la Justicia e iniciar una investigación interna”.