Image default

Del Potro: “Ni los que saben mucho de tenis pensaban que esto podía pasar”

El tandilense ganó, en Estocolmo, su primer ATP en casi tres años; a un mes de la final de la Copa Davis, luce confiable e inspirado.

“Hay que ser sinceros: ni los que saben mucho de tenis pensaban que esto podía pasar.”Juan Martín del Potro, el hombre que el año pasado estuvo muy cerca de darse por vencido y dejar todo cuando las cirugías de muñeca izquierda lo hostigaban, no deja de asombrar ni de protagonizar capítulos dignos de una película épica. Cuando el tandilense atiende la llamada telefónica de la nacion en Estocolmo, le perduran las palpitaciones. Todavía no puede creer haber ganado el título -luego de vencer por 7-5 y 6-1 a Jack Sock, el 23º del mundo y mejor estadounidense del ranking-, su primer trofeo en el circuito después de 1017 días en los que su vida subió y bajó cual si fuera un electrocardiograma (Sydney, en enero de 2014, había sido el último). En el señorial Kungliga Tennishallen, un escenario muy tradicional de la capital sueca con butacas de madera, Del Potro exhibió una autoridad abrumadora: se consagró sin haber perdido sets en todo el certamen y sólo en una oportunidad cedió su saque (contra el búlgaro Grigor Dimitrov, en las semifinales).

En otro ATP 250, pero de Delray Beach, en febrero de 2011, Del Potro obtuvo su primer título luego de vivir la pesadilla de la cirugía en la muñeca derecha que lo dejó ocho meses inactivo. Para Del Potro y su grupo de trabajo de por entonces, el entrenador Franco Davin y el preparador físico Martiniano Orazi, aquel resultó un gran desahogo emocional. La imagen de la Torre besándose una y otra vez la mano derecha, todavía se recuerda. Y si bien el argentino protagonizó esta temporada un momento mágico ganando la medalla plateada en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, alcanzar su 19º título en el tour tiene un valor sumamente especial. Comparable con ese instante vivido hace más de cinco años en el balneario del estado de Florida.

“Y…, la verdad es que no esperaba ganar otro torneo. Obviamente que tampoco esperaba lo que pasó en los Juegos de Río, lo que pasó en las semifinales de la Copa Davis con los británicos, llegar a los cuartos de final del US Open. Me están pasando cosas espectaculares, pero siempre ganar un torneo es algo especial y de la forma en que lo hice esta semana, con el revés que todavía me da dolores de cabeza pero me sigue dando buenas resultados cuando lo juego con slice, es increíble. Sigo teniendo una lucha constante para no aflojar. Pero un trofeo, después de todas las que pasé y lo lejos que me veía, es algo muy especial”, explica Del Potro, que recibió el trofeo de Estocolmo de manos de Percy Rosberg, reconocido entrenador de Björn Borg y Stefan Edberg, entre otros cracks suecos.

“Realmente no me importan los rankings y los números. Sólo quiero jugar sano y mejor”, afirma Del Potro. Pero no debe pasar inadvertido que al principio de la temporada llegó a ser 1045º del mundo y, con los 250 puntos sumados en Estocolmo, pasa a ocupar el puesto 42° de la ATP, por encima del azuleño Federico Delbonis (48°). Es decir que Del Potro vuelve a ser la raqueta nacional mejor rankeada, lo que no es menor teniendo en cuenta la estrategia para la final de la Copa Davis ante Croacia, del 25 al 27 del mes próximo, en el Arena Zagreb. Además, con 19 coronas, Del Potro empieza a acercarse al segundo argentino con mayor cantidad de títulos individuales en la tabla histórica: José Luis «Batata» Clerc, con 25 títulos (por encima de todos está Guillermo Vilas, con 62 trofeos).